Tonterías selectas de Jorge Tamames: Gobernar a ritmo de cambio

Tonterías selectas de Jorge Tamames: Gobernar a ritmo de cambio

Sobre Karl Polanyi y La gran transformación.

El problema es que tierra, trabajo y dinero constituyen “mercancías ficticias”, imposibles de comercializar sin la imposición de un entramado legal represivo. Sostener esta ficción hace del liberalismo una “utopía austera”, dependiente de la coerción estatal y en última instancia insostenible. El apego de la era victoriana a esta fórmula —expresada en la institución del patrón oro— la arrastró a su destrucción tras dos guerras mundiales…

La emergencia climática, las reivindicaciones de trabajadores precarios y la crisis del euro expresan hasta qué punto tierra, trabajo y dinero siguen siendo conceptos políticos antes que comerciales. Luchas por el derecho a la vivienda en España o la sanidad en EE UU muestran la tensión que genera delegar aspectos fundamentales de nuestra existencia a las leyes de oferta y demanda. En 2011, cuando los indignados protestaron bajo lemas como “no somos mercancía en manos de políticos y banqueros”, recibieron un respaldo social abrumador. La incapacidad o falta de voluntad para responder a este doble movimiento guarda relación con la inestabilidad; también con la deriva coercitiva iniciada entonces. La ley mordaza y el recrudecimiento de la legislación antiterrorista son ejemplos.

La gran transformación enlaza una crítica al liberalismo económico con una teoría de cambio social, por lo que combina fortaleza teórica con un mensaje rotundo. No es el socialismo, sino el proyecto de la derecha libertaria el que termina revelándose como un cuento de hadas peligroso.

… las crisis económicas a menudo se perciben como catástrofes culturales: sacuden los cimientos del mundo tradicional y dejan a sectores de la población en busca de respuestas más o menos coherentes a la utopía austera del mercado.

“La esencia del progreso económico”, escribió Polanyi, “es obtener mejoras a cambio de trastorno social”. Atravesamos otra época de grandes transformaciones, en la que urge gobernar el ritmo del cambio y adaptarlo a las necesidades de nuestras sociedades. He aquí una enseñanza que un conservadurismo inteligente, consciente de que la mercantilización amenaza la pervivencia de los lazos sociales que valora, debiera ser capaz de aprehender. Mientras, es el centroizquierda, que renunció a la visión de Polanyi cuando abrazó la tercera vía, el que necesita redescubrir la vigencia de su pensamiento.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios .

A %d blogueros les gusta esto: