Ramón, el cambio climático y los transgénicos

09/05/2009

Ramón, viñetista de El País, no es precisamente un prodigio de inteligencia y rigor analítico:

Aquí compara al dióxido de carbono con un virus con colores muy feos, cuando en realidad es una sustancia inorgánica (pero esencial para la vida a través de la fotosíntesis) incolora e inodora. Y el humo que suele salir de las chimeneas industriales es vapor de agua.

Aquí asume que todo en el cambio climático es a peor. Sobre todo más feo,  o sea que es una cuestion estética.

Aquí asegura que los humanos ignoramos las consecuencias del cambio climático (él pretende conocerlas muy bien), que somos tontos porque no nos importa el deshielo del Ártico, y que tendremos que dormir con mosquiteras (realmente ridículo).

Aquí se alegra de que todo va a cambiar porque los previamente malvados estadounidenses con Obama por fin reconocen los graves efectos del CO2. Gravísimos, seguro.

Su “opinión” (por llamarla de alguna manera) sobre los transgénicos es más o menos igual de estúpida:

Aquí como una bomba nuclear genética.

Aquí muestra lo que le falta.

Es sólo una pequeña muestra, no pretende ser un análisis exhaustivo.