Tonterías selectas

Has Austerity Been Vindicated?, by Robert Skidelsky

Nuria Coronado Sopeña entrevista a Joaquím Bosch, magistrado: “La lógica del mercado lleva a la muerte de personas ancianas en soledad”

Lo cierto es que vivimos en una sociedad con crecientes obligaciones de todo tipo, con cada vez menos tiempo real disponible y con un ritmo de vida a veces insufrible. Las mujeres suelen practicar una doble y a veces triple jornada laboral, en el puesto de trabajo, en su casa y a menudo en el domicilio de un familiar. Me parece evidente que en bastantes ocasiones los parientes de las personas ancianas no pueden llegar a todo y el reproche puede ser muy injusto. Es la colectividad la que debe adoptar medidas a través de unas políticas públicas adecuadas, como ocurre en otros países.

… Ni los ayuntamientos, ni las comunidades autónomas, ni la administración central han pensado en estrategias para dar respuesta a estas situaciones. Resultan necesarias medidas de detección de las personas ancianas que viven en soledad y una asistencia social proporcionada a esas necesidades.

El problema de España estriba en que tradicionalmente esas situaciones eran resueltas por el apoyo familiar, al igual que en otras sociedades mediterráneas. Sin embargo, nuestra estructura social se está resquebrajando y, al mismo tiempo, ese debilitamiento de los vínculos familiares no se ha sustituido por una actuación de los organismos públicos. Las personas ancianas afectadas se han escondido en su soledad, jamás reclaman nada y tampoco disponen de instrumentos para reivindicar soluciones. La ciudadanía, las fuerzas políticas y los organismos públicos deben concienciarse ante una situación que probablemente afecta en España a decenas de miles de personas ancianas, aunque tendría que diagnosticarse correctamente.

P: ¿El maltrato a nuestros y nuestras mayores es reflejo de la sociedad machista y educada en la violencia?

Es una muestra de indiferencia colectiva hacia los valores del cuidado, muy poco prestigiados en una sociedad que todavía es bastante machista, en la que hay sectores que banalizan, minimizan o incluso ensalzan la violencia. Además, también es el resultado de concepciones económicas que, llevadas hasta sus últimas consecuencias, dejan en situación de indefensión a la gente mayor que vive en situación de desamparo. La lógica del mercado lleva a la muerte de personas ancianas en soledad. No son productivas si no cuentan con recursos y ninguna empresa puede tener interés económico en atender sus necesidades. Precisamente por eso son las instituciones las que deben corregir esas carencias estructurales y actuar al servicio de las personas. No obstante, seguimos escuchando discursos políticos que exigen más recortes sociales y que seguramente se escandalizarían ante una inversión institucional para afrontar mejor estos problemas.

Prólogo de ‘Necroeconomía’, el libro de Marta Flich

… Los mayores porcentajes de endeudamiento y la mayor ineficiencia económica se han dado en gobiernos de derechas o neoliberales o liberales (a veces no sé cómo denominarlos puesto que ellos mismos hacen lo posible para confundirnos).

… me decido a escribir un libro de economía sin números porque creo que ha llegado el momento de lanzar un manual desde un lugar humilde pero solvente.

… La necroeconomía es, por tanto, la economía muerta que da vida al capitalismo más grosero y sanguinario. La comunicación y el circo mediático es absolutamente imprescindible para retroalimentar este tipo de economía sin alma.

… no son pocos los buitres de votos que han querido sacar provecho del feminismo. Eso sí, cuando se les pregunta sobre su significado y reivindicaciones, titubeos y diarrea mental. No tienen ni idea.

… Me he dedicado durante más de dos años, como una de las disciplinas de mi trabajo periodístico, a hacer una crítica en forma de videoblog (siempre documentada con gran rigor, que por algo una tiene sus fuentes) y adaptada por tanto a un formato que me permitía llegar a un público muy amplio y dispar.

… esto puede estallar en cualquier momento. Como país periférico, cualquier esguince en Italia contagia a Grecia, Portugal y España. Tal vez la exposición de nuestros bancos en Turquía pueda influir tras la caída sin freno de la cotización de la lira turca en el segundo semestre de 2018. Aunque no tengamos que ver en cuanto a morfología económica. A los mercados, plin. Ellos buscan excusas para tener grandes márgenes con el humo de quemar puentes (ellos lo llaman confianza de los mercados) y el rédito económico rápido.

… la desafección en la que el capitalismo feroz nos ha «educado»… Frente a ello, las ganas de construir, la inteligencia, el humor, la pasión, la bondad, la empatía, la disciplina, el valor, la solidaridad y la capacidad del ser humano. De ellas y ellos, de los que estuvimos, los que estamos y los que estarán. Bienvenidas y bienvenidos. Comenzamos.

Entrevista a Marta Flich: “Los únicos que han sobrevivido a la crisis son los ricos”

Partamos de una premisa que es básica: ¿qué es la política? La política es la gestión de los recursos humanos. Los políticos trabajan para nosotros, son nuestros empleados. Somos los ciudadanos que les pagamos el sueldo a través de nuestros impuestos. ¿Qué gestión están haciendo de nuestro patrimonio? ¿Hacia dónde va la pasta que están gestionando? Ahora mismo va hacia los ricos y la redistribución es absolutamente injusta. Esos empleados, esos políticos, están cometiendo negligencia y no tienen que estar gestionando nuestro patrimonio porque no valen para eso.

… La redistribución ha brillado por su ausencia en estos años de crisis. Los únicos que han sobrevivido a la crisis son los ricos, las grandes riquezas y las rentas del capital. Los trabajadores han resultado perjudicados y si muchos han sobrevivido ha sido gracias a los abuelos que estaban cobrando una pensión y ayudaban a sus hijos y nietos.

… La economía está tan encriptada, los mensajes económicos son tan ininteligibles, que esa falta de herramientas que tienen los ciudadanos para poder entender la realidad es también necroeconomía. El caso más evidente es el tema del feminismo: como la derecha dice que es feminista cuando luego recorta las partidas presupuestarias que garantizan la igualdad entre hombres y mujeres.

… El feminismo es sinónimo de igualdad, ni más ni menos. Las mujeres hemos tenido que sacrificar nuestra vida personal por la vida profesional porque si no te quedas en el camino y no puedes aspirar a un buen puesto. Esto es un problema y se soluciona aplicando políticas de igualdad. Lo importante es que podamos tener acceso a los mismos puestos de trabajo con las mismas condiciones que los hombres.

… Hay cosas como la brecha salarial que se pueden solucionar con dinero a través de los Presupuestos Generales del Estado…

… Estamos a tiempo de hacer políticas contracíclicas, de ayudar con políticas sociales en un momento en que la sociedad necesita más atención para cubrir las desigualdades. Necesitamos aumentar la recaudación a los más ricos, que ahora mismo no pagan lo que deben, y tenemos que invertir en I+D+i, en las pequeñas empresas para que sean más competitivas y productivas. También tenemos que cambiar el modelo productivo y así no nos pillarán tan en bragas cuando las cosas vengan peor dadas.

… No hay nada malo en ganar dinero si luego pagas los impuestos que te corresponden. Pero las grandes riquezas y las grandes empresas no lo hacen. En España no hay justicia impositiva. La banca paga una tasa efectiva menor al 15% en el Impuesto de Sociedades; vamos a intentar al menos que esa tasa sea un 15% real. Pero ahora se van de rositas porque compensan provisiones, dotaciones, pérdidas. Lo mismo pasa con las grandes multinacionales.

… No pasa nada por subir dos puntos en el IRPF a personas que ganan más de 10.000 euros al mes. No pasa nada porque las grandes empresas paguen lo que tienen que pagar después de mucho tiempo sin hacerlo. Los recortes en Sanidad o Educación nos afectan a todos, pero especialmente a los que menos tienen. No es lo mismo que cada español ponga unos euros y tengamos una Sanidad pública como toca y que le pueda operar un buen cardiólogo o un buen neumólogo, que poner dinero de su bolsillo para pagar parte de esa operación, una operación que probablemente tampoco un ciudadano medio podría pagar, porque el 90% de las personas de este país cobra menos de 2.000 euros al mes, y no te quiero contar los que cobran menos de 600 euros.

P: Y también tenemos que pagar las pensiones.

Tienen que haber una solución, porque hay que pagarlas. Rajoy pidió un préstamo, ¿no? Pues ahora hay que pagarlas a través de un préstamo y eso va a cargo de los Presupuestos Generales del Estado y éstos se financian con impuestos. Si Fátima Báñez vació la hucha de las pensiones, entonces lo que hay que hacer es financiarlas a través de los impuestos porque los pensionistas han estado financiando y pagando impuestos toda la vida y se lo merecen.

P: Usted es partidaria de una Renta Básica universal. ¿Sería una buena alternativa a una situación social insostenible y de paso una buena forma de evitar un estallido social?

No afirmo nada concreto, pero sí abro un poco el debate. A mí me gusta el artículo 10 de la Constitución, el que habla de la paz social. La paz social se garantiza con la igualdad y con el cumplimiento de la Constitución, la misma con la que se llena la boca la derecha y luego incumple porque no le interesa. La paz social se tiene que garantizar con el bienestar social y para eso necesitamos un modelo productivo con más valor añadido, con mayores productividades, donde trabajando menos cobremos lo mismo y donde a través del impuesto de sociedades se pueda establecer una Renta Básica Universal que cuando llegue la jubilación se reduzca. Esto es redistribución justa porque es bueno que haya una renta que acompañe siempre a las necesidades de los humanos.

… La política es el arte de dialogar y ponerse de acuerdo por el bienestar social…

… La pedagogía tiene que ayudar, por eso he decido escribir este libro. Los economistas de izquierdas pensamos que el ser humano está en el centro y que a través de la pedagogía se pueden cambiar las cosas. Si aumentamos el tiempo empleado en los medios de comunicación a hablar de la verdad, de los conceptos económicos, de la cultura financiera, la gente entenderá qué es lo que le conviene. Los que trabajamos en medios de comunicación tenemos una gran responsabilidad en ese sentido.

P: Volviendo a Vox, ¿le asusta?

Sí, porque no hay nada peor que un idiota con poder. Son como monos con metralleta: Vox no tiene ningún tipo de contenido, ningún tipo de alternativa, no tiene ningún tipo de argumento; es un partido misógino y machista; no quiere redistribución ninguna y quiere privatizarlo todo. Ni siquiera sé para que se presenta a las comunidades autónomas si las quiere suprimir; además es un partido antieuropeísta. Vox tiene unas carencias muy preocupantes.

P: Y volviendo al libro, usted plantea acabar con el poder del oligopolio eléctrico.

Expongo cómo están las cosas y cómo deberían ser. Nosotros somos los que pagamos la factura eléctrica. Que nos bajen el IVA eléctrico es magnífico, pero el problema no está ahí, sino en el sobrecoste que estamos pagando por energías que están ya más que amortizadas. Las eléctricas se siguen llevando unos márgenes de beneficios increíbles. El mercado eléctrico no está funcionando y creo que hay que tender hacia un mercado de energías renovables con un mix que puede ser el mercado de gas o de ciclo combinado, que para más inri genera puestos de trabajo y, además, cuida el planeta, fíjate tú que bien. Podríamos llegar a lo que decía Jeremy Rifkin de la sociedad de coste marginal cero.

P: Eso parece misión imposible.

Es complicado porque son cinco empresas que lo controlan todo. Pero en el momento en que este tema se haga popular y la gente lo entienda el cambio se va a producir. La presión social va a ser imparable. La gente muere por pobreza energética, e igual que se van a acabar los desahucios, igual que se luchó contra las cláusulas suelo, igual que se lucha por la revalorización de las pensiones, también se conseguirá esto. Lo que pasa es que no quieren que lo entendamos, pero una vez que se entienda la presión social conseguirá el cambio. No hay que olvidar que los ciudadanos votamos.

P: Afirma también que han sido los bancos los que han vivido por encima de sus posibilidades y no los ciudadanos.

¿Quién rescató a los bancos? Los ciudadanos. Pues con eso está todo dicho. A lo mejor no es mala idea un impuesto a la banca o por lo menos obligarla a pagar un tipo efectivo que sea justo. Pagar los impuestos también es ser patriota. Nos lo deben. Y espero que los bancos no se vayan de rositas.

P: ¿Se siente respetada intelectualmente como economista? Lo pregunto en parte porque la caverna mediática le tiene cierta ojeriza.

Siempre han jugado a restarme credibilidad, pero esto es lo de “ladran pero cabalgamos”. Soy consciente de la guerra de los digitales de derechas y de los economistas de ultraderecha contra mí. Ellos se retratan y si se ponen nerviosos por algo será. Soy consciente de lo que digo, sé de qué fuentes bebo, y si les pica, que se rasquen. También les jode que yo sea mujer y también les jode que yo sea actriz, como si no se pudiera tener versatilidad.

La desigualdad, el gran desafío de Europa, de Fernando Luengo, de Podemos

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.

A %d blogueros les gusta esto: