Tonterías selectas

Entrevista a Nerea Barjola, investigadora feminista, sobre el caso Alcàsser

Alcàsser no se contó. Se hizo reproduciendo todo el rato significados profundamente sexistas, responsabilizándolas a ellas y, por ende, al resto de mujeres jóvenes.

P: Llega a afirmar que Alcàsser es un régimen político, ¿qué significa eso?

Lo es porque no deja de suceder, porque nos siguen asesinando y está en el centro mismo de la cotidianidad social. No es algo excepcional, tratarlo como excepcional lo sitúa fuera del conjunto social. Yo cojo un concepto de Agamben, que es excepción, y que lo que plantea es que todas las situaciones que son vividas, gestionadas o construidas como excepcionales en realidad lo que hacen es mostrar la esencia misma de la norma. Si se quiere estudiar lo general, hay que estudiar la excepción. Eso me ha permitido sacar el crimen de Alcàsser de su variable terrorífica y situarlo en el centro mismo de la cotidianidad, porque no es un caso aislado, sino que forma parte de la estructura social. La violencia machista es estructural.

… No hablan del crimen en términos políticos feministas para pensar en cómo y por qué los hombres detentan el derecho de torturar sexualmente a tres adolescentes, sino que se habla de por qué ellas hicieron autoestop.

P: También habla de que estos relatos tienen efectos en los hombres, ¿cuáles?

A ellos les pone en contacto con los privilegios que detentan sobre la vida y el cuerpo de las mujeres y con su rol de propiedad. Si tú analizas como hombre que tiene privilegios lo que te están diciendo los relatos sobre terror sexual dices no quiero participar de esto. Ahora, si no lo analizas y no lo ves, continuas reproduciendo violencia sexual. Los hombres tienen esa opción de ejercer poder sobre el cuerpo de las mujeres, pueden decidir si usarlo o no, pero tener la opción de hacerlo ya es muy grave.

P: Dice que los propios medios de comunicación son violencia sexual, ¿por qué?

No son entes ajenos a la violencia, no solo producen y reproducen violencia sino que son violencia sexual, en el momento en que das una noticia que no es meramente descriptiva sino que culpabilizas a una persona, estás ejerciendo violencia sobre el resto de mujeres, que están siendo interpeladas por ese relato.

… Insisto, los medios forman parte del conjunto social pero también de no tener la voluntad política de tener la perspectiva feminista para hablar de esto. Hay algo de no querer cambiar el statuo quo sexual.

¡Despertemos!, de Juan José Millás

Entrevista a Clara Serra, diputada por Podemos en la Asamblea de Madrid

… sacar el cuidado de la esfera política, invisibilizarlo y feminizarlo (que es lo mismo), nos deja más desarmadas frente a las embestidas del capitalismo salvaje. Cuando el capitalismo arrasa con el sistemas de servicios públicos de cuidar a nuestros mayores, a las personas dependientes, a los enfermos (porque arrasa con los hospitales), a los niños (porque privatiza las escuelas infantiles)… las que más sienten su ausencia son las mujeres, porque son las encargadas del cuidado.

Que la asuman los sujetos más invisibilizados de la política es un negocio perfecto porque queda soterrado. Esto es lo que ha pasado en esta crisis. Los efectos de largo alcance han recaído sobre las mujeres y han quedado un poco mudos. Se ha sufrido en las casas, pero no se ha hablado de ello en la política. Porque quienes hacen política son principalmente hombres que no cuidan. Es un negocio redondo para el capitalismo invisibilizar una esfera que está permanentemente golpeando y arrasando. Es políticamente necesario que el cuidado aparezca en escena y que digamos que vamos a defender estos derechos.

… Creo que hay que aprovechar las fricciones que a veces se dan entre el capitalismo y el patriarcado y hacerlas funcionar en nuestro beneficio. Por ejemplo, el capitalismo es superfuncional a la ocultación del cuidado, y en ese sentido es un cómplice total del patriarcado. Pero el capitalismo algunas veces ha parecido ir de la mano del movimiento LGTBI, cuando hablamos del capitalismo rosa. Pues cuando hay fricción entre unos poderes y otros es también un momento de oportunidad política. Y lo que hay que hacer es aprovechar esas brechas y enfrentarnos a él.

… El capitalismo intenta cooptar el movimiento LGTBI y ahora al feminismo… Estamos en ese momento en el que vemos que empieza a ser funcional al capitalismo, por cosas como que la firma H&M vende camisetas… Este es un debate que se está dando ahora en el feminismo y que ya se ha dado en el movimiento LGTBI. Lo digo es que hay que ser muy conscientes de eses intento de cooptación, pero a la vez ser conscientes de que esa cooptación no es total. A veces podemos intervenir políticamente para que algo que le es funcional al capitalismo nos acabe resultando beneficioso a nosotras. Mi reflexión es que no demos por hecho que si al capitalismo algo le viene bien, a nosotras necesariamente nos viene mal, porque es más complejo y a veces hay algo que podemos utilizar. No siempre es el capitalismo el que te usa a ti, sino que hay un margen en el que puedes usarlo en tu beneficio, para tu lucha. Usar las propias herramientas del enemigo.

Pensiones, un derecho de todos, de Pepe Álvarez, secretario general de UGT

The Winter That Will Not Quit, by Mark Sircus (at LewRockwell.com)

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.

A %d blogueros les gusta esto: