Tonterías selectas

Entrevista a Juan Soto Ivars

Nosotros estamos en un momento en el que nos dicen que el progreso es netamente capitalista-liberal. Yo antes de la crisis era de derechas en el sentido económico. Yo me creía el relato de que esto iba como un AVE, que había que dejar que los ricos generaran riqueza, que era su labor. La crisis me supuso la caída del guindo; hice el camino contrario del que se supone que tienes que hacer según maduras. Para mí este sistema capitalista me parece una estafa a gran escala y que está intentando desde los años 80 liberarse de la tenaza del Estado, que cada vez es más tenue. Si nuestra época entiende como progreso este sistema capitalista, no me parece descabellado que en el futuro las calles homenajeen a los artífices de esta sociedad. Las calles en mi libro están dedicadas a neoliberales convencidos como Daniel Lacalle, José María Aznar…

Por eso el sistema económico que aparece en la novela es el de capitalismo racional, ya que continuamente nos están diciendo que tenemos que ser racionales, dejarnos de sentimientos, que tener que ser individualistas… Si la cosa sigue por este camino, no me parece descabellado que les pongan estos nombres a las calles.

… A través del libro yo muestro mis preocupaciones. Yo no sé lo suficiente de economía para saber si puede haber un reajuste dentro del sistema. De hecho, mis personajes en la novela son muy ingenuos, lo que me parece una de las cosas divertidas de la novela. Hay un momento que unos revolucionarios le cuentan a la protagonista qué quieren hacer. El lector en ese momento se plantea que serán comunistas o anarquistas. Pero no, ellos quieren una socialdemocracia capitalista. Y hablan de ese sistema, que es del que han oído hablar, el que estamos nosotros ahora destruyendo, y en el que había sanidad y educación pública, jubilación… que había una serie de derechos que ellos ni han olido. Esa ingenuidad de los personajes me parece que es una constante: todos los revolucionarios han imaginado un pasado glorioso para intentar construir un futuro justo.

Lo que no me creo es que el optimismo de los liberales de ahora –y digo liberales con mucho asco porque para mí éstos son neoliberales– piensen que el mundo social vaya a mejor. El problema es que ellos ven las cifras en macro: defienden que hay más riqueza a nivel general, una clase media más asentada…, pero yo me parto de risa ante estos argumentos. ¿A mí qué me importa esto? En esta novela pongo a España como parte del Tercer Mundo y en China crece una clase media. Si en China se crea una clase consumidora, ¿qué pintamos nosotros? Esa es la gran incertidumbre que me lleva a escribir la novela.

P: Otro tema que aparece en la novela es la desaparición de los Estados tal cual los conocemos hoy en día.

Pero es que ya han desaparecido. Ahora estamos con las banderitas todo el día porque estamos llenos de miedo. Pero mira lo que pasó en Grecia. El poder que tiene ahora mismo un Estado para resolver sus asuntos internos es nimio. Tiene que ser un Estado fortísimo como Rusia o Estados Unidos. Fortísimo digo desde lo mercantil. Pero no es Estados Unidos o China quien manda, sino sus empresas. Por ello sostengo que los Estados ya han desaparecido. Por ejemplo, si saliera Podemos, su capacidad de maniobra sería mínima, ya que España ahora mismo es una deuda. ¿Quién manda entonces? ¿Qué es el Estado ahora? ¿Qué posibilidad tiene un Estado de salvaguardar su sanidad pública o la educación cuando es todo deuda? A nosotros nos hace falta una separación de los poderes políticos y económicos ya. Mientras no se sepa si manda el presidente del gobierno o Iberdrola, estamos en manos de los empresarios, no de los políticos.

… la moral que impera en nuestra sociedad es utilitarista. Esto quiere decir que algo es bueno o malo con el criterio de si funciona. Al liberarnos de una moral más filosófica, es la codicia lo que mueve la sociedad. Y ahora estamos en eso. A nosotros nos vendieron que los fondos buitre se iban a comer la carroña y a sanear el mercado de la vivienda que estaba destrozado. Ahora descubrimos que los fondos buitre son otra cosa, que están volviendo a subir el precio del alquiler y creando otra burbuja, ya que con los precios que hay, a día de hoy sale a veces más barato comprar una casa que alquilarla. Y volveremos a las mismas consecuencias, ya que nadie en el poder toma decisiones desde un punto de vista que no sea utilitarista. Todos esos pisos vacíos son un botín.

… yo estoy convencido de que lo que nos separa de la violencia es el precio de la comida. La comida basura en el sistema capitalista es tan barata que los pobres son obesos. Yo pienso que si los pobres son obesos, no van a coger un fusil. Ni siquiera van a hacer huelgas. En la novela los pobres son flacos, el precio de la comida fluctúa como el de la luz…, ahí es entonces cuando los pobres pasan hambre y cuando aparece la violencia.

El tema del precio de la comida no me parece tan descabellado según lo que está sucediendo. Yo interpreto que el precio de las salchichas del Día son un mecanismo de control del poder financiero. Un mecanismo muy efectivo, ya que estás engordando al pobre, dándole televisión y dejándole postrado. No sé hasta qué punto ese sistema de control acabarán descuidándolo. Si descuidan esto es cuando surgirá la violencia. Lo que no puede ser es que una sociedad retroceda. Esto ha pasado muy pocas veces en la historia. La sociedad produce violencia mientras va perdiendo derechos, pero estalla cuando se canaliza. Esto puede ser por un dictador o por el encarecimiento de los productos básicos.

… Ahora mismo luchar contra el capitalismo es como luchar contra Internet. Es como una hidra. Por eso no tengo ni puta idea. Lo que sí sé es que hay que armarla como los franceses: a la mínima que les tocan un derecho, lían una gordísima. Y son bastante resistentes. No se me ocurre nada mejor que hacer. Yo en el pasado me he opuesto a huelgas en el periódico, pero ahora lo veo como la única solución.

Ser más conscientes del mundo en el que vivimos…

Yo lo que detesto de la izquierda es que trabaja desde el punto de que tiene que llegar a todas las cabezas. A mí sí me sirve ser más consciente, pero no sé si es una solución. El sistema de propaganda del capitalismo es muy efectivo, ya que te dice que vas a ser joven hasta los 70 años, que vas a disfrutar de muchos productos, que seas tú mismo… Para llegar a ser consciente tienes que hacer el viaje tú mismo. La izquierda yo creo que tiene que luchar por cosas concretas y dejarse de intentar que todos salgan a una a la calle. La mayoría de la clase obrera es de derechas. Lo decía Fernán Gómez: “Yo soy de derechas porque quiero ser rico”. Esto es una identificación que tiene que ver con el deseo de prosperidad. Y es muy difícil luchar contra esto. No me gusta lo de abrir los ojos, no me parece el camino.

Con Bankia nos estafaron a todos, de Juan Carlos Escudier

… mientras se salvaba a los bancos se condenaba a las personas.

Víctimas de Bankia fueron los ancianos a los que se empezó a cobrar en las farmacias y que dejaron de tomar medicamentos porque no podían pagarlos, los enfermos a los que se les negó tratamiento en la Sanidad pública porque era muy caro, los que se quedaron sin subsidios y solo vieron salida a su desesperación en una ventana abierta, los jóvenes que no pudieron pagar las tasas universitarias, los trabajadores temporales a los que no renovaron, los fijos a los que echaron, los que vieron sus sueldos congelados, los científicos que perdieron sus laboratorios, los dependientes que quedaron desatendidos, o los condenados a hacer las maletas y buscar sustento en otros países. Ninguno de ellos será testigo en esta causa que les cambió la vida.

¿Hacia dónde vamos?, de Miren Etxezarreta

Cambio demográfico y colapso ecológico…¡cuánta hipocresía y miopía!, de Fernando Luengo, economista y miembro del círculo de Chamberí de Podemos

La enorme crisis social creada por las políticas neoliberales de los gobiernos españoles y catalanes, de Vicenç Navarro

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.

A %d blogueros les gusta esto: