Recomendaciones

31/10/2010

Banks Are Lending More (to the Government), by Alan Reynolds

¿Por qué el patrón oro?, por Juan Ramón Rallo

Aliens Among Us, by Robin Hanson

Jesus Huerta de Soto at the LSE, by Anthony J. Evans

La economía española debe soltar amarras, de Joaquím Muns


Basura selecta

29/10/2010

Investigación: El desastre de España, de Antonio Ruiz de Elvira

Viñeta de Forges

Los sindicatos franceses también llevan razón, de Vicenç Navarro

Beyond Keynes and Hayek, by Meghnad Desai and Robert Skidelsky

Why Business Should Fear the Tea Party, by Robert Reich


Recomendaciones

29/10/2010

Lawrence White on Austrian Economics, Free-Banking and Real Bills

Ideas Matter, by Max Borders

The Meaning of Liu Xiaobo, by Alvaro Vargas Llosa

Hablemos del Tea Party, de Lorenzo Bernaldo de Quirós

Making the world a better place, by Russ Roberts


Basura selecta

28/10/2010

La reforma de las pensiones, de Julia Montserrat Codorniu, profesora de Política Social de la Universidad de Girona

Límites del crecimiento, de Santiago Grisolía

¿Cómo garantizar las pensiones?, de Felipe González

El manual de los sindicatos para salir de la crisis

¿A quién afecta el recorte del gasto?, de Lourdes Benería, profesora de Economía en la Cornell University, y Carmen Sarasúa, profesora de Historia Económica en la Universidad Autónoma de Barcelona


Producción, preservación e intercambio de valor: los intermediarios

28/10/2010

Artículo en Instituto Juan de Mariana.

El ser humano actúa como agente intencional para conseguir sus objetivos más valiosos con el mínimo coste posible. El propio cuerpo (y mente) de cada individuo es su principal medio de acción, necesita ser mantenido y su capacidad de actuación puede ser perfeccionada (entrenamiento, aprendizaje). Las acciones precisan además medios externos que pueden ser objetos perecederos (alimento, combustible: son destruidos al utilizarse o pueden estropearse espontáneamente si no se guardan y conservan en condiciones adecuadas) o duraderos (de menor o mayor persistencia, como ropa, herramientas, ornamentos, vehículos, edificios). Algunas de estas cosas existen en la naturaleza y se regeneran de forma espontánea, otras necesitan ser producidas: el ser humano usa cosas y produce cosas.

Las acciones pueden tener efectos: sobre uno mismo (comer, lavarse, aprender sobre algún tema); sobre otras personas (hacer algo a otro: proporcionarle un servicio personal, como entretenerlo, darle un masaje o un corte de pelo, tener relaciones sexuales, curarlo, enseñarle algo, transmitirle información; o darle algún objeto); o sobre objetos impersonales (transformar alguna cosa propia o ajena, como pintar una casa, preparar comida, arreglar un traje, construir un aparato, ensamblar un dispositivo, crear un diseño).

Cuando los individuos interactúan y se relacionan libremente, intentan generar valor, para sí mismos y para los demás: tratan de desarrollar las capacidades y adquirir los medios que les permitan prestar servicios valiosos, o intentan producir o distribuir bienes valiosos. Cada sujeto considera en su acción no sólo sus propias preferencias por las cosas (valor de uso para uno mismo), sino cómo las valoran los demás (valor de intercambio).

En economías con división del trabajo, los agentes económicos individuales son productores especializados y consumidores generalistas: la variedad de lo que compran o reciben para el consumo final no es completa (no compran cualquier cosa), pero es mucho mayor que la variedad de lo que venden o dan como fruto de su trabajo. La cooperación mediante la división del trabajo es más productiva (mejor rendimiento de los especialistas), pero da origen a problemas de coordinación para distribuir los bienes y servicios de los productores a los consumidores: los agentes deben trasladar valor en el espacio y en el tiempo, y dividirlo o agregarlo para ajustar cuantitativamente los intercambios.

Cuanto más extendida sea la división del trabajo, mayores pueden ser los costes de transacción y más conveniente es la existencia de instituciones que los reduzcan. Los procesos de mercado resuelven estos problemas mediante dos mecanismos íntimamente relacionados: los intermediarios y el dinero.

Vendedores y compradores potenciales deben buscarse unos a otros hasta que se produzcan encuentros mutuamente satisfactorios, y toda búsqueda tiene un coste que puede ser importante. No es necesario que estos encuentros sean óptimos para ambas partes en el sentido de que cada uno reciba justo lo que más quería para sí mismo: basta con que cada uno valore más lo que recibe que lo que da a cambio, considerando que además puede existir la posibilidad (no la certeza) de transferir a un tercero lo que se ha recibido. Al adquirir algo un comprador puede considerar no sólo su propio uso o consumo, sino también la posibilidad de revenderlo. Pero como cada compraventa tiene un coste de transacción que puede ser elevado, la existencia de múltiples ajustes e intercambios entre todos los participantes en el mercado (todos con todos) puede ser muy ineficiente.

Algunos agentes económicos pueden tener iniciativa empresarial y especializarse en adquirir bienes solamente para su reventa posterior (distribuidores, comerciantes fijos o ambulantes, intermediarios entre productores y consumidores). Un intermediario posibilita el contacto indirecto entre múltiples productores y consumidores, economiza recursos y amplía la extensión del mercado. Sin la colaboración de intermediarios sería necesaria una gran cantidad de costosas conexiones entre cada productor y todos sus clientes posibles, y entre cada consumidor y todos sus proveedores posibles. Como la estructura de producción es compleja, pueden existir intermediarios a diversos niveles: entre productores, o entre otros intermediarios (distribuidores mayoristas y minoristas).

Los intermediarios o comerciantes son nodos intermedios altamente conexos que simplifican y agilizan la estructura de distribución de valor de una sociedad. Son especialistas en procesos de búsqueda y ajuste entre productores y consumidores. Los problemas de distribución no suponen solamente costes de transporte (distancia entre fábricas y domicilios) y almacenamiento: también implican problemas de obtención y gestión de información acerca de las posibilidades de los productores y los deseos de los consumidores; como el conocimiento es imperfecto, siempre hay problemas de riesgo e incertidumbre, no se sabe con certeza a quién y cuándo se venderá un bien o servicio.

Los agentes económicos con preferencia temporal y aversión al riesgo (productores, intermediarios y consumidores) utilizan el dinero como medio de preservación e intercambio de valor que minimiza tiempos, riesgos y costes de almacenamiento y transporte.


Recomendaciones

27/10/2010

¿Por qué duró tanto la Gran Depresión de los años 30?, por Ángel Martín

Survivor Bias: WW2 Edition, by Lasse Lien

Studying the Biases of Bureaucrats, by Matt Ridley

Economics’ limits, by Donald J. Boudreaux

Sí a la marihuana, de Albert Esplugas Boter


Recomendaciones

26/10/2010

Pity The Sex Starved, by Robin Hanson

¿Acabó el intervencionismo de Roosevelt con la Gran Depresión?, de Ángel Martín

La guía políticamente incorrecta de la Gran Depresión y el New Deal, de Robert Murphy

Popularizing Arrow’s Theorem II, by Alex Tabarrok

Why Not Improve Your Gal?, by Robin Hanson