Tonterías selectas

Los retos del feminismo

¡Hasta aquí hemos llegado! Ni podemos ni queremos esperar más, de Ana de Miguel Álvarez, profesora titular de Filosofía Moral y Política en la Universidad Rey Juan Carlos de Madrid

La Pierna y yo, de Incitatus

Entrevista a Remedios Zafra

Los políticos del PP y Ciudadanos se excusan al no apoyar las movilizaciones feministas con que “no se consideran anticapitalistas”, dando a entender que el asunto es ese, cuando aquí lo que importa es la igualdad que se reivindica. Una igualdad que acoge pluralidad de visiones respecto a la economía y el capitalismo, aunque se comparta una crítica evidente y (creo) necesaria.

P: Pero buena parte del pensamiento feminista se manifiesta contrario al capitalismo.

Así es. Aunque hay multitud de enfoques y miradas dentro del feminismo. Lo que sucede es que a algunos partidos no les interesa habitar en esa complejidad. Su estrategia es aprovecharse de la polarización existente. La implicación en el compromiso de esta semana debiera ser una cuestión básica para quienes ejercen la política. Aun así, tengo una visión matizada respecto al tema.

P: ¿En qué sentido?

Mi posición no es contraria, sino absolutamente crítica hacia el capitalismo. Valoro cómo, por ejemplo, a principios del siglo XX pudo favorecer determinadas formas de emancipación y acceso a ciertos trabajos de las mujeres, sin embargo su lógica extrema me parece perversa porque favorece que el estado abdique en sus “responsabilidades sociales” (cuidado, atención a dependientes…) enfatizando la “responsabilidad individual” como una clave que termina por perjudicar y precarizar a las mujeres. Pero creo que es un asunto sobre el que no es fácil simplificar.

P: Pero ahora no basta con eso.

Cierto. Ahora el escenario ha cambiado. De hecho, en la última parte de El entusiasmo establezco una analogía entre las clásicas formas de feminización de los trabajos hechos por mujeres -las tareas domésticas y los cuidados, que siendo trabajos a tiempo completo el capitalismo no los ha valorado ni como empleos ni como producción sino como consumo- con su equivalencia actual en multitud de trabajos feminizados que se caracterizan por una gran precariedad. El capitalismo, en gran medida, es parte del impulso de ese problema.

Entrevista a Ignacio Sánchez-Cuenca: “El enfoque moral de la izquierda es superior al de la derecha”

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.

A %d blogueros les gusta esto: