Recomendaciones

30/11/2009

Prisionero en su propio cuerpo

The Rom Houben Tragedy And The Case For Active Euthanasia, Jacob M. Appel, bioethicist and medical historian

Update on “coma man” Rom Houben: Dr. Steven Laureys still just doesn’t get it

This Cruel Farce Has To Stop!, by James Randi

The Naked Emperor, by Hank Schlinger, Ph.D.

Prisionero en su propio cuerpo
http://www.elpais.com/articulo/reportajes/Gritaba/nadie/oia/elpepusocdmg/20091129elpdmgrep_4/Tes

The Rom Houben Tragedy And The Case For Active Euthanasia, Jacob M. Appel, bioethicist and

medical historian
http://www.huffingtonpost.com/jacob-m-appel/the-rom-houben-tragedy-an_b_370032.html

Update on “coma man” Rom Houben: Dr. Steven Laureys still just doesn’t get it
http://scienceblogs.com/insolence/2009/11/coma_man_dr_steven_laureys_just_doesnt_g.php

http://www.randi.org/site/index.php/swift-blog/783-this-cruel-farce-has-to-stop.html
This Cruel Farce Has To Stop!, by James Randi

The Naked Emperor, by Hank Schlinger, Ph.D.
http://www.randi.org/site/index.php/swift-blog/790-the-naked-emperor.html

Anuncios

Basura selecta

30/11/2009

Viñeta de Ramón

The right reform for the Fed, by Ben Bernanke

Muchos vagones no hacen un tren, de Jordi Sevilla

Tiene que salir bien. En beneficio de todos, la apuesta del Gobierno en favor de un cambio del modelo productivo desde la cantidad y el precio, hacia la calidad y el valor añadido, tiene que salir bien. Cuando escribo este artículo no conozco el contenido de la Ley de Economía Sostenible. Y, la verdad, da un poco lo mismo, porque la literalidad se puede corregir mediante ese «empuje colectivo» que reclamaba Zapatero.

Como nadie puede declarase a favor de una economía «insostenible», hay que compartir los objetivos.

La búsqueda de una economía sostenible viene impuesta por las dos leyes de la termodinámica. Así lo han entendido, al menos, todos aquellos que han desarrollado la llamada bioeconomía. La primera ley establece la conservación de la energía, que ni se crea, ni se destruye. Si no se crea, es un recurso escaso. Por tanto, hay que tratarlo como tal mediante mejoras tecnológicas que reduzcan la cantidad de energía incorporada en cada producto o servicio.

La segunda ley habla de la degradación de la energía, la entropía, que, en este contexto quiere decir dos cosas: los procesos que utilizan energía son irreversibles y dos, la transformación de la energía es imperfecta, no toda ella se convierte en trabajo, porque una parte creciente se disipa en forma de calor haciendo que cada vez haya menos en forma utilizable, incrementando el desorden en el sistema.

Sobre estas dos leyes físicas se construyó en los años 70 la teoría de los límites al crecimiento fundamentada en la limitación de recursos naturales no reproducibles. Y, de acuerdo con ellas, se fundamenta ahora el cambio climático como consecuencia del calor desprendido por la transformación de las energías fósiles con elevado carbono.

Pasar de vivir sólo del patrimonio acumulado (energías fósiles) y empezar a hacerlo más de las rentas (energías renovables) es un proceso largo, complejo y parcial -la energía procedente del carbono seguirá siendo mayoritaria dentro de tres décadas- que no encuentra respuesta adecuada mediante el mecanismo de los precios. Este «fallo del mercado» justifica la intervención pública.

El objetivo será conseguir que los sectores tradicionales absorban mano de obra, incorporando la filosofía de competir por hacerlo mejor y no por hacerlo más barato ya que la economía es sostenible por una cuestión de vectores y no de sectores de producción.

Hacia una verdadera Unión Europea, de Carmen Alcaide, analista y expresidenta del INE

Es importante acercar las instituciones a los ciudadanos para que estos comprendan la importancia que tiene para la supervivencia de Europa en un mundo cada vez más globalizado que con colosos como China acompañando a los ya poderosos Estados Unidos, hace más necesaria una Unión no sólo para competir en el terreno económico y social sino también en lo referente a su presencia política en el mundo. La llamada “iniciativa ciudadana” contenida en el Tratado puede ser una buena vía si se implementa adecuadamente.

Indudablemente el mayor avance ha sido la Unión Monetaria con el nacimiento del euro y el establecimiento de una política monetaria común, aunque todavía queden muchos países de la UE por unirse a ella. El euro ha conseguido ser valorado como una divisa importante en el mundo económico y financiero, pero la crisis actual ha puesto de manifiesto la debilidad de alguno de los principios de estabilidad que se exigen para pertenecer a este club.

Pero incluso la política energética, que debería de ser uno de los pilares más importantes de la economía sostenible de la Unión Europea, no termina de perfilarse con una estrategia común y esto a pesar de estar en el origen mismo de la UE con los famosos acuerdos sobre el mercado del carbón y del acero. Hay que reducir la dependencia energética actualmente excesiva en Europa al mismo tiempo acordar y establecer una política común para preservar el medio ambiente.

La única forma de defender los intereses de una Europa y mantener principios y valores diferentes de los de otras áreas del mundo, es construir una Unión Europea fuerte y eficaz que sepa enfrentarse a los retos económicos, sociales y políticos ya definidos en el mundo actual. La otra opción es pasar a la historia como otra civilización más que fue importante durante siglos y sucumbió.

Entrevista con Elena Salgado, vicepresidenta y ministra de Economía y Hacienda

P. ¿Se puede cambiar el modelo económico de un país con una ley?

R. Todos los modelos económicos, en tiempos democráticos, se cambian gracias a las leyes. También estamos aquí, en el modelo al que hemos llegado, por algunas leyes, como la Ley del Suelo.

P. ¿No supone pecar de dirigismo o planificación? El PP dice que la Ley de Economía Sostenible es una medida franquista.

R. Ellos deben saber bastante de franquismo. Pero, insisto, las energías renovables no se hubieran desarrollado si no hubieran tenido los estímulos que les dan las leyes. Ni nuestro urbanismo salvaje se hubiera desarrollado sin leyes como la Ley del Suelo o sin la deducción por adquisición de vivienda. Nosotros lo que hacemos es crear un marco.

Somos conscientes de que tenemos que hacer una reforma de las pensiones, pero también de que tenemos tiempo por delante. Nuestro sistema de pensiones hasta el año 2025 como poco no tiene ningún problema encima de la mesa.

Todo el mundo tiene que llegar al convencimiento de que las cajas tienen que reforzarse y, por tanto, esperamos que los políticos no interfieran en ese proceso de reestructuración.

P. Da la impresión de que sólo se abordan reformas que no molesten a nadie, que no suponga conflicto llevarlas a cabo.

R. Yo no diría tanto. Reformamos los órganos reguladores, donde cambiará la composición. Exigimos que las remuneraciones de los consejeros de las empresas cotizadas sean públicas. Exigimos que los incentivos del sector financiero, las retribuciones, atiendan a determinados requisitos. Exigimos que las facturas se paguen en un plazo de tiempo muy corto, y eso afecta a las Administraciones y a las empresas privadas. Hay muchas reformas importantes y no estaría yo tan segura de que todo el mundo esté feliz con ellas.


Recomendaciones

29/11/2009

Remedios Morales sobre sexo, sexo, sexo, sexo

Hail The Unknown Explorer, by Robin Hanson

The Poor-Rich Gap is Shrinking (Follow up on consumption data), by Steven Horwitz

Yet One More on Things Getting Better, by Steven Horwitz

A Reader’s Guide to Bernanke’s Preemptive Attack, by Robert Higgs


Basura selecta

29/11/2009

IU y la refundación de la izquierda, de Enrique Santiago Romero, secretario federal de Refundación y de Relaciones Políticas y Sociales de IU

La hegemonía política, económica e ideológica del capitalismo como sistema regulador de las sociedades en el siglo XXI es una de las mayores paradojas de la historia. Se trata de un sistema económico que condena a los países del Sur, pese a ser los mayores poseedores de riquezas naturales, a depender de los países ricos. Un sistema que necesita para sobrevivir que más de mil millones de personas subsistan con menos de dos dólares al día y que en los países más ricos no sólo se renuncie al pleno empleo, sino que se fundamente la inmensa acumulación de riqueza por unos pocos en elevadas tasas de desempleo (hoy casi un 20% y al alza en España) y en la generalización del trabajo precario e infrapagado para jóvenes, mujeres, trabajadores no especializados y profesionales de clases medias.

La capacidad de hegemonía ideológica del sistema –gracias a su poderoso oligopolio de ideas y medios de comunicación– es tal que hoy día la opinión pública lo asume de forma mayoritaria como el único posible, sin que los ciudadanos seamos capaces de creer en la viabilidad de un sistema social alternativo.

10 años después de Seattle, de Jordi Calvo Rufanges

La amenaza fantasma, de Paul Krugman

Comienzo de una nueva era mundial, de Paul Samuelson, profesor emérito de Economía en el Massachusetts Institute of Technology (MIT) y Premio Nobel de Economía en 1970.

Las idioteces del egoísmo de libre albedrío de Friedman-Hayek han desaparecido para siempre, o eso espero.

En la época en que empecé mis estudios de economía, cuando tenía 16 años, Carlyle estaba en lo cierto al llamar a la economía la Ciencia Deprimente. Gracias a la ciencia moderna y a un mejor conocimiento, esta maldición maltusiana ha sido vencida. La buena economía moderna hace que la economía sea la Ciencia de la Esperanza.

Entrevista a Joaquín Lorente, publicista

Lo que crea estabilidad en un país es la clase media y la paz social. Y eso se logra por el consumo. Si no hay consumo, no hay clase media. Sólo hay gente muy rica y gente muy pobre, pero el consumo logra que la gente se incorpore a una cadena de producción, de consumos y de pago de impuestos.

Yo creo que estamos entrando en una época en la que va a renacer el cooperativismo. ¿Cree que esa gente que se ha formado, conoce idiomas, ha viajado y se ha esforzado va a seguir en trabajos precarios? Yo creo que esta gente se agrupará y en vez de decir: “Voy a ser el rey de las croquetas en España”, dirá: “Haré las mejores croquetas, con el mejor embalaje y el mejor diseño”. Vamos a socializar el capitalismo. Siempre se ha hecho un cántico y alabanza a la gran empresa, y a la gente joven tan preparada les hemos preparado para la selva y pasan de esta selva.


Basura selecta

28/11/2009

Ayúdanos a conmover a los sucios, de Joaquín Araújo

Entrevista con Rajendra Pachauri, presidente del Panel Intergubernamental sobre el Cambio Climático (IPCC)

Viñeta de El Roto

Una ley injusta y corrupta, editorial de La Gaceta

¿Qué mundo queremos? de Antonio Ruiz de Elvira

¿Qué mundo queremos? Podemos querer un mundo en el cual nos movemos a 150 km/h para llegar un minuto antes al atasco. Un mundo en el cual nos matamos por conseguir al chico/chica que nos parece el/la más guapo/a del grupo para descubrir unos meses más tarde que quien nos gustaba era otro. Podemos querer tener las casas con cuatro pantallas planas de TV en cada una de las cuatro paredes de cada habitación de la casa.

Podemos querer poseer o querer disfrutar. Dominar o vivir. Controlar o compartir.

¿Qué nos queda en el mundo? Cuando yo era niño podía andar por la sierra de Madrid disfrutando del olor de los pinos y el silencio del bosque. Hace años que no subo a Guadarrama, a la Fuenfría, al Camino Schmidt, a Peñalara, porque lo único que me rodea hoy en esos sitios es la misma conversación que escucho en el tren de Alcalá cuando voy a la Universidad, los mismos humos de las motos de trial que respiro en las calles de Madrid.

Estamos destrozando –nuestro- planeta, nuestra casa común.

Y sin embargo, para vivir muy bien, mejor que lo que vivimos ahora, lo que necesitamos es compartir. Crear en vez de destrozar.


Recomendaciones

28/11/2009

The Economic Condition of Poor Americans (and the rest of us) Continues to Improve, by Steven Horwitz

Gobierno de maniquíes, de Gabriel Albiac

Execution Dignity, by Robin Hanson

We don’t need another conspiracy theory (Climategate), by Frank Furedi

La heterogeneidad de los bienes de capital, de Juan Ramón Rallo


Basura selecta

27/11/2009

El desafío de la economía sostenible, de Fernando Vallespín

A las puertas de la presentación de la Ley de Economía Sostenible después del Consejo de Ministros de hoy, esta iniciativa apenas ha dado lugar a algún comentario que estuviera a la altura de lo que significa. Muchos de ellos, además, y sin conocer su contenido, la descalifican ya a priori como un intento fallido por abordar los problemas estructurales de nuestra economía. Esto no deja de ser sorprendente, porque desde que sobrevino la crisis nadie en este país está en desacuerdo con aquello que se busca alcanzar con ella.

Y a nadie se le escapa que de lo que se trata a la postre es de establecer un pacto público-privado en el que el sector público es quien tira del carro y marca la hoja de ruta, aunque el motor que nos traslade hasta donde deseamos llegar sólo puede ser el sector privado. La política de hoy se ha “horizontalizado”, ya no rige el famoso “ordeno y mando”, la “verticalidad” de la política clásica; estamos ante un caso más de la famosa gobernanza, de cooperación público-privada para conseguir la satisfacción de fines sociales.

Lo importante, al final, es que toda la sociedad se sienta implicada y se responsabilice de este giro imprescindible en nuestro modelo de crecimiento.

Interesada confusión, de José Manuel Freire, profesor de la Escuela Nacional de Sanidad y presidente del Grupo de Expertos en Buen Gobierno de los Sistemas Sanitarios del Consejo de Europa.

Que la financiación-aseguramiento sanitario sea público, y además universal e igual para todos, es indiscutiblemente bueno. De esto no hay duda alguna, y además es lo realmente importante para que la sanidad sea pública.

Lo preocupante es que blandiendo el coco de la “privatización” con ocasión y sin ella, no solo se está contribuyendo a fosilizar la gestión sanitaria pública, sino que se está vacunando a los profesionales sanitarios y a la opinión publica contra la privatización real, depredadora de la sanidad pública y sus valores, que es la que se está dando actualmente en la Comunidad Valenciana y de Madrid con la fórmula de las concesiones administrativas que entregan al sector privado mercantil toda la atención sanitaria de una comarca en régimen de monopolio y con muy poco control público la atención sanitaria. Esta es la gestión privada de la que hay que proteger a la sanidad pública. Y el arma fundamental para ello es el buen gobierno de la sanidad de gestión pública.

Viñeta de El Roto

Salario mínimo, salario máximo, de Vicenç Navarro, catedrático de Ciencias Políticas y Políticas Públicas de la Universidad Pompeu Fabra

Jaime Pozuelo-Monfort y The Monfort Plan