Recomendaciones

30/11/2010

El riesgo de la deuda pública y los sufridos contribuyentes europeos, de Francisco Cabrillo

Adm. Mullen’s Spinning vs. Prof. Hayek’s Insight, by David Henderson

Salgado ya admite que nos despeñamos, por Juan Ramón Rallo

Capital Strike, by Mike Munger

Economists’ Grail: A Post-Crash Model


Recomendaciones

30/11/2010

What Austrian Economics IS and What Austrian Economics Is NOT, by Steven Horwitz

En el filo de la navaja socialista, por Juan Ramón Rallo

We all fall down, by Russ Roberts

A new history of the FDA shows how regulators entrenched and extended their own power

Reportaje sobre Gold & Silver Meeting 2010, de Daniel Luna


Basura selecta

30/11/2010

The Four Horsemen of the Teapocalypse, by Brad DeLong

Terapia Magnética

Un casino sobre el Titanic, de Alfonso Palomares

What’s wrong with our food system: Birke Baehr on TED.com

Turbulencias y sobresaltos, de Miren Etxezarreta

Las razones de fondo realmente responden a los intereses dominantes de la economía mundial, como disminuir las remuneraciones y estabilidad de los empleos, subordinar a los trabajadores a las estrategias de las empresas, debilitar el Estado del bienestar y los derechos sociales. En una palabra, consolidar unas condiciones estructurales extremadamente propicias para los capitales y muy desfavorables a las clases populares justificándolas con las necesidades de salida de la crisis.

El proteccionismo vuelve a ser discutido abiertamente. Nunca ha dejado de existir, especialmente en los países más poderosos, siempre capaces de disimularlo con distintos ropajes. Ahora renuevan antiguas fórmulas como la política monetaria para devaluar la divisa (Estados Unidos) o la presión sobre los salarios (Alemania), para seguir compitiendo en mercados cada vez más agresivos. ¿No sería mucho más eficiente que este proteccionismo vergonzante, aparentemente denostado pero siempre practicado, fuese aceptado como lo que es, es decir, una medida de política económica a la que recurren todos los países que pueden hacerlo (siendo estos quienes más exigen a los demás que abran sus fronteras) y que los conflictos se dirimieran abiertamente? Las tan ensalzadas virtudes del libre comercio se están demostrando bien fútiles y habrían de dar paso a considerar las ventajas de un comercio mundial más regulado. Es curioso que se acepta, al menos retóricamente, una cierta regulación de los flujos de capitales globales, pero es tabú siquiera la mención de esa misma regulación para el comercio de mercancías.

Finalmente, la inestabilidad e inseguridad de la economía global. La más mínima alteración envía sacudidas de temor a todo lo largo y ancho del capitalismo mundial.

Si esto es todo lo que el capitalismo del siglo XXI puede ofrecer a la salida de la crisis, más vale que empecemos rápido a buscar alternativas.


Recomendaciones

29/11/2010

Fascismo y progresismo, de Carlos Rodríguez Braun

The sensory order, by Roger Koppl

The mice that roared, by Stephen Cox

Registradores y perplejidades, de Miguel Ángel Aguilar

EU rescue costs start to threaten Germany itself, by Ambrose Evans-Pritchard


Basura selecta

29/11/2010

Un mundo de gente rentable

La nueva agenda social, de Carlos Mulas-Granados, director de la Fundación Ideas y Profesor de Economía de la UCM

Entrevista a Leonor Alazraki, vidente

Viñeta de Ramón

A la carga contra las pensiones, de Joaquín Leguina


Recomendaciones

28/11/2010

The Stages of Libertarian Denial, by Bryan Caplan

Macroeconomics with Diffuse Priors, by Arnold Kling

Here’s Why the Fed Plan Is Failing: We’re All Austrians Now, by John Carney

The Triumphant Return of Hayek

Ni muy tonto ni muy valiente, de Gabriel Calzada


Basura selecta

28/11/2010

El milagro que no existió, de Alberto Montero Soler, profesor de Economía Aplicada de la Universidad de Málaga y Vicepresidente de la Fundación CEPS

Un mundo sin Europa, de Moisés Naím

El soldado español de Kim Jong-Il

El modelo liberal atropella a Irlanda, de Claudi Pérez

Share The World’s Resources