Joan Coscubiela, Dios, el mercado, Lenin y Marx

10/10/2009

Joan Coscubiela, abogado y profesor de Derecho del Trabajo, se pregunta:

¿Está sometida la empresa privada a límites en su comportamiento? ¿O por el hecho de ser privada su libertad es total y solo debe dar cuentas ante Dios, o sea, el mercado?

Quizás no ha oído aquello de que la libertad de uno termina donde comienza la de los demás. Por eso se hace unas preguntas, aparentando inteligencia, que en realidad no sabe contestar. Su confusión de Dios con el mercado muestra que su claridad conceptual no es precisamente encomiable, pero tal vez se crea ocurrente y gracioso.

¿Por qué no tiramos mano de los clásicos, empezando por Platón, Voltaire o Marx, para afrontar la crisis, la económica y la de la legitimidad social de todo lo que nos rodea?

¿Y por qué hay que empezar precisamente por esos, por favor? ¿Quizás por alguna afinidad de ideas comunistas? ¿Todos los clásicos han dicho lo mismo? ¿Podemos elegir a Aristóteles, Locke y Hume? ¿No aprenderán nunca los necios a dejar de intentar resucitar ineptos nocivos como Marx? Tal vez resulte difícil para alguien que reconoce sentirse emocionalmente cercano a Lenin.