Estado (minarquista) frente a anarcocapitalismo (conferencia IJM)

19/04/2017

Estado (minarquista) frente a anarcocapitalismo (video de conferencia en el Instituto Juan de Mariana)

Entrevista sobre Estado (minarquista) frente a anarcocapitalismo


Robotización, Inteligencia Artificial y Ludismo (video de conferencia para SFL)

19/04/2017

Robotización, Inteligencia Artificial y Ludismo (video).

Conferencia para Students for Libety Alicante.


Tonterías selectas

18/04/2017

El vientre de la mujer como objeto de consumo, de Cristina Fallarás

Mis ideas a las que alude la tertuliana son una oposición radical a lo que ellas llaman maternidad por gestación subrogada y yo, alquiler de vientres y explotación de mujeres.

… Se pueden ir engarzando informaciones sueltas sobre los vientres de alquiler en el mundo, y sin embargo, tras horas y horas de lectura y vídeos, uno acaba con la espesa sensación de que no existe verdadera información sobre lo que sucede.
La única certeza es que solamente personas ricas pueden permitirse alquilar cuerpos de mujeres para que gesten a sus criaturas y después renuncien a ellas.

… pagar por usar el cuerpo de una mujer…

… Existen en todo el mundo agencias al servicio de personas ricas que les proporcionan cuerpos de mujeres, y en ocasiones óvulos o esperma, para que compren un hijo.

… Los vínculos físicos y emocionales entre la madre y el hijo durante la gestación son animales, evidentes y conocidos. Los cambios que se producen en la mujer no sólo afectan al tamaño y forma de su cuerpo. Explicar los vínculos entre el feto y la madre requeriría una serie entera de reportajes.

Cuando el político de Podemos Íñigo Errejón se manifestó a favor de los vientres de alquiler, la feminista Lidia Falcón le escribió una carta pública donde, entre otras cosas, afirmaba:

“Las mujeres no sólo invertimos en la maternidad los óvulos y las hormonas que fabrican nuestros ovarios, el calcio, los minerales y los nutrientes que van construyendo el feto; no solo soportamos durante nueve meses que nuestra anatomía vaya cambiando hasta hacer casi irreconocible la persona que éramos antes de la fecundación; no sólo perdemos la turgencia de los pechos y la firmeza de los músculos en esa ímproba tarea de dar vida a otro ser humano, tan lentamente; no sólo perdemos la capacidad de movernos con agilidad, de realizar tareas pesadas y de realizar ejercicio durante nueve meses; no sólo padecemos dolores, desgarros, cesáreas, y a veces infecciones, en el gran trabajo del parto y necesitamos días para recuperarnos de tanto sufrimiento, sino que como seres conscientes de lo que nos está sucediendo invertimos sentimientos y emociones, esperanzas y temores, alegrías y miedos, en esa etapa trascendental de nuestra vida. Y de la misma manera que en la esclavitud no solamente se utiliza la capacidad laboral del trabajador sino la persona misma, y por eso es infame, manipular el cuerpo femenino para fertilizarlo, embarazarlo y después sustraerle el ‘producto’, como si se tratara de que hubiera fabricado unos zapatos, es también infame.”

Durante meses he preguntado a distintas personas de todas las edades su opinión sobre los llamados “vientres de alquiler”. Fue un hombre quien me dio la siguiente respuesta: “No es alquiler de vientres, sino de mujeres. No alquilan solo su vientre, alquilan a la mujer entera.”

Hans-Hermann Hoppe on Fractional Reserve Banking

Assume gold is money. In a free society you have free competition in gold mining, you have free competition in gold minting, and you have freely competing banks. The banks offer various financial services: of money safekeeping, clearing services, and the service of mediating between savers and borrower-investors. Each bank issues its own brand of “notes” or “certificates” documenting the various transactions and resulting contractual relations between bank and client. These bank notes are freely tradable. So far so good.

Controversial among free bankers is only the status of fractional-reserve deposit banking and bank notes. Let’s say A deposits ten ounces of gold with a bank and receives a note (a money substitute) redeemable at par on demand. Based on A’s deposit, then, the bank makes a loan to C of nine ounces of gold and issues a note to this effect, again redeemable at par on demand.

Should this be permitted? I don’t think so. For there are now two people, A and C, who are the exclusive owner of one and the same quantity of money. A logical impossibility. Or put differently, there are only ten ounces of gold, but A is given title to ten ounces and C holds title to nine ounces. That is, there are more property titles than there is property. Obviously this constitutes fraud, and in all areas except money, courts have also considered such a practice fraud and punished the offenders.

On the other hand, there is no problem if the bank tells A that it will pay interest on his deposit, invest it, for instance, in a money-market mutual fund made up of highly liquid short-term financial papers, and make its best efforts to redeem A’s shares in that investment fund on demand in a fixed quantity of money. Such shares may well be very popular and many people may put their money into them instead of into regular deposit accounts. But as shares of investment funds they would never function as money. They would never be the most easily and widely saleable commodity of all.

La Red Estatal contra el Alquiler de Vientres nace hoy con el apoyo de 50 organizaciones

Medio centenar de organizaciones feministas se unen en una red contra la gestación subrogada

Entrevista a Åsa Regnér, ministra de Igualdad sueca

… se fomentó la participación en la fuerza laboral tanto de hombres como de mujeres porque que tantos unos como otros tengan un trabajo fomenta la igualdad, la libertad y el bienestar de la sociedad.

… Hombres y mujeres deben compartir riesgos porque la sociedad precisa de padres con tiempo para amar a sus niños. Es responsabilidad de la sociedad organizar un sistema que lo permita.

… Suecia no es un paraíso. Hay mujeres con trabajos peor remunerados que los hombres.

… Hemos separado la idea de cuidado de las personas mayores de la responsabilidad ética o moral de los hijos hacia sus padres. Ahora, mis padres necesitan cuidados pero yo no soy responsable de ellos ni jurídica ni económicamente sino que lo es el Estado. Mi responsabilidad es darles amor, estar con ellos, hacer cosas juntos… Se puede elegir tener hijos o no, pero no se puede elegir tener padres. Lo que nosotros queremos es que las relaciones familiares sean sanas y voluntarias. Hay personas mayores en Suecia que quieren cocinar para hijos y nietos el domingo, por poner un ejemplo, pero no quieren que su hija les duche, ni les vista… Por eso, en nuestro país de esto se encargan profesionales, a través de los municipios, en función de las necesidades de cada uno.

…  sigue habiendo explotación y sigue habiendo abusos, pero mandamos una señal: ésta es la sociedad que queremos. Para nosotros, la prostitución es una explotación y no una profesión.


Tonterías selectas

17/04/2017

Red Estatal contra el Alquiler de Vientres

50 asociaciones se unen para que España rechace los vientres de alquiler

Retratos de un país dual, de Joaquín Estefanía

Se pone en cuestión el carácter universal de las prestaciones sociales, que ha sido el principal avance social y el referente de nuestro modelo de convivencia. La beneficencia, con su desprecio por la dignidad humana, con su exhibicionismo impúdico de campañas y recogida de dinero, ropa y alimentos para “los más necesitados” vuelve del pasado para sustituir al Estado de Bienestar.

“La idea de ralentizar la automatización sería una buena idea. ¿Qué prisa tenemos?”, según Robert Skidelsky

Ultimas noticias del machismo, de Almudena Grandes

La mayoría de las españolas de edades comprendidas entre los 20 y los 35 años no pueden tener hijos aunque lo deseen. Están en las condiciones óptimas para concebir, gestar y parir hijos sanos, con todas las garantías para su propia salud y la de sus bebés, pero el sistema no se lo permite. Muchas mujeres jóvenes son madres frustradas, sometidas a una variedad específicamente machista de la violencia que ejerce el mercado laboral contra los españoles de su edad…

En un país donde las bajas tasas de natalidad se perfilan como uno de los peligros del futuro, esta situación podría revertirse, o al menos paliarse, con políticas feministas. Legislando contra la brecha salarial, aprobando un permiso de paternidad obligatorio e intransferible, penalizando la discriminación laboral de las mujeres fértiles…

Las mujeres siempre han gestado y parido hijos para que otros se los quiten. Antiguamente, era frecuente que las criadas embarazadas de sus señores se vieran forzadas a entregar a sus hijos e hijas a las señoras de la casa donde servían. En la posguerra, se les robaban a las presas políticas para regalárselos a buenas familias franquistas. Más adelante, el robo de niños y niñas se convirtió en un negocio. Esto forma parte de nuestra tradición, tanto como el mito de la libre elección integrará la tradición de nuestros descendientes. Quizás por eso, los comités de bioética que impiden que la clonación de seres humanos, siendo técnicamente posible, sea legal no se han preocupado por la dignidad de las personas a quienes ahora se pretende convertir en ganado de cría. ¿No son humanas? Sí, pero son mujeres.

La preocupación por el mal uso que pueda hacerse de los clones humanos no se aplica en este caso. Los partidarios de la maternidad subrogada alegan que su legislación impedirá una contraprestación económica y que las madres subrogadas decidirán libremente. Pero, con la autoridad que me otorga haber gestado y parido hijos, opino que la libre elección no existe. A mí, que he pasado por ese proceso, me resulta inconcebible que una mujer decida afrontarlo libremente, con o sin dinero de por medio, porque conviene recordar que el dinero no es la única moneda susceptible de comprar la voluntad de una persona. Y no estoy en condiciones de negar que puedan existir casos excepcionales, pero sí estoy segura de que legalizar la subrogación desembocará, inevitablemente, en la explotación de mujeres pobres, que venderán su fertilidad porque no podrán elegir con libertad. Cualquier elección entre la pobreza y un embarazo subrogado no puede considerarse de ninguna manera una elección libre. Espero que los expertos en bioética estén de acuerdo conmigo al menos en eso.

Con independencia del origen del espermatozoide y el óvulo fecundado, el vínculo entre una mujer gestante y el bebé que durante nueve meses forma parte de sí misma es tan profundo que negarlo me parece, como mínimo, un acto de ignorancia y, como máximo, un derroche de cinismo. Los hijos son de las mujeres que los gestan y los paren. Son suyos en sentido literal, puesto que no existirían sin ellas, porque han formado parte de su propio cuerpo y de él han nacido. Cualquier ley que otorgue más valor a un contrato, con contraprestación económica o sin ella, que a la voluntad de la madre de un bebé sería una ley injusta. Y algo más.

Su aprobación abriría la puerta a una nueva variedad del machismo, un nuevo camino para ejercer violencia sobre las mujeres.


El Centro Diego de Covarrubias y el Instituto Juan de Mariana

17/04/2017

Vean los Enlaces de Interés que propone el Centro Diego de Covarrubias.

Fíjense en qué institución falta entre esas recomendaciones.

Piensen en qué institución ayudó a la fundación del Centro Diego de Covarrubias y sigue colaborando con ellos.


Recomendaciones

17/04/2017

Las hormigas rescatan a sus ‘soldados’ heridos

The Dark Secret at the Heart of AI, by Will Knight

Markets, Morals, and United Flight 3411, by Steven Horwitz

The United Airlines Incident Does Not Require New Laws, by Brian Doherty

“Los humanos inventaron la agricultura para hacer cerveza”, según Karin Bojs


Tonterías selectas

16/04/2017

Un poco de respeto al agua, de José Luis Gallego

El desastre europeo, de Fernando Luengo

La “distopía” del régimen neoliberal (III), de Juan Laborda

Pentti Linkola

Los 10 mandamientos del Profeta Gentileza

3. Quien no vino para servir no sirve para vivir, debe desaparecer.

4. El dinero es la raíz de toda maldad, la planta de toda la infelicidad.

5. El demonio es el capital, que vende todo y destruye todo.