Tonterías selectas

Being One Forum

Buscando a Dios en el Universo, de Ramón Tamames

… conocemos mucho del qué somos: la especie en el más alto nivel de la escala de los seres vivientes…

… dentro de lo que es toda una filogenia cósmica de incertidumbre, se tiene la sensación de que, incluso los más escépticos, no descartan la posibilidad de una evolución hacia un punto Omega (Teilhard dixit); o como quiera que pueda llamarse, en la idea de que la evolución tiene características teleológicas o teleonómicas, que le dan un sentido, en un camino de perfección con posibles metas físicas y espirituales que hoy sólo vislumbramos lejanamente.

Pero frente a esa hipótesisOmega, muchos científicos despachan rápidamente el tema, manifestando que sólo cabe creer en el azar y la necesidad; lo que a la postre podrían resultar una pseudoteología: con su propio dios, Monod (basándose en Demócrito y Leucipo), y Dawkins y Hawking, los principales profetas actuales.

… Eso que me refiere usted, de que no hay un másallá de lo que sabemos y vemos, no es consistente. Y si aspira a convencerme definitivamente, le rogaría que me explique de qué va esta vida de la que disfrutamos aquí y ahora. Pues no me negará que tiene poco de trivial y un mucho de extraordinaria e inexplicable. Y con sinceridad, no creo que cualquier otra existencia imaginable haya de ser más intrigante que ésta en que nos encontramos ahora mismo; vivimos sin ni siquiera habérselo pedido a nadie, para disfrutar, o padecer la vida según cada cual…

… usted, en su hipotética omnisciencia positivista, quizá no se haya parado a pensar lo extraño de nuestro caso: somos unos bípedos de frágil apariencia, pero capaces de funcionar hasta cien años o más, nutriéndonos de cualquier cosa para obtener la energía precisa, y lucubrando sin parar en nuestra mente.

En resumen, yo diría que quienes como usted niegan de forma apriorística cualquier posibilidad de trascendencia, caen en su propio fatalismo reduccionista, y por demás acientífico sin ningún beneficio de la duda…

… sobre otros aspectos del adónde vamos, creo que podemos seguir en la inevitable reflexión del viaje individual que, tal vez, se inicie con la muerte misma.

Dinero público, educación pública, de Alfredo Aranda, vicepresidente de PIDE (Sindicato del Profesorado Extremeño)

Alberto Álvarez, Tito, conductor y portavoz de Élite Taxi Barcelona

… somos un sector estratégico. Somos, junto a los estibadores, uno de los pocos núcleos obreros con fuerza para doblegar a los gobiernos corruptos.

… somos industrias estratégicas a las cuales quieren eliminar para esclavizarnos.

P: ¿Quién quiere acabar con ustedes?

Multinacionales que ganan dinero de forma insaciable. Desde Élite hacemos pedagogía de que esto es un problema global que afecta a toda la sociedad. Transnacionales que vienen, extraen y se van al calor de acuerdos comerciales. Y los partidos engañan a la gente: las plataformas entran, ni tributan aquí, y quitan los derechos a los trabajadores.

… Había un monopolio de políticos rojos y azules. Y los rojos vendían la ciudadanía a las corporaciones.

… La culpa de todos los males del taxi es del taxista, porque no se cree la fuerza que tiene.

P: Taxistas, Uber y Cabify, ¿pueden convivir? Sentarse en una mesa y decir, “Sí, somos compatibles”.

En cada ciudad es diferente. Pero en España es imposible, y menos de la manera que entran. Insultando, mintiendo, faltando al respeto y contando mentiras un día tras otro.

P: Pero Cabify y Uber son opciones válidas de transporte.

Cabify y Uber son capitalismo salvaje, que utilizan tretas legales para operar en la calle. Y que tributan miserias aquí. ¿Quién sostiene el Estado del bienestar?

P: Les han acusado de volcar coches en Barcelona. De quemar vehículos en Sevilla. ¿Qué dicen de ello?

Yo diría que cuando hipotecaste tu casa para comprar una licencia, cuando te has endeudado hasta las trancas, no hace ninguna gracia que entre una empresa y diga que va a operar sin norma alguna. ¿Y las familias? ¿Qué diría la gente a esas familias?

… no veo sensato que por la puerta de atrás vengan rivales que practiquen competencia desleal. Y perjudiquen al ciudadano.

P: ¿De qué manera dañan al ciudadano?

Si las plataformas copan el transporte, les van a meter unos palos… Que la ciudadanía se olvide de tarifas reguladas. El taxi está regulado. Los precios son siempre los mismos. Con estas aplicaciones, no. Fluctúan según la demanda.

P: ¿El taxista es un privilegiado?

Trabajar 12, 14 o 16 horas en la calle no es de privilegiados. El taxista ofrece seguridad y precios regulados a los usuarios. Todo esto, ¿qué tiene de privilegiado?

La maldición de Ícaro: Clases sociales y zombies emocionales, de Agustín Franco, profesor universitario en Cáceres

La violencia capitalista es sin duda la séptima maravilla de la esclavitud. El arte de esclavizar se ha ido refinando a lo largo de la historia, alcanzado su punto cumbre con el establecimiento de las clases sociales. Bajo apariencia de libertad se ha instaurado un nuevo modelo de esclavitud que ha reorganizado los sentimientos de resignación y rebeldía, generando legiones de zombies emocionales.

Ya no sirve de nada quemar brujas y herejes en las hogueras inquisitoriales del capitalismo, llámense desempleo, endeudamiento o crisis… Ahora hay que convertir a todos en zombies. Como señala Silvia Federici: “la gente pobre sospecha que los nuevos ricos habrían adquirido su riqueza a través de medios ilícitos y sobrenaturales, acusándolos de querer transformar a sus víctimas en zombies con el fin de ponerlos a trabajar”.

Los zombies emocionales son muertos social y/o laboralmente que expresan sus sentimientos de éxito y competición cada vez con mayor virulencia y desprecio hacia los demás miembros de la sociedad a los que ven como injustamente subsidiados. La violencia genera violencia. El aumento de suicidios y de enfermedades mentales entre los excluidos es sólo el primer síntoma del ascenso imparable de los zombies emocionales.

Los zombies emocionales van desde los filántropos que regalan millones para la curación del cáncer hasta los misántropos que fingen un cáncer para que les regalen millones. Unos y otros beben de la misma cultura solipsista del emprendimiento. Entre unos y otros hay categorías intermedias de supervivientes a duras penas: falsos autónomos, becarios permanentes, jóvenes en movilidad exterior y pensionistas en nómina.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: