Tonterías selectas

Entrevista a Nazaret Castro

… en el sistema capitalista en general y en los supermercados en particular hay esa ilusión de la libertad de elección, con un montón de productos con diferentes y coloridos embalajes y muchas marcas. Si profundizas un poco resulta que la mayoría de esas marcas pertenecen a muy poquitos grupos empresariales.

… los coches que antes  se producían en EEUU por unos obreros que tenían unos derechos laborales después de un proceso de lucha se producen en países que compiten por ver quién produce más barato.

… Venden productos que parecen baratos pero si se adaptaran a sus costes de producción aún podrían vender más barato porque los márgenes que se llevan son brutales. De hecho cuando vamos a una tienda de comercio justo las cosas nos parecen caras porque nos hemos acostumbrado a pagar las cosas por debajo de lo que es un precio justo.

… El hecho de que les hayamos dejado la decisión de lo que comemos a estas cadenas ha provocado que nos estemos alimentando muy mal.

… Tenemos que pensar en eso de la economía de proximidad, en que producir cerca de los lugares de consumo es probablemente lo más razonable, también para no cargarnos el planeta.

La importancia de las preguntas, de Fernando Luengo

“Cedo mi cuerpo libremente para que lo usen los demás. Pueden hacer conmigo lo que quieran”, de Octavio Salazar

¿Gestación subrogada?, de Fernando Sánchez Dragó

Francisco Ramos y Daniel Raventós entrevistan a Guy Standing

La estrategia neoliberal, los ideólogos de Mont Pelerin hablaban de una economía de libre mercado en la que la mercantilización, la privatización y la individualización de las relaciones sociales y económicas han comportado el desmantelamiento de las instituciones de solidaridad social. Pero gradualmente el capital financiero fue construyendo un sistema que llamo capitalismo rentista… estas rentas del capital deberían ser compartidas por la sociedad en su conjunto, en forma de una renta básica incondicional. Mostrar cómo funciona el capitalismo rentista, con sus desigualdades, generando tanta inseguridad en la vida de las personas, significa que la nueva lucha social se planteará entre el capital rentista y el precariado.

… el capital rentista ha convertido nuestro sistema político en uno dominado por la manipulación y la corrupción: políticos al servicio del capital, puertas giratorias, etc. Los partidos conservadores son en realidad, partidos al servicio del capital financiero. Por ejemplo, el sistema de distribución del siglo XX ha implosionado. Podremos crecer, podremos tener más PIB y rentas, pero el precariado no se beneficiará de ello. Por ello, cuando nos dicen que hay que crecer para que todos nos beneficiemos, nos están mintiendo otra vez. Para mí es muy importante señalar que el sistema está basado en mentiras: esta es la base ideológica del capitalismo rentista.

… Y el libro me ha permitido ordenar mi defensa de la RB en torno a tres argumentos. El primero es el clásico de la justicia social: Thomas Paine. Y también de G. D. H. Cole: la RB como dividendo social que compensa por el uso de los recursos públicos. El segundo argumento sostiene que la RB fortalece la libertad, la libertad republicana, significa que podemos tener la posibilidad de decir no (y también la libertad de decir sí), de elegir sin la constricción de la dominación de otro. Una de las conclusiones de los proyectos piloto que hemos hecho en la India o África es que el valor emancipatorio de la RB es incluso mayor que su valor monetario. Otras formas de política social no dan libertad a las personas en este sentido y, por ello, si crees en la libertad, en la justicia social, la RB es preferible. Y por ello, para mí el tercer argumento es el más potente: la RB da seguridad material a las personas. La seguridad es el recurso más desigualmente distribuido en nuestras sociedades, más que la renta. Si hablas con gente del precariado te lo confirma. Garantizar seguridad material no solo tiene efectos económicos, también psicológicos, te permite ser más resiliente, no solo a nivel individual sino también a nivel comunitario: nos convierte en más altruistas, tolerantes, en más ciudadanos. Y este factor psicofilosófico y, de hecho, los tres argumentos expuestos, son para mí aún más importantes que los económicos. Claro que es bueno reducir desigualdades, más justicia social, pero lo que le da más fuerza aún es hacerlo defendiendo la justicia social, la libertad (republicana) y la seguridad material.

Estos tres argumentos son difíciles de contrarrestar por neoliberales y conservadores.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: