Tonterías selectas

31/01/2016

Otra patraña mas del IJM a cuenta de la desigualdad, de Pedro Fresco

Breve réplica a Juan Ramón Rallo, de Pedro Fresco

Las pensiones y los mitos “liberales”, de Pedro Fresco, de EconoNuestra

Viñeta de El Roto

Bruselas y sus adláteres, al acecho, de Juan Laborda


Recomendaciones

31/01/2016

Cosmic Evolution: The Known, the Unknown, and the Unknowable, by Larry Arnhart

The Bugs in Our Mindware, by Richard Nisbett

Entrevista a Nick Lane sobre “La cuestión vital”

Dinamarca: el modelo de todos los partidos es el país más desigual en patrimonio de Europa, de Domingo Soriano

Los ricos también lloran, de Juan Ramón Rallo


Recomendaciones

30/01/2016

Ilusiones ópticas

The Invention of Inequality, by Antonio Foglia

In retrospect: The selfish gene, by Matt Ridley

¿Este rescate de Bankia sí nos gusta?, de Juan Ramón Rallo

Advanced Reactor Nuclear Power Resurgence in the U.S., by Ronald Bailey


Tonterías selectas

29/01/2016

Una nueva belle époque, de Antón Costas

Para Guindos ha sido un éxito, para Stiglitz un raído, de José M. de la Viña

Estas son las comisiones más ridículas que te puede cobrar un banco (sin sonrojarse), de Strambotic

Por qué la UE tiene que poner fin a la era de los paraísos fiscales, de Aurore Chardon, responsable de incidencia en fiscalidad y desigualdad, Oxfam Internacional

Si quieres acabar con la desigualdad, Bernie Sanders es tu candidato, de Robert Reich


Tonterías selectas

28/01/2016

Clima: nuestro mayor desafío, de Joaquim Coll, historiador

Imagina que los hombres tuvieran que pagar más que las mujeres por los mismos productos, de Jessica Valenti

¿Gran Coalición? ¡No, gracias!, de Juan Laborda

Las instituciones profundamente antidemocráticas de la supuestamente democrática Unión Europea, de Vicenç Navarro

Ficción política y cambio climático, de Núria Almirón

… en este preciso momento y cada día en este planeta hay 800 millones de humanos que pasan hambre crónica, más del doble con exceso de peso y una industria capaz de alimentar a una población de animales explotados que es cuatro veces la población humana total del planeta. Es evidente que los seres humanos tenemos una enorme y dramática confusión con respecto a la gestión de los recursos alimentarios…

La ética de nuestro sistema de alimentación, o, mejor dicho, la falta de ética del mismo, se encuentra precisamente en la base de nuestro permanente fracaso político contra el calentamiento global…

… el ánimo de lucro capitalista que nos ha extraviado éticamente no sólo no se pone en cuestión sino que acaba siendo salvaguardado.

… el problema del incremento de población humana en el planeta es sistemáticamente silenciado en todos los debates, a pesar de que se prevé que los humanos sigan aumentando en número (y no sólo en los países pobres o emergentes sino también en las democracias occidentales) para alcanzar los 9.600 millones en 2050. Se pretende hacer creer que la ciencia y la tecnología del futuro lograrán extender la mejora de la calidad de vida en el planeta y reducir nuestra huella ecológica a pesar del aumento de la población, cuando tal cosa no se está logrando ni con la población actual. La realidad es que el aumento de la población ha tenido siempre un impacto directo (y desastroso) sobre los niveles de consumo y de emisiones que presuntamente pretendemos mitigar.

Capitalismo, superpoblación y dieta basada en nuestros hermanos animales son los tres grandes culpables del calentamiento global. Los tres están profundamente interconectados de múltiples formas. La historia del capitalismo está ligada inextricablemente a la explotación de grandes cantidades de individuos (humanos y no humanos); el capitalismo promueve el incremento de la población humana porque ello aumenta el número de consumidores y la mano de obra disponible. A mayor población, mayor presión ecológica sobre el planeta y mayor ferocidad capitalista en la lucha por los recursos.

… Capitalismo, superpoblación y dieta carnista responden esencialmente a un modelo de sociedad basada en la idea absurda del crecimiento ilimitado y en una explotación irracional de los recursos que comporta el sufrimiento extremo de los seres considerados de segunda ­–todos los individuos de las otras especies y millones de humanos devaluados. Tenemos que analizar honestamente nuestros hábitos personales e identificar las estructuras políticas y económicas que bloquean los cambios sociales necesarios (y desincentivan los cambios individuales) con el fin de perpetuar un modelo de explotación que es inmoral y está al servicio de las élites.


Recomendaciones

28/01/2016

Bitcoin Has Now Died 89 Times

La desvergüenza de un gobernador del Banco de España, de Jesús Cacho

España, uno de los países más igualitarios de Europa, de Juan Ramón Rallo

Primeras (malas) críticas al informe sobre desigualdad del Instituto Juan de Mariana, de Juan Ramón Rallo

Imprimir crecimiento, de Juan Manuel López-Zafra


Tonterías selectas

27/01/2016

Dejémonos de eufemismos, es terrorismo machista, de Isabel Muntané

Una tendencia negativa de raíz: el crecimiento de la desigualdad extrema, de María Villanueva, de Oxfam Intermón

Un gran pacto contra el cambio climático, de Fernando Prieto

Arundhati Roy: “El capitalismo fracasará como el comunismo”

Claves para la democratización social en España, de Luis S. Villacañas de Castro