Tonterías selectas de Casandra Greco: 21 preguntas para una pandemia

Tonterías selectas de Casandra Greco: 21 preguntas para una pandemia

El neoliberalismo es el mayor “productor” de enfermedades, marginalización y pobreza desde el nazismo. El conjunto de medidas económicas tomadas durante el régimen nazi produjeron más enfermedad y muertes que la Gran Depresión. No son modelos económicos tan diferentes el uno del otro.

la OMS ha estimulado en exceso la competitividad. En su llamamiento a instaurar modelos de colaboración público-privado, ha privatizado en cierto modo la ciencia y ha instaurado un nuevo estándar muy alejado de la filantropía y el altruismo. La vacuna, una vez que se desplaza hacia las leyes del mercado, está destinada a ser una “fuente de ingresos” para la industria farmacéutica… El desarrollo de las vacunas se paga a través de los impuestos de la ciudadanía pero es el mercado quien pone el precio final marcando el derecho de acceso.

Transferir a los individuos la responsabilidad de la prevención o alejar a segmentos poblacionales de la probabilidad de enfermar o morir, tampoco es acertado. La única vía posible de derrotar un virus como el SARS-CoV-2 es desde el esfuerzo colectivo de toda la sociedad, guiada por el liderazgo científico y respaldado por la totalidad de agentes implicados y comprometidos en la causa. Y es ese esfuerzo colectivo el que debe ser sostenido a partir de mensajes claros acompañados de estímulos sociales, laborales y fiscales. Ante una pandemia de estas características, se debería haber optado por la habilitación de una renta básica universal. Se rescató a la banca ¿por qué no a las personas? Nunca deberían haber existido las colas de la pobreza. Señalo con el dedo directamente al Banco mundial, a la Unión Europea, al Fondo Monetario Internacional, a la Banca Central Europea. Incluso el Presidente del Parlamento Europeo abogó por una cancelación de la deuda, como se hizo en la II Guerra Mundial. Este mundo necesita humanizar la economía. Como afirma el economista Paul Krugman, “debemos ayudar a quienes lo necesitan simplemente porque son seres humanos.”

… el sustrato es ideológicamente idéntico, esto es, neoliberal.

… el progresivo desmantelamiento de la sanidad pública y la salud pública a favor de la privatización sanitaria y socio-sanitaria

… los gobiernos de Madrid y Catalunya han optado por eludir sus propias responsabilidades ante la opinión pública. No ha habido transparencia. Sí, en cambio, mucha opacidad. Desconocemos sus comités asesores, las actas de las reuniones y de las decisiones tomadas.

… lo que ha fallado, es, ante todo, nuestra humanidad. En España los brotes de mayor tamaño se siguen produciendo en residencias de mayores. Eso no es ética ni moralmente aceptable.

Hemos asistido a una auténtica batalla campal contra la libertad de expresión y el trabajo de numerosos expertos y asesores científicos. La independencia científica ha pagado un alto precio que se ha visto traducido en amenazas de muerte y acosos derivados de las declaraciones de expertos de alto perfil.

… estamos vivos gracias a la sanidad pública.

Es preciso eliminar el Pacto de Estabilidad y Crecimiento, responsable de impedir a los Estados miembros financiar adecuadamente sus servicios sanitarios. Contrariamente, se ha impulsado la agenda de privatizaciones. Lo que ha contribuido a la pésima respuesta de la Unión a la pandemia de COVID-19. Con todo, y conocidos los precedentes y la privatización de infraestructura y digitalización impuestos por los fondos de recuperación, espero que la Unión Europea no adquiera competencias sanitarias que puedan hacer peligrar la soberanía de los estados en sanidad e investigación públicas. Es necesario romper con las políticas de austeridad, privatización y desregulación que han devastado los sistemas sanitarios y han perjudicado a los profesionales.

El neoliberalismo, la principal filosofía económica del mundo, es responsable directo del surgimiento del Ébola y de sus secuelas. Lo mismo podríamos decir del virus de Nipah, del virus del Nilo Occidental, del virus del Sida y de tantos otros. La lista es inmensa. Cada una de las pandemias y brotes se hallan contextualizados en geografías socioeconómicas específicas. Esta corriente ideológica y económica imperante lo único que hace es reproducir hasta el infinito el mismo paradigma de enfermedad, destrucción y muerte. Nada de lo que acontece es nunca por azar. Todos y cada uno de estos factores –aniquilación de medios de subsistencia agrícolas, extinción de especies, privatización encaminada a desposeer a la población del acceso equitativo a bienes y recursos, desregularización de bienes y activos del Estado de acuerdo a los intereses del mercado, austeridad– son el germen de la “violencia estructural” neoliberal, y que ha derivado en la dramática situación en la que nos encontramos. En 2011-2016, se llevó a cabo un proyecto independiente multidisciplinar –Dynamic Drivers of Disease in Africa- para entender las causas subyacentes al patrón de determinadas enfermedades zoonóticas en el continente africano. Sus conclusiones no dejaban lugar a dudas. Más que de Ébola, deberíamos hablar de Ébola Neoliberal. Ahora, de Covid-19 Neoliberal.

Los incrementos en la mortalidad son, al menos en parte, una consecuencia directa de las medidas de austeridad impulsadas por la UE y los gobiernos.

Todo estos son elementos que pueden recrudecerse en esta y futuras pandemias, si no se pone fin a este modelo capitalista genocida.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios .