Sobre ideas de la mente de Daniel Rodríguez Carreiro

Sobre ideas de la mente de Daniel Rodríguez Carreiro en debate con Juan Ramón Rallo.

Daniel defiende la filosofía de la mente basada en el hilemorfismo aristotélico tomista: ser humano formado por cuerpo (materia) y mente (o alma, forma). La parte racional (logos, razón, lenguaje) incluye voluntad e intelecto. Es esencialista: el ser humano puede conocer por abstracción las características de los seres (como por ejemplo un triángulo); puede conocerse a sí mismo con sus características de cuerpo y mente. Según Daniel el dualismo de sustancias y el hilemorfismo son las únicas filosofías de la mente que permiten intencionalidad.

Esto refleja los problemas de la escuela austriaca (economía, ética), que suele basarse en ideas filosóficas anticuadas en lugar de en ciencias naturales avanzadas: en este caso, cibernética, psicología (especialmente evolucionista), ciencia cognitiva, teoría de la información.

La mente, con parte consciente e inconsciente, es el resultado del funcionamiento del cerebro, percibido subjetivamente en primera persona, como órgano encargado de procesar información, construir y detectar patrones, conocer y comprender el mundo, y dirigir la conducta del organismo como agente. La mente de cada individuo representa la realidad y tiene modelos de la misma y de la propia mente que siente, piensa y dirige la acción, y aplica esos modelos descriptivos, explicativos y predictivos a sí misma y a los demás individuos para poder comprenderse, coordinarse, cooperar y competir. La intencionalidad es una forma sofisticada de control cibernético de la conducta: no la tienen solo los seres humanos, y no es la única forma de control de conducta en seres humanos (reacciones, hábitos, automatismos).

El solipsismo es absurdo. Los zombies (mentales, Chalmers) no existen, están mal imaginados. El experimento mental de Searle de la habitación china no demuestra que la mente no pueda ser algorítmica o que las máquinas no puedan entender el lenguaje (pueden tener no solo sintaxis sino también semántica). Los seres humanos son máquinas (especiales, orgánicas, biológicas, con mente compleja y autoconsciente).

Es problemático o paradójico que Daniel afirme que la intencionalidad ajena no se puede probar, al ser un hecho subjetivo, íntimo, introspectivo, siendo economista austriaco que se basa en la praxeología o análisis formal de la acción intencional de todos los seres humanos como axioma irrefutable.

Ver:

Cibernética I

Cibernética II

Cibernética y acción humana intencional

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios .