Recomendaciones

El “fichaje” militar e ídolo de Podemos es machista, autoritario, indisciplinado e investigado por acoso sexual, del teniente Luis Gonzalo Segura

The Three Breakthroughs That Have Finally Unleashed AI on the World, by Kevin Kelly

What Is Time?, by Shane Parrish

Are some people wired to be cowards?

How Jocks and Mathletes Are Alike

Tonterías selectas

Cómo se llega a ser super rico, de Vicenç Navarro

¿España debe algo al euro?, de José García Domínguez

Esos monstruos llamados bancos, de Juan Torres López

Viñeta de El Roto

El empleo se desacelera, de José Carlos Díez

Es el momento de ser realistas y de posicionarnos en Europa con Francia e Italia para conseguir un plan de inversiones públicas, mayor agresividad del BCE en la compra de bonos y un plan de mutualización de deudas. Obama en EE UU nos ha enseñado el camino. Con una política económica acertada desde 2009 han creado 8 millones de empleos, han reducido el déficit público casi hasta el 3% del PIB y han parado la dinámica insostenible de la deuda.

Tonterías selectas

Lola Sánchez, de Podemos: “El tratado de libre comercio con EEUU es un golpe de Estado”

Cuando descubras que eres contrario al TTIP puede ser tarde, de Ana Barba, de Alternativa Socialista

Pornografía, espermatozoides borbónicos y mercado libre, de Daniel Raventós

Recomendaciones

Support for Free Market System by Countries

¿El matrimonio sigue siendo un ‘buen negocio’?, de Domingo Soriano

La justicia española y la crisis económica , de Francisco Cabrillo

Lo que este Gobierno pudo ser y no fue, maldita sea , de Fernando del Pino

“Nuestro concepto de libertad es una ilusión. Estamos condicionados”, según Carlos Belmonte, neurocientífico

Excepto esto:

Conceptos como la justicia o la culpa hay que revisarlos. Hay una venganza social con algunas de las personas que cometen delitos execrables que muchas veces es absurda. Porque detrás de su comportamiento hay una patología de la conducta que hace que le tengamos que aceptar como es.

¿Hay que aceptar las patologías de la conducta y ya está, sin hacer nada? ¿Las reglas sociales que prohíben los crímenes y sus castigos asociados no disuaden en absoluto a los criminales si estos tienen alguna patología? ¿No tienen los ciudadanos derecho a defenderse o a reclamar compensación si el criminal tiene alguna patología? ¿Qué sucede si todos los delitos acaban siendo considerados como resultado de alguna patología (“conducta antisocial”)?

Un neurocientífico probablemente debería investigar más los temas como la justicia, la culpa y los delitos antes de opinar sobre ellos.

Un ejemplo de estos problemas se puede ver en el juicio que se hace de los adolescentes. Sabemos que la parte de la corteza orbitofrontal que ayuda a inhibir conductas y a valorar las consecuencias de una conducta es una zona del cerebro que se desarrolla muy tardíamente en la adolescencia y se consolida en la etapa adulta. En EEUU ya ha habido juicios en los que ese elemento se ha tenido en cuenta, porque se ha planteado que un adolescente colocado en una situación determinada no va a poder controlar su conducta igual que un adulto y por lo tanto no le puedes hacer igual de responsable que a un adulto. La culpa es un concepto muy poco científico.

La culpa es un concepto muy científico: véase la investigación sobre psicología evolucionista y psicología moral.

Tonterías selectas

¿Qué fue de la ética civil?, de Olegario González de Cardedal

La economía: última trinchera del régimen, de Miguel García Duch, de EconoNuestra

El desastre de las políticas de austeridad, de Vicenç Navarro

Viñeta de El Roto

¡Bien!, de Miquel Porta e Ildefonso Hernández, catedráticos de Medicina Preventiva y Salud Pública

Vayamos más allá de lo personal, también, para ver las causas estructurales y sistémicas de la tragedia de África; entre ellas, determinante, la insostenible desregulación de unos mercados financieros desbocados, que permanentemente socavan la salud global, la equidad, el clima y la economía real.

España posee redes vigorosas y eficientes de salud pública. Poco visibles. Mas el valor humano, sanitario, democrático y económico de sus resultados –por ejemplo, en términos de prevención y control de enfermedades, transtornos y discapacidades, en términos de equidad e inclusión social, en auténtica eficiencia económica– es inmenso.