Tonterías selectas

07/12/2018

Perrea tú, de Laura Fernández

The Tunguska Event of 1908 – A Mysterious Blast 1000 Times Stronger Than The Atomic Bomb, by Arjun Walia of Collective Evolution (at LewRockwell.com)

Hay algunas cosas que no entiendo de Vox: carta a Santiago Abascal, de Esteban Hernández

… nada hay tan opuesto al catolicismo como el liberalismo radical que propugnáis. Se trata de una ideología que cree que la sociedad funciona gracias al egoísmo y que piensa que cuando cada uno sigue su interés, la vida en común se organiza de modo virtuoso. Si todos nos dedicamos a intentar conseguir, por ejemplo, el máximo de riqueza posible, la sociedad será mucho mejor, mientras que si intentamos actuar para mejorar la vida en común, acabaremos en el totalitarismo. Si somos egoístas, todo bien; si somos altruistas, todo mal.

… las privatizaciones nos han salido caras a los españoles; fíjate en lo que nos ha subido la luz, por ejemplo. Pero demos por buena tu tesis. Hacer lo que propones no debería llevarnos a una bajada de impuestos, sino a la desaparición de casi todos ellos. Sin embargo, no será así porque, insisto, hay que hacer frente a la deuda. Dicho de otro modo, seguiríamos pagando, pero esta vez no para ayudar a otros españoles y para conservar la estabilidad, sino para que las élites globales continúen viviendo a lo grande. He de recordarte que los españoles comunes y corrientes nos hicimos cargo de las deudas de las cajas para evitar el agujero que les iba a causar el impago a bancos extranjeros, y con ellos a las finanzas globales. Y lo que me parece raro es que no hayas hecho mención de ese tributo que, cual conquistadores, nos cobran año tras año esas élites internacionalistas que tanto criticas.

… Buena parte de nuestras empresas han sido deslocalizadas, otras han sido cerradas y casi todas han sido adquiridas por capital foráneo. España está en venta. Apenas tenemos agricultura y ganadería propias, no nos queda casi industria, las empresas energéticas son propiedad de fondos foráneos, buena parte de nuestros inmuebles están siendo vendidos a capital extranjero y los monopolios y los oligopolios están haciendo la subsistencia muy difícil a las pequeñas y medianas empresas nacionales. Lo lógico, como dirigente que quiere a España, sería que defendieses a nuestras firmas y que te opusieras a que los extranjeros, los de las élites globales, se hicieran con nuestro país. Pero así como otras veces no tienes problema en subirte al caballo para defender lo nuestro, en este caso no te veo muy por la labor. Más al contrario, te veo extrañamente cerca de los ricos de otros países, mucho más que de los empresarios y trabajadores del nuestro, esos que se levantan todos los días a las seis de la mañana para sacar España adelante.

… creo que vuestra aparición no tiene que ver con la llegada del fascismo ni nada eso, sino con la nueva expresión de un viejo problema. Al capitalismo le ha ocurrido en diferentes ocasiones: cuando las desigualdades son demasiado grandes, el descontento social se hace mayor y la cohesión se rompe, amenazando con generar disfunciones graves, el sistema se repliega y se hace más duro para contener y acallar a los disidentes. No le interesa cambiar su estructura, sino aumentar el control.

¿Impuestos pobres o contra los pobres?, por José María Vera Villacián

Ryanair: una vida por las nubes en condiciones low cost, de Tania González Peñas, eurodiputada de Podemos


Recomendaciones

06/12/2018

Why Robot Brains Need Symbols: We’ll need both deep learning and symbol manipulation to build AI, by Gary Marcus

Who decides what words mean: Bound by rules, yet constantly changing, language might be the ultimate self-regulating system, with nobody in charge, by Lane Greene

Resources Are Almost 5 Times as Abundant as They Were in 1980, by Ronald Bailey

Central Bank Digital Currency Threatens Financial Privacy and Economic Growth, by Larry White

Do social psychologists have an ideological aversion to evolutionary psychology?, by Christian Jarrett


Tonterías selectas

06/12/2018

Esta Constitución no es la nuestra. Propuestas para una Constitución feminista, de María Eugenia R. Palop

Volvamos a las calles, de Pastora Filigrana García

Estos días, las movilizaciones antifascistas se han sucedido en las ciudades andaluzas. La rabia ante la desigualdad de aquel 4 de diciembre de 1977 sigue latente. Tenemos respuestas. Ante la explotación insostenible de la tierra, lucha sindical y reforma agraria; frente a la turistificación explotadora, sindicalismo y barrios organizados; contra los recortes en sanidad y educación que afectan especialmente a las mujeres, defensa de lo público; frente a la emergencia habitacional y la pobreza, ocupaciones. Este es el plan.

La guerra de Vox contra el feminismo, de Nuria Alabao, periodista y doctora en Antropología, miembro de la Fundación de los Comunes

¡Levantemos un muro antifascista!, de Eduardo Cáliz, abogado y ex-miembro del Secretariat Nacional de la CUP

¡Eh, abuelo, deja de ser un mierda!, de Eliane Brum


Recomendaciones

05/12/2018

El primer tratado comercial de la era Trump, de Juan Ramón Rallo

¿Es el liberalismo posible?, de Diego Costa

Culture Matters, by Virginia Postrel

Markets without Friction, by Arnold Kling

When the state is unjust, citizens may use justifiable violence, by Jason Brennan


Tonterías selectas

05/12/2018

El PSOE planea legalizar las manifestaciones espontáneas, los grafitis y las barricadas

Bendito sea el fruto, de Lucía Lijtmaer

Caballos de Troya, de Enrique Gil Calvo

No pasarán, porque ya han pasado, de Aníbal Malvar

Los mitos del 29 y de la moderna gestión empresarial, de José Luis Llorente, de EconoNuestra


Tonterías selectas

04/12/2018

Feminismo y Vox, de Barbijaputa

El feminismo tiene un trabajo ingente pero vital contra el fascismo. No hay un movimiento ahora mismo en España con mas movilización y tan capaz de llenar las calles para hacer frente al racismo, al machismo y al clasismo que se reunirá en torno a las urnas en las elecciones venideras.

Las feministas no tenemos miedo, tenemos razón, y lo sabemos. Y no vamos a descansar hasta que derrotar al fascismo. Somos el enemigo y ellos lo saben. Por eso hay tantas propuestas en sus programas sobre las mujeres, todas de control: prohibirnos el derecho a decidir sobre nuestros cuerpos y obligarnos a ser madres, eliminar el género de cualquier ecuación, negar el machismo como fuente de violencia, y hacer crecer así al patriarcado.

A las compañeras les diría que transformen el miedo inicial, paralizante, en rabia. En energía para instruirnos, leer, formarnos, organizarnos, hablar, convencer, unirnos. Todas a una.

La parte buena es que como los buenos misóginos que son, nos subestiman. Subestiman el poder de organización de las mujeres, nuestra capacidad y nuestra resistencia. Nos ven como meras vasijas de los hijos que tenemos que parir: nos desconocen por completo. La sorpresa será mayúscula.

A “Little Ice Age” Is Where We Are Heading, According To Multiple Scientists, by Arjun Walia of Collective Evolution (at LewRockwell.com)

El tocomocho intelectual del neoliberalismo, de Juan Laborda

Talegón y la liberación de las putas, de Alicia Díaz

El útero de los huevos de oro. Una distopía, de Berta O. García


Tonterías selectas

04/12/2018

Extremo feminismo, de Cristina Fallarás

… el feminismo, que sólo puede ser extremo, radical, será el que plante cara a los bárbaros. Si no, al tiempo.

Sorprendentemente, quienes sí parecen conscientes de la potencia transformadora del feminismo son los de la extrema derecha, que han eliminado de entre sus demonios a la izquierda “radical” para sustituirla por las mujeres.

Nuria Coronado Sopeña entrevista a Lina Gálvez Muñoz

Poniendo en práctica su enorme conocimiento en historia económica y social. Así vive desde el pasado 7 de junio Lina Gálvez Muñoz, fecha en la que fue nombrada consejera de Conocimiento, Investigación y Universidad de la Junta de Andalucía. Y es que esta reconocida feminista se ha propuesto implantar con su nuevo trabajo la sensatez de la igualdad. Lo hace no solo por justicia ante la mitad oprimida de la sociedad sino porque es consciente de que todas y todos podemos poner granos de arena para derrumbar los muros que impiden a las mujeres ser libres y desarrollar una vida plena.

…A Gálvez le faltan manos y horas al día para poder hacer, o más bien deshacer, lo que ha provocado en nuestra sociedad la crisis y con ella la precarización de las políticas de austeridad. Según la consejera los aprietos de estos tiempos difíciles afectan de lleno al mercado de trabajo y tienen como consecuencia “la bajada de ingresos en las familias siendo estas las que, dada también la reducción de los servicios sociales, han de asumir las necesidades de atención y cuidados. Un trabajo no remunerado que repercute directamente en las familias y que son las mujeres las que asumen principalmente. Cuando la economía comienza a mejorar, la recuperación del empleo masculino se produce antes que la del femenino. Todo ello deriva en un retroceso de los avances de igualdad en todos los ámbitos, incluso en esa perspectiva más cultural de devolver a las mujeres a su espacio natural”, recalca.

… “No es la crisis la que afecta directamente a las mujeres, sino las medidas de austeridad, que son deflacionistas en relación a los salarios. Además también porque disminuyen los recursos y la previsión y acceso a los servicios públicos, sobre todo las políticas sociales, en los que las mujeres son las principales usuarias, las principales empleadas y las sustitutas naturas. Cuando no se proveen estos servicios sociales pasa a la familia y pasan por tanto a las mujeres a modo de trabajo no remunerado”.

P: ¿Cuánto tiempo y dinero se nos debe a las mujeres por el amor gratuito que se nos ha vendido teníamos que dar a la sociedad y que nunca se nos ha pagado?

No solo es cuestión de dinero, es también una cuestión de visibilidad y de poder. Pero no poder en el sentido masculino del término, sino poder en relación a la toma de decisiones, a disponer de un espacio en el que organizar y hacer las cosas de otra manera. En poder articular y ejecutar medidas y actuaciones que lleven a replantear nuestra sociedad y a nuestra economía de un modo diferente. Por tanto, la deuda es inmensa. Se suele hablar mucho del talento femenino, que se pierde porque el 60% de los egresados son mujeres y no estamos incorporadas en la misma medida al mercado de trabajo ni en los puestos de dirección que nos correspondería; pero se habla poco de que se desperdicia el talento cuidador de los hombres por la falta de corresponsabilidad.

… Esos repartos igualitarios influyen en el bienestar, especialmente en el de la infancia. ¿Si no somos conscientes de ello seguiremos siendo mera sociedad de consumo en lugar de responsable y democrática?

Sí, sin duda. Aunque establecer la vinculación que existe entre los usos del tiempo de los padres y el bienestar de los niños y las niñas puede parecer difícil, hemos venido estudiando esa relación y, desde luego, hay una influencia clara. Principalmente porque repartos de tiempos tan desiguales fomentan en definitiva un modelo económico y de participación en el mercado laboral de jornadas muy largas para los padres y sitúan el consumo por encima de disponer del tiempo y del bienestar. Y si avanzamos a un mejor reparto de horarios y de trabajos pues tendremos más tiempo para estar con las criaturas. Para el cuidado en general, a la vez que podremos diseñar mejor nuestros proyectos vitales y profesionales. Igualmente podremos educarles en una forma de vida menos consumista.

… Para Lina Gálvez Muñoz una sociedad corresponsable es sinónimo no solo de la riqueza contante y sonante sino también multimillonaria gracias al talento femenino no desperdiciado. Por eso, además de clamar por la corresponsabilidad de los hombres, considera clave que las instituciones públicas y toda la sociedad en general se impliquen. Y en ese todo entran las empresas, instituciones o sindicatos. “Necesitamos de esa implicación para avanzar hacia una organización social del cuidado, que no sea exclusiva de las mujeres, sino que sea una responsabilidad común. Si eso es así, a las mujeres se nos libera muchísimo tiempo para poder realizar proyectos de vida autónomos —al igual que hacen los hombres— y que estén en consonancia con nuestros deseos, formación y capacidad de trabajo. Si tenemos más tiempo, habrá muchísimas más mujeres en todos lados porque el talento está igualmente repartido, lo que no lo está son las oportunidades”.

Además la experta en historia económica y social considera que una sociedad feminista en la que las mujeres dejen de estar en precario es la mejor inyección para prosperar. “Todas las mujeres con recursos son más autónomas y disponen de más capacidad para hacer frente a las adversidades que les vayan viniendo. Va a tener más libertad, le va a permitir tomar decisiones con más libertad. Lo que sí es una mujer que va a ayudar a disminuir la pobreza, sobre todo, la pobreza infantil. Sabemos que cuando una mujer tiene recursos propios los revierte más en el bienestar de los hijos y de las hijas que si esos recursos son del marido o padre de la criatura”, comenta.

Un bienestar que aún es más inalcanzable cuando las mujeres llegan a la vejez. “Tenemos una construcción de estado del bienestar y fiscal que se basa en que el hombre es ganador de pan y la esposa es dependiente. Eso justifica que a la mujer se le pague menos salario a lo largo del ciclo profesional o que se hayan incorporado en menor medida al mercado de trabajo porque se supone que es auxiliar al marido. Aunque esto está cambiando para las próximas generaciones, todavía existe, no obstante, una brecha salarial muy grande que hace que las mujeres coticen menos y durante menos tiempo y con mayores intervalos, lo que hace que la brecha —el diferencial en pensiones—sea mayor. Además, muchas mujeres que no han tenido contribución, no son conscientes que el marido se desgrava por ellas y que, por tanto, parte de la pensión de él también es de ella”, recalca la consejera.

Gálvez añade que esta construcción social y fiscal precariza hasta situaciones de las que no somos conscientes pero que ahondan en la brecha salarial y en la pobreza femenina. “Todavía tenemos un sistema fiscal en el que la tributación individual no es obligatoria, en el que se sigue fomentando la tributación familiar. En otros países como Suecia, desde los años 70 es obligatorio tributar de manera individual, mientras que aquí todavía podemos elegir. Hay estudios muy concluyentes que demuestran que hay un desincentivo de participación del segundo proveedor familiar, sobre todo en el momento vital en los que se requieren otros recursos no económicos, como es el cuidado de hijos, que es en tiempo y en presencia. Cuando hay un sistema de fiscalidad común se desincentiva la participación del segundo proveedor familiar”, dice. Por eso para ella es básico disponer de pensiones no contributivas dignas que beneficien a las mujeres y especialmente a la generación que no estaba incorporada al mercado de trabajo o que lo hicieron sin que los empleadores les dieran de alta en la Seguridad social y, por tanto, sin cotizar. “También queremos avanzar hacia un permiso de maternidad y paternidad intransferible, en teoría también debería aplicarse a los hombres. Hay que cambiar el modelo completo y no colocar parches porque si no podemos estar siendo incongruentes. Pero para todo ello, se precisa revisar el mercado de trabajo y el reparto de trabajos por tiempos porque el sistema de pensiones está vinculado con todo esto”, añade.

P: ¿Qué me dice de una realidad tan dura como la de que cada vez haya más mujeres que mueren solas y sin recursos?

Me parece doblemente dura porque refleja dos cosas principalmente: en primer lugar, unas pensiones injustas con las mujeres que no han cotizado, no que no hayan trabajado, y que las deja en la miseria y sin recursos para afrontar una vejez digna y; en segundo lugar, refleja lo poco valorados que están los cuidados en esta sociedad, cuando son esenciales y deben estar en el centro de las políticas públicas, y más cuando se trata de personas que, seguramente han dedicado su vida a cuidar de otros. Por otra parte debemos hacer una profunda reflexión acera del modelo de sociedad que tenemos, una sociedad muy individualista que está cambiando el alma de las personas y en la que no estamos dispuestos a devolver ese esfuerzo que durante muchos años esas mujeres hicieron para cuidar de los suyos.

Esta realidad responde a un sistema económico, social, fiscal y de pensiones completamente injusto, que es reflejo también de otras injusticias del pasado, como la no cotización del trabajo de las mujeres y la infravaloración de los cuidados. En una sociedad machista y patriarcal todo lo relacionado con estas está infravalorado.

P: ¿A quiénes no les importa la igualdad retributiva qué les dice?

La desigualdad retributiva no es solo ya una cuestión de justicia social, sino que es una apuesta por una economía más sostenible y una sociedad más sana. Hay estudios que demuestran la relación entre la desigualdad de género y la pobreza infantil. Si las mujeres tienen una mejor posición política y social, se reduce la malnutrición de los niños, se mejora la tasa de participación escolar y favorece el acceso a los servicios sanitarios.

Necesitamos una sociedad en la que se dé un mejor uso del talento, más disposición a esforzarse y en la que haya una mayor correlación entre la remuneración y la formación y el esfuerzo de las personas. No puede ser que tengamos un sistema en el que hay un 60% de egresadas universitarias y que luego no tengan oportunidades en el mercado de trabajo. O que, desde el año 2001, haya más mujeres que hombres en edad de trabajar con estudios superiores y, en cambio, sigamos encontrando, de una parte, una brecha de participación en el empleo favorable a los hombres y, de otra, cifras de paro y temporalidad y parcialidad en el lado de las mujeres.

La profecía de Evgeny Morozov, el hereje de internet: “Todo va a ir mucho peor”

Sueldo mínimo y margenes. Una comparativa entre España, Suecia y Colombia, de Rikard Anderson, de EconoNuestra

Entrevista a Daniel Bernabé