Las predicciones de Santiago Niño Becerra

27/05/2009

Según Santiago Niño Becerra, economista:

Tras la gran depresión, se puso en marcha un nuevo modo de funcionamiento que hizo que las cosas fueran a más; pero se cometió un grave error al suponer que la cantidad de recursos (petróleo, minerales…) era inagotable.

Este es un comentario que se repite mucho pero nunca se ofrece una cita de algún economista (o cualquier otro pensador) que pensara o dijera algo así. De hecho la economía se basa en la escasez de los recursos, que parece lo contrario de que sean inagotables; los precios indican la escasez relativa; y si quiere tenerse cuenta la evolución futura del uso de los recursos puede recurrirse a los mercados de futuros. Los recursos inagotables no son bienes económicos sino bienes libres.

P: Y comenzó el gran desperdicio…

R: Sí, y ahora hemos llegado a una situación en que ese modo de funcionamiento se ha agotado, ya no podemos ir a más. La recuperación de la crisis estará basada en la productividad y en la eficiencia, lo que significa que sobra y sobrará sin remedio mano de obra.

Cualquier agente económico en un mercado libre intenta ser productivo y eficiente, conseguir más con menos: no va a ser algo nuevo. Aquellos que creen que algún recurso se está desperdiciando pueden pujar por él, competir en ese mercado y darle mejores usos: pero no suelen hacerlo, lo cual probablemente indica que se trata simplemente de una crítica intolerante respecto a cómo otros usan su riqueza. Además la eficiencia tiene límites económicos: cuanto más capital y tecnología se tenga más eficiente se puede ser, pero la inversión compite con el consumo presente.

Si la estructura de capital y las preferencias de los consumidores cambian, es posible que sobre mano de obra en algunos sectores: pero los empresarios pueden descubrir nuevos proyectos que la aprovechen; los deseos humanos nunca están plenamente satisfechos. Nunca sobra mano de obra en general en una economía libre.

P: Ese decrecimiento ¿será para todos o sólo a partir de la clase media para abajo?

R: Para todos. El realmente rico será el que cree valor, el que tenga una altísima productividad. Si ahora la sociedad está escindida entre ricos y pobres, a partir del 2010 lo estará entre los que generan valor y los que no.

En una economía libre los ricos y los que generan valor son básicamente lo mismo, ayer, hoy y mañana. No es nada nuevo.

P: Los que generan valor son comprables.

R: Creo que las altísimas remuneraciones de ciertos directivos van a desaparecer. Un dólar colocado en subprime en el 2003 se convertía en 80 en el 2007, y eso no es valor.

Si él estaba seguro de que eso no era valor, debería haber apostado a la baja contra las subprime y hacerse millonario.

P: ¿Las grandes corporaciones internacionales serán los reyes del mambo?

R: Sí, van a más.

P: Esto es muy peligroso.

R: En tanto en cuanto la política va a menos, sí.

No explica por qué son peligrosas las corporaciones internacionales, y parece que la política es inocente y carece de peligro.

P: Las compañías que controlan productos básicos como gas, agua, electricidad, teléfono ¿seguirán abusando?

R: Si nos estrujan, consumiremos menos. La renta media va a bajar. El problema es el despilfarro: en Badalona hay un punto en el que se pierde el 50% del agua, y hay zonas de Nueva York en las que se pierde el 40%. Vamos a tener que ser eficientes.

Parece no entender que quizás cueste más corregir esas pérdidas que simplemente asumirlas. Si se trata de un mercado libre, es posible pujar por el control de las empresas e intentar hacerlas más eficientes, pero no hay garantías de éxito. ¿Dónde suele haber clamorosas ineficiencias? En los sectores públicos, donde no hay clientes ni pruebas de beneficios o pérdidas.

P: ¿Cómo cambiar el modelo productivo?

R: Sin una cantidad impresionante de capital y un cambio de mentalidad brutal – que no se consigue ni en dos generaciones-,es imposible. Con el 2010 vamos a entrar en un parón de la actividad económica. No creo que quiebre ningún banco, porque el Estado los sostendrá, pero la gente no podrá sacar su dinero libremente porque si se vacían los bancos el Estado no podrá sostenerlos.

P: ¿Y los servicios básicos?

R: Posiblemente, sostenidos por el Estado.

P: ¿Regulación de consumo?

R: Sí, de materiales estratégicos, tanto a través del aumento de sus precios como de la restricción o denegación de su consumo. Cada persona podrá consumir un número determinado de litros de combustible al mes.

P: ¿Se acabarán determinados productos en los supermercados?

R: No, porque un sector que irá a más será la logística. Los camioneros tendrán que estudiar sus rutas y se les facilitará combustible para cubrirlas, pero para salir el fin de semana no habrá. Es decir, la cultura del todo es posible a base de crédito se acabó, y eso tiene un impacto en el modo de vida.

Al menos entiende la importancia del capital y de la mentalidad humana. Pero si está tan seguro de sus predicciones catastrofistas debe estar apostando en los mercados de futuros. ¿Lo está haciendo o es simplemente charlatanería para llamar la atención?

Respecto a la nacionalización de los servicios básicos, no está claro si está prediciendo o recomendando. Parece no entender cómo los precios resuelven los problemas de escasez (precios más altos incrementan oferta y reducen demanda).

Mezcla el crédito, que ha sido en su exceso y distorsión la causa esencial de esta crisis, pero lo mezcla de forma confusa con la escasez y la eficiencia.

Viviremos de acuerdo con las necesidades y no con los deseos. Impensable la renovación de vestuario cada temporada y ya está bajando el porcentaje de divorcios, todas esas cosas que antes generaban PIB.

Debería explicar qué diferencia esencial hay entre necesidades y deseos, si es que vamos a vivir a pan y agua, sectores en los cuales entonces convendría ir posicionándose. Y adiós al textil, claro.

P: ¿Guerras por los recursos?

R: Se irá a un reparto mundial de los recursos.

¿Mande? ¿Colectivismo a escala mundial? ¿No entiende que los recursos suelen controlarse localmente?

P: ¿Qué nos espera tras el capitalismo?

R: Estamos hablando del 2070. Hasta ahora, lo esencial ha sido el individuo. Vamos hacia un sistema grupal, consciente de que el todo es mayor que la suma de las partes, colaboraciones, asociaciones.

Algunos individuos no nos hemos enterado de lo esenciales que éramos en este sistema estatista. Al parecer vuelve el colectivismo: si fuera cierto, las peores predicciones serían acertadas.