Tonterías selectas

Entrevista a Miren Etxezarreta

Europa ensimismada, de Juan Laborda

El impuesto sobre sucesiones como medio para conseguir una mayor igualdad de oportunidades, de Borja Barragué Calvo y César Martínez Sánchez para la Fundación Alternativas

En esta búsqueda de una mayor igualdad de oportunidades, cobra especial importancia el impuesto sobre sucesiones, que no es sino un instrumento de justicia social, que pretende atenuar las inmensas diferencias que los ciudadanos tienes desde la misma cuna. La reducción de la desigualdad puede fundamentarse en razones de tipo moral, en el sentido de que las desigualdades de riqueza reflejan, en buena parte, circunstancias de las que no somos responsables (y por tanto irrelevantes desde un punto de vista moral), como el hecho de haber nacido en una familia situada en el percentil 99 de la distribución.

El machismo grasiento de Trump, de José María Calleja

La victoria de Donald Trump empezó a gestarse en Reino Unido en 1975, de George Monbiot

… El libro en cuestión no era otro que Los fundamentos de la libertad, de Frederick Hayek. Su publicación en 1960 propició que una ideología que era honesta, aunque también extrema, se convirtiera en un absoluto fraude. A este nuevo pensamiento se le llamó neoliberalismo y consideraba que la competición es el elemento que define las relaciones humanas. El libre mercado propiciaba una jerarquía natural de ganadores y de perdedores

… Mientras Hayek escribía los últimos capítulos de Los fundamentos de la libertad, los multimillonarios daban generosas cantidades de dinero a la red de lobistas y de pensadores que él había creado, ya que se percataron de que esta doctrina les permitía defenderse de la democracia. Parece ser que no todos los elementos del programa neoliberal beneficiaban sus intereses. Allí estaba Hayek para solucionarlo.

El libro arranca con la descripción más limitada de la noción de libertad: la ausencia de coerción. Rechaza nociones como la libertad política, los derechos universales, la igualdad de todos los seres humanos y la distribución de riqueza por considerar que restringen las acciones de los ricos y poderosos y vulneran la ausencia de coerción que él propugna.

… Este razonamiento se justifica con la heroica promesa de extrema riqueza. Consiguió unir la élite económica, que gasta dinero en nuevos proyectos, con filosóficos y científicos pioneros. De la misma forma que un filósofo político es libre de pensar lo impensable, las personas extremadamente ricas son libres de hacer lo que quieran, al margen de la opinión pública o de los intereses de los ciudadanos.

Los inmensamente ricos son como exploradores que se atreven con nuevos estilos de vida y que abren nuevos caminos para que el resto de la sociedad les siga. Para que la sociedad progrese, estos seres independientes tienen que poder ganar todo el dinero que deseen y hacerlo como consideren oportuno. Todo lo que es beneficioso y útil tiene su origen en la desigualdad. No debe existir una conexión entre el mérito y la recompensa, ni una distinción entre los ingresos ganados con el esfuerzo y los ganados por otras vías, ni límites a los alquileres que puedas cobrar.

La riqueza heredada tiene más utilidad social que la ganada: los ricos ociosos no tienen que trabajar y pueden dedicar su tiempo y energía en influir sobre el pensamiento, las opiniones, los gustos y las creencias. Así que incluso cuando parece que gastan con el mero propósito de presumir ante los demás, lo cierto es que lo están haciendo para marcar tendencia.

Hayek suavizó sus críticas contra los monopolios y endureció su discurso contra los sindicatos. Arremetió contra la fiscalidad progresiva y contra los intentos de los países por mejorar el bienestar de sus ciudadanos. Insistió en el hecho de que hay muchos motivos de peso para negar una salud pública universal y restó importancia a los esfuerzos por conservar los recursos naturales. A nadie medianamente informado debería sorprenderle el hecho de que Hayek fuera distinguido con el premio Nobel de Economía.

… Lo más paradójico es que quien ha sabido aprovechar este rechazo contra el neoliberalismo es el tipo de hombre que Hayek admiraba. Trump, cuyas propuestas no se enmarcan en una única ideología política, no es un neoliberal clásico. Sí encarna al “hombre independiente” de Hayek: heredero de una fortuna, libre de ataduras morales, cuyos gustos podrían convertirse en tendencias a seguir.

Los pensadores neoliberales están al acecho para cazar a este hombre de pensamiento hueco. Trump es como un gran recipiente vacío que podría ser rellenado con las ideas de aquellos que saben lo que quieren. Lo más probable es que termine por destruir las últimas iniciativas que muestran nuestra decencia como seres humanos, como por ejemplo el acuerdo para frenar el calentamiento global.

…  el nuevo reto es ser capaz de explicar qué significa ser humano en el siglo XXI. Tiene que ser un discurso capaz de atraer a los votantes de Trump, a los de UKIP y a los seguidores de Clinton, Bernie Sanders o Jeremy Corbyn.

Algunos de nosotros creemos saber cómo debería empezar este discurso. Todavía es demasiado pronto para avanzar acontecimientos pero, como han constatado la psicología moderna y la neurociencia, la esencia de este discurso tiene que girar en torno al hecho de que los humanos, a diferencia de otros animales, son seres sociales y altruistas.

El neoliberalismo promueve el individualismo y un comportamiento que solo vela por los propios intereses, y es contrario a la naturaleza de los seres humanos. Hayek intentó explicarnos como somos. Se equivocó. Y el primer paso para deshacer este entuerto es reivindicar nuestra humanidad.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: