Tonterías selectas

Liberalismo de estrambote, de El Club de los Viernes

El rebelde siglo XXI, de César Antonio Molina, escritor y ex ministro de Cultura

Quienes hemos vivido más años en el siglo XX que los que viviremos en este presente, pensamos a la caída del Muro de Berlín que el sistema democrático no solo se extendería por el resto de la Europa dividida tras la Segunda Guerra Mundial, sino también por Rusia y otros muchos países del mundo…

… la globalización inquietó a los ciudadanos, la crisis económica desestabilizó la sociedad del bienestar, y la incapacidad de los gobiernos para proteger los intereses de sus representados dio pábulo a la aparición de los populismos de ambos extremos.

… La democracia, para esas masas que votaron a los populistas, abandonó a sus ciudadanos, los arrojó a manos de grupos de empresas extranjeras, los dejó sin protección frente a los flujos de nuevas poblaciones incontrolables sean refugiados o inmigrantes. Los ciudadanos también tuvieron que pagar con la austeridad la crisis de los bancos y del sistema neoliberal extremo. Y por si todo esto no fuera poco, el desfase entre el desarrollo tecnológico y el ser humano creó y crea miedos, ansiedades, aprensiones, un sentimiento de pérdida de control sobre nuestras vidas, unos sentimientos de ineptitud e inservibilidad. ¿Qué haremos con nosotros mismos cuando los robots controlen nuestras vidas? ¿Viviremos dedicados al mundo virtual?El ser humano siente negado su valor y dignidad y se considera marginado, excluido, un nuevo paria moderno al filo de los límites de su dignidad. La globalización económica y la información superabundante han creado también la sensación, en muchos casos verdadera, de la desaparición de la autoridad territorial.

… La democracia y, sobre todo, los partidos de la izquierda parlamentaria, deberían haberse preocupado por las vidas destrozadas por el capitalismo desbordado desde la desaparición de los estados comunistas que marcaban los límites.

… A la socialdemocracia, que tendría que erigirse como muro de contención de los populismos de izquierdas, le queda por defender los derechos humanos, la igualdad de género, la libertad individual, los servicios públicos, el trabajo digno, el futuro de los jóvenes. Es decir: proteger al individuo frente a cualquier tipo de agresión política o económica y también tecnológica. Evitar la muerte civil a tantos de sus ciudadanos. El paro, las prejubilaciones, el trato de la persona como una mera mercancía, adelanta la muerte física e inevitable con otra anterior, terrible e injusta: la muerte social o civil.

… Al individuo no se le puede dejar solo, indefenso, abatido frente a las coacciones sociales y los procesos de cambio que trastocan todo el ecosistema familiar y social. Al individuo no se le puede abandonar frente a los mercados y a la “violencia simbólica” a la que se refería el sociólogo francés Pierre Bourdieu. Al individuo no se le puede dejar sin la solidaridad de su Estado, su Gobierno, en definitiva, sin la democracia protectora.

… Los ideales igualitarios de la democracia han chocado con los neoliberales absolutistas de creación privada de la riqueza y con la cruel indiferencia de las corporaciones transnacionales.

… No confiemos tampoco en que internet es el nuevo parlamento. Internet es menos igualitario, abierto y democrático de lo que parece. Internet controla nuestras vidas. La privacidad será uno de nuestros bienes más escasos, y junto a ello, la libertad. Noticias falsas, insultos, engaños, un mundo alegal e incontrolado donde el usuario es él mismo un producto. Todo tiene que cambiar. Todo tiene que modificarse y el ser humano volver a estar en el centro. El mundo sin él carece de sentido. La política debe seguir siendo el cuidado y mejora de la vida de sus ciudadanos.

Antón Costas: “Hay márgenes empresariales elevados para subir salarios e invertir en tecnología”

Entrevista a Alberto Garzón

Cuando afrontamos preguntas fundamentales como por qué crece la extrema derecha, por qué la izquierda no es capaz de llegar a las clases populares con la fuerza con la que debería, por qué asistimos a una crisis política derivada de una crisis económica, cómo ha cambiado la estructura de clase de nuestras sociedades y cómo está en la base de todos estos fenómenos. La mejor herramienta para responder a estas preguntas es la perspectiva marxista.

Lo primero es tener una perspectiva rigurosa de lo que ha sido el comunismo como ideal movilizador de las masas. La idea comunista ha sido por la que la gente se ha movido en favor de los derechos sociales en todas las partes del mundo. Las naciones emancipadas en los procesos descolonizadores, la lucha por el sufragio universal y de los derechos civiles como el derecho al trabajo o a la huelga. Es más, de una forma bastante evidente la democracia tal y como la conocemos es el producto del empuje de la clase obrera bajo el ideal del comunismo y del socialismo.

… Tenemos que ser conscientes de que es una idea que ha sido criminalizada especialmente desde la caída del Muro de Berlín cuando el combate cultural se hizo muy desigual. La misión que tenemos es resignificar el comunismo como hemos resignificado otras cosas. Para eso hay que ser valientes y decir con tranquilidad “yo soy comunista”.

… Autores como Adam Smith o David Ricardo decían que el proceso económico era lo que se ve en la superficie, pero Marx dice que detrás de eso está la explotación, que es el eje central por el que funciona el capitalismo. Así el capitalismo funciona por la lógica de la ganancia lo que tiene una serie de consecuencias estudiadas en ‘El Capital’, un libro denso y con complicaciones importantes.

150 años después, tenemos una crisis capitalista en la que podemos entender fenómenos como la deslocalización de empresas, las bajadas salariales o las reformas laborales. Procesos económicos que parecen ajenos a lo escrito por Marx pero que están perfectamente descritos en ‘El Capital’ porque aunque el capitalismo ha tenido modificaciones superficiales no ha cambiado tanto. Esa base de análisis es fundamental para entender fenómenos que vemos día a día.

… cuando el derecho de autodeterminación lo exigen las partes más ricas hay que tener un elemento de sospecha.

Entrevista con Alberto Garzón

El marxismo sigue siendo una herramienta que arroja luz. No es un sistema cerrado y, de un modo modesto, nos puede ayudar a entender la realidad mucho mejor que otros. A los comunistas lo que nos corresponde es resignificar todos estos elementos en una época, la nuestra, con características muy diferentes de las de otros tiempos pero también con muchos elementos de continuidad. El capitalismo no es azaroso, está sometido a reglas y lógicas que Marx descubrió con acierto, y es ese conocimiento el que nos permite acercarnos a fenómenos sociales como la globalización, la desestructuración social o el aumento de poder de las grandes empresas, asuntos que en ausencia de una teoría como la marxista parecerían desconectados.

… La globalización del capital ha producido que los trabajadores de todo el mundo compitan entre sí y los muchos millones de obreros de China e India lo trastocan todo. Por eso ocurre el regreso nacionalista. Si no logramos articular una defensa positiva de las clases trabajadoras del mundo, iremos a guerras tribales.

… Hay un diagnóstico esencial, el de Karl Polanyi, que señala cómo cuando avanza el libre mercado se produce un deterioro en las clases desfavorecidas. Si privatizas la sanidad y la educación hay mucha gente que al final no puede acceder en condiciones normales a esos servicios, lo que producen un contramovimiento de defensa. Es lo que está ocurriendo ahora y en la base de este movimiento está el deseo de protección frente a un mundo inseguro.

… el votante de la izquierda hoy no es de clase obrera, sino de clase media ilustrada…

Alemania es neomercantilista, se ha protegido en el sector de la alta competitividad y afronta los retos del futuro desde esa posición…

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios .

A %d blogueros les gusta esto: