Tonterías selectas de Antón Costas

Los nuevos años veinte: ¿progresistas o protofascistas?

Las clases medias y populares de las sociedades capitalistas occidentales están demandando protección frente al deterioro que ha sufrido su nivel de bienestar y sus oportunidades de futuro en las últimas cuatro décadas, coincidiendo con la desindustrialización y el abandono en que quedaron muchas personas y comunidades. También demandan esa protección muchos sectores empresariales nacionales que han de competir en condiciones de desigualdad con empresas y productos de otros países.

Además de esta pérdida de bienestar, la demanda de protección viene también del miedo a las consecuencias que para esos grupos sociales y empresariales pueden llegar a tener los grandes desafíos de la nueva década, especialmente el cambio tecnológico, el climático y el demográfico. En muchos casos, aumentarán la desigualdad y traerán nuevas formas de pobreza.

Los Gobiernos democráticos occidentales fallaron en dar esa protección. Por si no fuera suficiente, la equivocada respuesta de política económica a la crisis financiera de 2008 y a la recesión económica de 2009-2013 añadió injuria al dolor que produjo la propia crisis. Se culpabilizó y se hizo pagar a las víctimas las consecuencias de los desmanes del capitalismo financiero y corporativo multinacional y los efectos de las malas decisiones de la UE y los Gobiernos nacionales con la llamada política de austeridad…
… sería un error dramático caer en el mito cosmopolita que ve en esta demanda de protección una conspiración colectivista contra la economía de mercado y la democracia liberal. Como sucedió con el proteccionismo de finales del XIX, la demanda social actual responde a causas objetivas. Ninguna sociedad puede aceptar sacrificar sus modos de vida y sus valores en el altar de una utopía de libre mercado autorregulado como la que se ha tratado de imponer en las cuatro décadas pasadas.

Hoy muchas circunstancias riman con las de la década de los veinte del siglo pasado. En aquella etapa hubo dos tipos de respuestas a la demanda de protección de la sociedad frente al intento de imponer la utopía del libre mercado. La de los demócratas progresistas, representada por la política de Franklin Delano Roosevelt, el new deal (contrato social), y la protofascista, protagonizada por la política de austeridad del canciller alemán Heinrich Brüning. La primera salvó a la democracia estadounidense. La segunda fue una invitación a la llegada del fascismo a toda Europa. Son muchos los libros que ayudan a comprender estas similitudes y a enfocar bien las soluciones políticas y económicas a los retos de estos próximos veinte. Pero si tengo que hacer una única recomendación, sería la lectura de la gran obra de Karl Polanyi La gran transformación.

Los próximos veinte necesitan llevar a cabo una nueva “gran transformación”. Un nuevo contrato social que haga posible otro capitalismo, como del que hablé en mi anterior columna (22-12-2019). Sólo así las democracias progresistas se impondrán al fascismo.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios .

A %d blogueros les gusta esto: