Tonterías selectas

02/12/2016

Sobre el aumento del salario mínimo, de Pedro Fresco, de EconoNuestra

¿Por qué el PP, C’s y el PSOE (y el PDECat en Catalunya) están equivocados en sus políticas económicas?, de Vicenç Navarro

Mundo S.A., de Rosa María Artal

Fidel Castro, estela duradera, de Federico Mayor Zaragoza

Del derecho al trabajo al derecho al bienestar, de Jorge Moruno

El trabajo que se crea en España no es empleo, pues no cumple con las características propias del empleo (seguridad, salario suficiente, certidumbre en el tiempo, acceso a derechos…)…

… cuando la naturaleza del propio crecimiento consiste en destrozar las bases y reglas sobre las cuales tenía lugar la sociedad del empleo, y la precariedad se eleva a modelo social, ¿qué salida hay toda vez que el empleo en forma, escala y modo ha dejado de ser la clave de bóveda en nuestra sociedad?

El establishment dice ‘mejor un trabajo que no tener ninguno’, aunque eso impida acceder a una vivienda, formar una familia, programar medianamente la vida, contar con una garantía de ingresos suficientes, tener derechos y poder obtener reconocimiento social, sensación de utilidad y realización personal en lo que haces.

… Sabemos que un retorno al pasado no es posible, pero sin duda la salida no pasa por incentivar un modelo de competencia encarnizada en el que todos nos lanzamos a la carrera frenética por emprender y “perseguir los sueños”, en busca de las oportunidades que puede ofrecer el mercado dinamizando así la economía…

… Si la sociedad del pleno empleo ya no es una opción, ¿cómo podemos pensar el papel del trabajo, el bienestar y la actividad en nuestra sociedad? Plantear hace quince años un ingreso garantizado universal, individual e incondicional a toda la población por el mero hecho de existir era mucho más sorprendente que hacerlo hoy, y dentro de un tiempo lo será todavía menos. Existen varios modelos de financiación; el economista Daniel Raventós ha propuesto uno basado en una reforma del IRPF, pero también se proponen otros a modo de compensación a la sociedad en forma de dividendos pagados por algunas empresas. En cualquier caso el principal escollo es cultural e ideológico, no económico.

… lo interesante del ingreso garantizado reside en la capacidad de formar parte de todo un diseño institucional de derechos cristalizados en redes colaborativas y públicas, que hagan las veces de fondo de inversión en la sociedad para evitar que el acceso al bienestar lo decida el mercado. Necesitamos asumir otra forma de valorar la utilidad más allá del beneficio económico y apostar por democratizar el uso del tiempo alterando las relaciones de poder. La relación entre crisis de la sociedad del empleo y disputa política es total: o se consiguen garantías contra la angustia e inseguridad, y una proyección a los deseos y anhelos, o lo hará la extrema derecha. Perfilar una sociedad cada vez más productiva que implante una política del tiempo orientada a garantizar el derecho a trabajar todos para trabajar menos, junto con el derecho a realizar y realizarse haciendo y consumiendo muchas otras actividades libres de la dominación abstracta que privatiza el tiempo: una sociedad basada en el derecho al bienestar.


Recomendaciones

30/11/2016

Energy Poverty Is Much Worse for the Poor Than Climate Change, by Ronald Bailey

Final decision? Why the brain keeps on changing its mind, by Stephen M. Fleming

Economic Liberty as Anti-Flourishing: Marx and Especially His Followers, by Deirdre McCloskey

Is Our Economic Future Behind Us?, by Joel Mokyr

Castro’s ‘Accomplishments’ in Cuba a Load of Nonsense, by Marian Tupy


Tonterías selectas

30/11/2016

La violencia machista 364 días, de Lidia Falcón

… hemos de plantearnos que política habrá que poner en práctica para que no se repitan anualmente las horribles cifras de feminicidios y maltrato a la mujeres. Para lograr la concienciación social, todavía muy débil, de esta terrible lacra, hemos trabajado incesantemente las asociaciones de mujeres y el Partido Feminista, durante décadas, para denunciar el machismo de una cultura insensible al sufrimiento de los más débiles.

… desde la aprobación de la Ley de Violencia de Género, el 28 de diciembre de 2004, en estos doce años, se ha asesinado a 1.400 mujeres, aparte de los malos tratos físicos continuados que más de 2.500.000 padecen, y las humillaciones, las violaciones y los abusos sexuales. Con una tolerancia social y una enorme indiferencia, cuando no hostilidad contra las víctimas, por parte de la policía y de la Administración de Justicia.

… La propia legislación está pensada, y así se aprobó, para hacer recaer en la víctima la carga de la prueba, para mantener la presunción de inocencia del maltratador más allá de toda duda razonable…

… la primera medida que se ha de adoptar es modificar la Ley vigente para que obligue a jueces, fiscales y policías a detener a los denunciados, a obligarles a probar su inocencia…

El legado económico de Fidel, de Juan Carlos Barba

… la capacidad de la economía cubana para proporcionar una elevada cantidad de productos de consumo a su población es baja de acuerdo a los estándares europeos. Hay que tener en cuenta que Cuba se ha tenido que enfrentar a un bloqueo brutal por parte de los EEUU, lo que ha dificultado mucho que la economía cubana pueda cubrir las necesidades materiales de la población de una forma más satisfactoria.

Sin embargo, sorprende su éxito en parámetros objetivos de bienestar, salud y educación, en los que sin duda es el país con mejores datos a nivel global respecto a su disponibilidad de recursos materiales. En esperanza de vida, se encuentra en el puesto 36º del mundo, justo por delante de los riquísimos EEUU. También es el único país del América Latina, según Unicef, en que no existe la desnutrición infantil severa. En cuanto a educación, según la Unesco, Cuba ha sido el único país que ha cumplido los objetivos marcados en esta materia para 2015. También tiene la mayor cifra de médicos del mundo por 1.000 habitantes (7,7). Cuba también se ha convertido en una superpotencia humanitaria, con 25.000 médicos cooperantes; casi uno de cada tres médicos cubanos es cooperante.

Lo más importante de todo, al menos para los que estamos muy preocupados por la deriva tan insostenible a nivel medioambiental que tiene la economía mundial, es que Cuba es el único país del mundo cuya economía es capaz a la vez de proporcionar elevados estándares de salud y educación a la población y ser sostenible medioambientalmente, como ha destacado el WWF. Esto lo vemos en el gráfico.

Este hecho supone una esperanza y a la vez un reto. La esperanza de que podemos evitar el colapso medioambiental de la biosfera y a la vez evitar los peores sufrimientos humanos. Y un reto porque eso, como ha demostrado la experiencia cubana, será muy difícil de hacer. No se puede obviar la animadversión que ha despertado en muchas personas la forma de hacer determinadas cosas en la Cuba de Fidel, por lo que habrá que encontrar un camino que sea más universalmente aceptable.

Pablo Casado y la limpiadora del Ritz, de José García Domínguez

Necesitamos recursos, de Santiago Lago Peñas

Entrevista con Juan Torres López

… estas fórmulas se presentan como si fueran verdades absolutas, cuando son ideas por las que suspenderían a cualquier alumno de primero de Economía. Lo que dice Merkel, la persona con más poder en la UE, de que ningún Estado puede gastar más de lo que ingresa, merece un suspenso. Eso es elemental en el caso de una familia, pero no tiene ningún sentido económico en un Estado. No solo porque puede tener vida perpetua, sino porque si deja de gastar, provoca que los ingresos de la gente disminuyan, algo que no pasa cuando se trata de una familia. O cuando se dice que para crear empleo hace falta bajar los salarios, lo que desde el punto de vista de una empresa puede ser correcto, pero desde la economía es una barbaridad. James Galbraith ha demostrado que el empleo aumenta cuando suben los salarios. O cuando dicen que como vamos hacia una sociedad cada vez más vieja, las pensiones públicas no pueden mantenerse y que debemos contratar un fondo privado, lo cual es absurdo, porque si las públicas no pueden mantenerse, las privadas tampoco.

… estas fórmulas parecen tan elementales, tan lógicas y tan neutrales que se aceptan sin más, cuando están llevando a realizar políticas nefastas.

… Lo que ocurre es que los errores económicos no solo tienen causas, también poseen propósitos. Si los bancos que pagan a esos economistas para que hagan informes quisieran descubrir la verdad, no se los encargarían; pero como quieren atraer a la gente hacia los fondos privados de pensiones, pues se los solicitan.

… Cuando pienso en qué hay que hacer para crear empleo, se me vienen a la cabeza muchas variables, pero luego tienes un tío a tu lado que dice que con bajar salarios e impuestos está todo hecho y, aunque los datos digan lo contrario, pierdes, porque con esa simplificación se convence más rápidamente a la gente.

… El capitalismo tiene virtudes, es capaz de generar innovación y una dinámica de producción impresionantes, pero es lo que es, una máquina de producir desigualdades y de generar crisis, y eso es invendible. Ni siquiera cuando se ha demostrado teóricamente la bondad de los mercados se dice la verdad. Como afirma Mas-Colell, para que exista un equilibrio general perfecto, debe existir un sistema de asignación de recursos que requiere de un dictador benévolo. Si dijeran eso en sus clases, nadie creería en ellos. Si dicen la verdad sobre lo que hay, se encontrarán con una economía de mercado imperfecta, y un mercado imperfecto es sumamente peligroso e ineficiente.

… los economistas que salen en la tele y los que tienen más reconocimiento son también los que más se equivocan…

… Buena parte de nuestras actividades han entrado en la etapa de la robotización y en la sustitución del trabajo humano por máquinas. Pero todo depende del tipo de civilización a la que aspiremos, porque tenemos multitud de necesidades humanas insatisfechas por el lado de los cuidados, donde hay un componente de trabajo humano insustituible. Ahora bien, si vamos hacia un tipo de producción de bienes automatizados, con demanda cada vez más escasa porque no hay ingresos, acabaremos en una sociedad de personal sobrante. Si pensamos que el trabajo no es una mercancía, como señala la Declaración de Filadelfia, que han suscrito los países más importantes del mundo salvo EEUU, entonces nos daremos cuanta de que hay muchos servicios personales, en educación, formación, sanidad, atención o cultura, donde se necesitan muchas horas de trabajo, que tienen que ser retribuidas con el excedente que se cree en otras.

… Que Alemania se convierta en una potencia rentista no es viable, máxime cuando no sabemos de dónde van a salir esas rentas cuando la periferia está ahogada por la extracción continua que hace Alemania de ellas.


Recomendaciones

28/11/2016

Farewell to Cuba’s brutal Big Brother, by Carlos Eire

Make No Mistake: Fidel Castro Was a Horrible Person, by Abigail R. Hall Blanco

How Castro is Like the Minimum Wage, by Bryan Caplan

Mercadona: un supermodelo para consumidores, trabajadores y proveedores, de Juan Ramón Rallo

Europe’s Secret Bailout, by Hans-Werner Sinn


Tonterías selectas

28/11/2016

La renta básica incondicional y cómo se puede financiar. Comentarios a los amigos y enemigos de la propuesta, de Jordi Arcarons, Daniel Raventós y Lluís Torrens

En España se explota a los trabajadores, de Alejandro Inurrieta

Fidel y el Papa firmaron terminar con el bloqueo del cielo, de Juan Carlos Monedero

Fidel, este viernes, habrá mirado hacia atrás y habrá sonreído. Los que han brindado por su muerte, como los que hicieron otro tanto con Néstor Kirchner, con Hugo Chávez, son gente cobarde que siempre se pone del lado de los poderosos esperando que les caiga alguna migaja.

… Fidel siempre fue, por encima de todo, un antiimperialista. Una palabra que se entiende mal en Europa. Es como cuando Estados Unidos hace lo que quiere en las bases españolas o nos prohíbe venderle barcos a Venezuela o nos embarca en sus guerras.

… Amigos de Fidel Castro fueron el Che y Camilo Cienfuegos, Mehdi Ben Barka y Nasser, Mandela y Lumumba, Ho Chi Min y Salvador Allende, Cassius Clay cuando ya era Mohamed Ali, Gabo y Franz Fanon. Me malicio que los que le insultan nunca han gozado de amistades tan envidiables.

… Fidel, que era blanco, sabía que en Cuba la revolución era con los negros, igual que sabía el Che que la revolución en Bolivia era con los indígenas.

… Cada generación tiene que hacer su lectura de Marx —porque Marx le desveló las entrañas al capitalismo y aún seguimos en él— y lo tiene que hacer desde su contexto. Sin catecismos.

En Cuba sobraron catecismos, pero es fácil decirlo cuando no tienes a 150 kilómetros al imperio más poderoso que ha conocido el mundo. En Cuba faltaron libertades, pero es fácil decirlo cuando no vives un bloqueo que te impide importar hasta medicinas o estás tan cerca de Cayo Hueso que los Estados Unidos pueden permitirse el lujo de bloquearte hasta las ondas de radio y televisión. Cuba fue un ejemplo para el mundo cuando estuvo a la ofensiva. Cuando pasó a la defensiva, empezó a perder grandeza, como los viejos edificios de La Habana. Sin Cuba no hubiera habido Lula, Morales, Kirchner, Correa ni su alumno más avanzado, Hugo Chávez. Algunos dirán: ¡qué escuela! Que se lo pregunten a los 72 millones de latinoamericanos que han salido de la pobreza en estos últimos 15 años.

Cuba, bajo la presidencia de Fidel, representó la dignidad de los pueblos que no aceptaban la humillación.

… los errores del comunismo no limpian los errores del capitalismo. ¿No va teniendo cada día más razón la advertencia que hacía Castro sobre la inhumanidad de un sistema que condena a dos terceras partes al exterminio porque no son necesarios ni como productores ni como consumidores?

Las exigencias de Fidel Castro para América Latina ya van siendo, poco a poco, válidas también para Europa: mancomunar y negociar la deuda, respetar el medio ambiente, huir de los agrocombustibles, equilibrar la geopolítica mundial, acabar con los vetos del Consejo de Seguridad de la ONU, optar por un crecimiento alternativo, apostar por la uniones regionales supranacionales democráticas (sin EEUU o sin vetos de Alemania), apostar por sociedades más igualitarias. A Cuba hay que compararla no con Suecia o Dinamarca, sino con Haití, Santo Domingo o Jamaica. Los logros de la isla en educación, sanidad, alfabetización, mortalidad infantil, lucha contra catástrofes o cooperación internacional son espectaculares (el mayor número de médicos a Haití tras el terremoto fue enviado por Cuba). Y esos logros, pronto van a parecer un sueño en muchos lugares con locos como Trump o enajenados como los de la extrema derecha europea.

… Hay un modelo, que pasa por el coraje, el estudio y el compromiso irrenunciable con la dignidad. Y saber avanzar por encima de los errores.

La alternativa al cosmopolitismo dogmático y al populismo, de Antón Costas

La Educación pública como principio, de Joan Mena, diputado de En Comú Podem

Principio del bien común: entendiendo que la Educación es un derecho que no solo repercute individualmente en las personas sino que tiene efectos estructurales en lo colectivo, hay que blindar a la escuela pública como herramienta de construcción social. En los últimos años el principio del bien común ha sido pervertido en España con el abuso de la concertación educativa contrariando a lo que estipula la Ley cuando afirma que el concierto es una herramienta para garantizar la escolarización obligatoria allí donde la escuela pública no llega. En España, la concertación educativa se ha convertido en un axioma y está en vías de conseguir que la educación pública sea subsidiaria de la privada. Bajo el concepto de que el dinero público, el de todas, debe ser para la escuela pública, la de todas, se ha demostrado empíricamente que los sistemas educativos que destinan todos sus recursos a las escuelas públicas consiguen mayores cuotas de calidad, como es el caso de Finlandia, que cuenta con el 98% de sus escuelas en la red pública. Mientras, España tiene una de las tasas europeas más bajas en presencia de alumnado en escuelas públicas (68,1%).


Recomendaciones

27/11/2016

La mediocridad económica de la Cuba de Castro, de Jesús Fernández-Villaverde

El castrismo es miseria, de Juan Ramón Rallo

La gallina de los huevos de oro, de Lorenzo Bernaldo de Quirós

La mayor prisión del Caribe, de Michael D. Suárez

Vignettes From A Communist Utopia, by George J. Borjas


Tonterías selectas

27/11/2016

Cuba camina, de José Criado García y Marina Albiol, de Izquierda Unida

Un trozo de nuestra historia se apaga con Fidel, de Alberto Garzón

El Fidel que conocí, de Ignacio Ramonet

La historia lo absolvió, de Roberto Montoya

Pensiones sobre el gasto, de Jordi Sevilla

Si queremos que la recuperación económica llegue a todos, en algún momento tendremos que recuperar los niveles previos a la crisis en gasto sanitario, educativo, dependencia, protección social, inversión pública e innovación, entre otros, superando la estrategia de los recortes. El impulso de nuestra economía y la modernización de nuestro país requieren mejor gasto público pero, también, mayor gasto público. Resultan encomiables las propuestas de recortar burbujas burocráticas y costes políticos. Pero seamos conscientes de que no hay tanta grasa como se dice (aunque tampoco se haya hecho tanto con la supuesta reforma de la administración publicitada por el Gobierno).

En la recién inaugurada legislatura, una estrategia presupuestaria sensata, articulada desde la necesidad de país y no desde los intereses de partido, no puede seguir insistiendo en bajadas impositivas. Las últimas que hemos conocido, siempre antes de elecciones, han tenido consecuencias desastrosas sobre el déficit público, situándonos bajo la amenaza de una multa comunitaria por incumplimiento reiterado del objetivo anual. Antes, hay que partir de la necesidad de converger al alza con la Eurozona tanto en gasto público (nos separan cinco puntos de PIB), como en ingreso público (estamos seis puntos por debajo), ya que tener un estado más pequeño no nos está haciendo más eficaces, ni mejores que ellos.

… hay que incrementar la contribución que a las cargas generales del Estado realizan quienes tienen mayor capacidad de pago (como dice la Constitución) en función, no sólo de sus rentas anuales, sino también de su riqueza total, acumulada o heredada.

Mientras el debate político quede encerrado en más recortes, traslado de gastos y rebajas de impuestos, se podrán ganar investiduras, pero a costa de poner en riesgo el futuro del país y su sostenibilidad social.