Tonterías selectas

¿Adaptarse o morir?, de Begoña Huertas

El liberalismo o la basura política, de Grupo Promacos

El anarcoliberalismo y el Día del Juicio Final, de Grupo Promacos

Con estos socialdemócratas no hacen falta neoliberales, de Rafael Domínguez, profesor de Historia del Pensamiento Económico, Universidad de Cantabria

La corrupción del sistema financiero es una tragedia, de Ann Pettifor

… el bien público que supone el sistema monetario…

… los españoles están depositando más en los bancos españoles de lo que prestan los bancos: al contrario de como debería ser.

… la creación de los sistemas monetarios pretendía proporcionar financiación a todos aquellos que estuvieran presentes en la economía (a un ‘precio’ asequible, la tasa de interés). Como el agua potable y los sistemas de saneamiento, o los sistemas de seguridad en las carreteras, un sistema monetario es un enorme bien público.

… El dinero es un sistema de relaciones sociales basado en promesas de pago, como explicó Joseph Schumpeter. Cuando usamos una tarjeta de crédito para comprar algo, por lo general no hay dinero o ahorros en el banco. Una vez que hacemos entrega de la tarjeta y el dependiente acepta nuestra ‘promesa’, la tarjeta vuelve a nuestro bolso. No es más que la representación de una promesa de pago, no es dinero ni monedas, ni tampoco está basada en ahorros en el banco. Aun así, este dinero, como por arte de magia, nos da poder adquisitivo. Bien administrado, es un gran poder. El establecimiento de un sistema de promesas, de derechos y obligaciones, activos y pasivos, créditos y débitos, fue un magnífico avance civilizador. Genera poder adquisitivo y nos permite hacer lo que sabemos hacer (dentro de nuestros límites éticos, físicos y ecológicos).

Sin embargo, un sistema de dinero público tiene que estar gestionado por una autoridad pública, como por ejemplo el banco central, el sistema regulatorio de contabilidad y el sistema jurídico y penal. De no ser así, lo gestionarán los intereses privados. Estos se dedicarán a saquear el sistema de ‘promesas’ monetarias acumuladas en forma de ‘ahorros’ y extraerán ‘rentas’ sin piedad, mediante usura o pagos de deuda por parte de aquellos que dispongan de activos.

… Ya es hora de restaurar una autoridad democrática y regulatoria que controle las finanzas mundiales, que levante el velo de secretismo que rodea el sector.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: