Tonterías selectas

30/03/2019

La perversión del feminismo, de Lidia Falcón

La revuelta fiscal de la nueva aristocracia global, de Miguel Urbán

Entrevista a Nancy Fraser

La vida empresarializada… ¿quién la desempresarializará?, de Gael Carrero, doctoranda en antropología social, y Amparo Merino, de Economistas sin Fronteras y profesora de gestión empresarial de ICADE

Mujeres del mundo, ¡uníos!, de Silvia Carrasco, profesora del Departament d’Antropologia Social i cultural y miembro del EMIGRA-Centre d’Estudis i Ricerca en Migracions de la Universitat Autónoma de Barcelona


Recomendaciones

30/03/2019

Why happiness is easy to venerate, hard to generate, by Tim Harford

Good News! No Need to Have a Mental Breakdown Over ‘Climate Collapse’, by Ronald Bailey

Comprar un periodista no es posible, pero del alquiler podemos hablar, de David Jiménez

Sánchez promete un brutal rejonazo fiscal contra los españoles, de Juan Ramón Rallo

A Magician Explains Why We See What’s Not There, by Gustav Kuhn


Tonterías selectas

28/03/2019

“Ir de putas” como ritual grupal masculino, de Beatriz Ranea Triviño, investigadora especializa en prostitución

Economistas Frente a la Crisis ante la próxima cita electoral

La feudalización del capitalismo, de Juan Laborda

El enorme sufrimiento causado por el neoliberalismo y sus responsables, de Vicenç Navarro

La voz de los parados, de Andreu Missé

Recuerda el pensamiento del profesor John Bellamy Foster, editor de la revista Monthly Review: “Es evidente que el capitalismo ha fracasado como sistema social”. Lo cierto es que un sistema que margina a una parte significativa de ciudadanos es difícilmente sostenible.


Recomendaciones

27/03/2019

10 Tips to Facilitate Collective Action from Elinor and Vincent Ostrom, by Jayme Lemke

Alcoa: mejor cerrada que subvencionada, de Juan Ramón Rallo

The Great Miscalculator, by Arnold Kling

La Deshumanización del Varón, de Pablo Malo

Speculator-Chosen Immigrants, by Robin Hanson


Tonterías selectas

25/03/2019

Entrevista a Adela Cortina

¿Prohibiría la prostitución?

Que personas se aprovechen del cuerpo de otras me parece inmoral, no debe ser la manera de relación entre personas en temas tan delicados como el amor. Yo, sinceramente, la prohibiría, pero habría que pensar mucho sobre esto.

¿Prohibiría también los vientres de alquiler?

Yo prefiero llamarle maternidad subrogada. Si se utiliza para satisfacer un deseo de hijo biológico explotando a mujeres pobres, me parece inadmisible por donde se mire. Pero supongamos que hay un contrato, serio, con claridad con una mujer a la que le interesa el contrato no porque esté muriéndose de hambre, sino porque le interesa. Yo no lo prohibiría. Legalmente es complicado de organizar, pero no veo razones morales para impedirlo.

Todos deberíamos ser ecologistas, de Elvira Lindo

En España no contamos con un nombre tan evocador como Green New Deal, porque este hace referencia a las medidas económicas con las que Roosevelt salvó a su país de la Depresión, pero al menos es esperanzador que nos dejemos contagiar por este impulso. Ocasio-Cortez no está loca, como no lo está Greta Thunberg. Al lema aportado por Chimamanda Ngozi Adichie: “Todos deberíamos ser feministas”, es urgente añadirle “y ecologistas”. Solo sobre estos dos movimientos cabe la posibilidad de reducir el infierno.

Monopolios intolerables, de Roger Senserrich

Ana Requena Aguilar entrevista a Nancy Fraser: “El feminismo liberal ha fallado a la mayoría de mujeres”

Marisa Kohan entrevista a Nancy Fraser: “No podemos dejar que el temor a la ultraderecha nos lleve al feminismo liberal”


Recomendaciones

25/03/2019

Por qué la inversión de la curva suele anticipar recesión, de Juan Ramón Rallo

Guerreros y Preocuponas, de Pablo Malo

Los gráficos que demuestran que las pensiones españolas son de las más generosas del mundo, de Daniel Fernández

The Mismeasurements of Stephen Jay Gould, by Russell T. Warne

The Environment Is too Important to Leave to Environmentalists, by Mallen Baker


Recomendaciones

23/03/2019

Legalization Is the Only Viable Drug Policy, by Juan Manuel Santos , Ernesto Zedillo, Ruth Dreifuss

Corresponsabilidad y competencia fiscal entre autonomías, de Juan Ramón Rallo

Cómo los hombres llegaron a dios: la idea de la deidad moral aparece después de que los hombres dejaran la tribu y aumentara la complejidad social

The Problems with MMT-Derived Banking Theory, by Julien Noizet

What animals can teach us about politics, by Frans de Waal


Tonterías selectas

21/03/2019

El estancamiento natural del capitalismo, de Yanis Varoufakis

Un acto de amor por la vida y con la gente, de Yayo Herrero

La demonización de la política, de Lidia Falcón

New Deal verde, y morado, de Nacho Álvarez y Jorge Uxó, de Podemos

Entrevista a Silvia Federici

P: ¿Se puede ser feminista y no estar en contra del capitalismo?

R: No. No se puede. El feminismo no es una escalera para que la mujer mejore su posición, que entre en Wall Street, no es un camino para que encuentre un lugar mejor dentro del capitalismo. Soy completamente contraria a esta idea. El capitalismo crea continuamente jerarquías, formas diferentes de esclavización y desigualdades. Entonces, no se puede pensar que sobre esta base se pueda mejorar la vida de la mayoría de las mujeres, ni de los hombres. El feminismo no es solamente mejorar la situación de las mujeres, es crear un mundo sin desigualdad, sin la explotación del trabajo humano que, en el caso de las mujeres, se convierte en una doble explotación.

… el acoso sexual es estructural de la relación entre hombres y mujeres en la sociedad capitalista. Estas siempre han tenido una situación económica más precaria, siempre han sido más dependientes de ellos y se han visto obligadas a negociar servicios sexuales. Esto sigue hoy, a pesar de que la mujer haya tenido más acceso al trabajo asalariado.

Hay toda una historia de mujeres que deben vender su cuerpo, no solamente en la prostitución, en todas las profesiones. No ver este aspecto cultural es una mistificación. Se da una gran publicidad, pero no va a la raíz del problema. Un ejemplo sencillo, las camareras en Estados Unidos viven de las propinas y les dan muy poco. Ellas saben que su postura sexual con los clientes interviene. Hay algunas que me han contado que a fin de mes, cuando tienen que pagar la renta, se exponen más porque sube la propina. Esta venta continua sexual del cuerpo es parte de una situación económica histórica. Si no vamos a denunciar estos casos estamos distorsionando.

… En la sociedad capitalista las mujeres siempre han tenido un acceso muy débil al sustento, siempre han necesitado vender su cuerpo. No comprendo la postura de aquellas feministas que aíslan la prostitución como una cosa particularmente degradante y no ver las miles de formas de degradación a las cuales las mujeres están sujetas. No lo comprendo, me parece que penaliza sobre todo a aquellas más pobres que son aquellas que han necesitado más recurrir a la prostitución. Por eso digo que en esta sociedad en la que todo se vende es peor vender tu cerebro, tu integridad moral e intelectual, no solo que una mujer venda su vagina.

Hay mujeres que se casan con hombres no porque los aman, sino porque es una solución económica o que las maltratan y que se ven en la obligación de practicar sexo con ellos. ¿Por qué no se quiere ver todo esto? Si soy abolicionista lo soy con todas las formas de explotación del trabajo humano. Este es para mí el objetivo, que no debemos vendernos de ninguna manera, que se puede vivir en una sociedad en la cual la venta de nuestro cuerpo, corazón, cerebro o vagina no sea necesaria.

P: Sobre los vientres de alquiler, ¿se puede ser madre o padre a cualquier precio?

R: Es una abominación. No se vende solamente un útero, se vende también un bebé. No se puede vender a otra persona. La maternidad subrogada es producir una persona solamente para venderla, sin responsabilizarse de ella. En Estados Unidos hay un mercado subterráneo no reglado de familias que tienen bebés subrogados que nacen con malformaciones, el producto no es perfecto, o no es del sexo deseado, y los hacen circular por Internet.

Hay mujeres que se dicen feministas que lo apoyan, como la capacidad de las mujeres a decidir sobre su cuerpo. Y hay otras que lo legitiman diciendo que da a las parejas de hombres la posibilidad de ser padres, pero la paternidad no es un derecho a cualquier precio.


Tonterías selectas

19/03/2019

La nueva teología neoliberal, de Javier Díez Gutiérrez, profesor de la Universidad de León, doordinador del Área Federal de Educación de Izquierda Unida

Frente a ortodoxia deshonesta, la Teoría Monetaria Moderna (II), de Juan Laborda

El capitalismo está destruyendo la Tierra: necesitamos un nuevo derecho humano para las generaciones futuras, de George Monbiot

¿Será el verde el nuevo rojo?, de José Miguel Contreras

El feminismo y las etiquetas, de Miriam González


Tonterías selectas

17/03/2019

La renta básica universal y su aplicación en España, de Jorge Hernando Cuñado, profesor de Economía y Empresa, Universidad Nebrija

Las familias, el sector público y las empresas están conectados. Los consumidores compran los bienes y servicios que producen las empresas que a la vez necesitan trabajadores a los que pagan salarios. En paralelo el Estado redistribuye la riqueza por medio de impuestos.

Si los trabajadores fueran en su mayoría sustituidos por máquinas, tendría sentido implantar una Renta Básica Universal para que los trabajadores puedan subsistir y de esta manera mantener el consumo y la economía.

… esta política tiene también un componente ético. Supondría reconocer actividades que el mercado actualmente no remunera, como el cuidado de familiares o de los hijos, y asegurar que todas las personas cubrieran sus necesidades básicas.

… La sostenibilidad del Estado de Bienestar y la aplicación de ideas como la Renta Universal Básica podría llegar por esa vía: incremento de la productividad y pago de impuestos por parte de las máquinas.

Alternativas al corsé monetario del euro, de Wolfgang Streeck

Impuestos necesarios para el Estado del Bienestar, de Carles Manera, de Economistas Frente a la Crisis

El mercado eléctrico, de Montero Glez

Luces largas para las generaciones futuras, de Lina Gálvez