El valor de un periódico

28/02/2012

Afirma Ricardo de Querol sobre el cierre del diario Público (La voz perdida):

Que muera un periódico es una tragedia para nuestra profesión, pero sobre todo lo es para los ciudadanos.

O sea que todos los ciudadanos estamos viviendo una situación trágica: las valoraciones no son subjetivas ni relativas. Nadie se alegra por el cierre de ese diario, a nadie le da igual, nadie sufre pero sólo un poquito.

Ayer no salió Público y su libertad para informarse, la de usted lector habitual u ocasional de este periódico, se ha reducido.

La libertad para informarse de los lectores no ha cambiado absolutamente nada con la desaparición de este diario: se han reducido las alternativas disponibles, pero ninguna ha sido censurada. Mayor libertad no es equivalente a mayor número de opciones disponibles.

Por otro lado tal vez el diario desaparecido no ofrecía información sino que se dedicaba más bien a la desinformación, a la agitación y a la propaganda.

Sobre la crisis del periodismo asegura:

La pregunta es si nos podremos seguir permitiendo algo que nos hace tanta falta.

Es curioso su uso de la primera persona del plural, como si “todos nosotros” (que a saber quiénes somos) fuéramos quienes necesitamos algo y nos lo podemos permitir o no. No hace un análisis individual, en el cual se vería que unos individuos están interesados y otros quizás no tanto.

Tal vez está intentando transmitir de forma engañosa sus propias valoraciones subjetivas sobre el periodismo, haciéndolas pasar como algo que todos necesitamos. ¿Y cuánto lo necesitamos? “Tanto…” Ya, pero ¿comparado con qué?