Coloquio con José Luis Ricón sobre cuestiones éticas

Coloquio con José Luis Ricón sobre cuestiones éticas, video en Instituto Juan de Mariana.

4 respuestas a Coloquio con José Luis Ricón sobre cuestiones éticas

  1. ¿Podrías ofrecernos tus puntos de vista sobre la ética antinatalista y la relación de algunos de sus argumentos medulares (p.e. “engendrar vida causa sufrimiento innecesario”) con la ética libertaria (principio de no agresión)? Aunque es un problema ético muy antiguo, pocas veces ha sido abordado y desarrollado con el rigor que merece.

    El autor que mejor ha elaborado los argumentos antinatalistas es David Benatar, en su obra “Better Never to Have Been: The Harm of Coming into Existence”.

    Muchas gracias.

    • Francisco Capella dice:

      No conozco en profundidad la ética antinatalista, y por lo poco que acabo de leer me parece un desvarío utilitarista. Engendrar vida causa sufrimiento, pero también placer: ¿cómo saber cuál es el resultado neto, para un individuo y para todos, para el hijo y para los progenitores? El sufrimiento es necesario para la vida, porque indica qué hay que hacer y no hacer para vivir, desarrollarse y reproducirse. Son absurdas las morales que llevan a la extinción de la especie que las aplica. ¿Cómo puede agredirse a alguien que no existe? ¿Es crear a alguien una agresión? Tal vez sea interesante el problema del feto o persona que esté condenado a sufrir mucho por alguna enfermedad: ¿lo dejas malvivir, lo abortas, lo matas por piedad?
      Saludos
      Paco

      • Gracias por la pronta respuesta.

        Quizás quieras profundizar un poco más en los argumentos de Benatar antes de descartarlos de golpe. Este tipo de razonamiento ha sido asociado al pesimismo filosófico (Schopenhauer) y al pensamiento nihilista, y por ello frecuentemente desdeñado o tenido en poca consideración, sospecho que por el horror moral que producen más que por la debilidad de sus aseveraciones. Tú mismo lo has calificado de absurdo por el hecho de propugnar la extinción de la especie que la adopta, juicio que parece partir de la premisa de que la existencia de tal especie es deseable; ¿en toda circunstancia? ¿para quiénes?

        Sin embargo, por extravagante que nos parezca a priori, creo que debe prestarse atención a quien ha invertido esfuerzo en desarrollar sus argumentos; sin duda, es el caso de Benatar.

        Estas son las 4 premisas de las que parte este autor:

        1. The presence of pain is bad.
        2. The presence of pleasure is good.
        3. The absence of pain is good, even if that good is not enjoyed by anyone.
        4. The absence of pleasure is not bad unless there is somebody for whom this absence is a deprivation.

        Aunque yo tampoco estoy muy ducho en esta especie de antinatalismo posmoderno, voy a intentar hacer de abogado del diablo antinatalista. Nótese que no lo hago con ánimo de polemizar, sino como un mero ejercicio intelectual.

        “Engendrar vida causa sufrimiento, pero también placer: ¿cómo saber cuál es el resultado neto, para un individuo y para todos, para el hijo y para los progenitores?”

        No estamos obligados a causar placer, pero sí moralmente obligados a no causar dolor innecesario. Engendrar seres sintientes es un acto que produce inexorablemente sufrimiento. Esto convierte a los progenitores en causantes de un daño evitable. Abstenerse de procrear evita la aparición de más sufrimiento en el mundo.

        Si el razonamiento anterior peca de utilitarismo, ¿acaso no es utilitarista considerar el resultado neto de la procreación, en términos de placer y sufrimiento? ¿No es un cálculo utilitarista justificar la natalidad por la generación de placer neto? Por ejemplo, si los progenitores obtienen placer a costa del sufrimiento de sus hijos, ¿está justificada la procreación, mientras el placer sea mayor que el sufrimiento ocasionado? De todos modos, ¿cómo puede medirse tal cosa? Aun asumiendo esta problemática justificación utilitarista: ante tamaña incertidumbre existencial, por un principio de prudencia, ¿no deberían los individuos abstenerse de tener descendencia?

        Casi todo el mundo estaría de acuerdo con que robar a alguien, aunque sea bajo la promesa de recompensarle con creces, es moralmente reprobable. ¿Engendrar a alguien, causándole sufrimiento innecesario, es moralmente correcto con la previsión de futuros placeres compensatorios?

        “El sufrimiento es necesario para la vida, porque indica qué hay que hacer y no hacer para vivir, desarrollarse y reproducirse.”

        Que el sufrimiento está inextricablemente unido a la vida (idea budista) se da por supuesto en esta postura antinatalista. Lo que se cuestiona precisamente es la necesidad de la vida, puesto que es origen de sufrimiento.

        “Son absurdas las morales que llevan a la extinción de la especie que las aplica.”

        Serían absurdas, por ser altamente disfuncionales, si propugnaran la destrucción de los individuos que las aplican. No es el caso: se trata de minimizar el sufrimiento, por lo que se respeta escrupulosamente el principio de no agresión. Que el resultado lleve a la extinción puede resultar ciertamente chocante y crear repugnancia moral, aunque esto no nos diga mucho acerca de su coherencia o validez. ¿Abstenerse de procrear es absurdo? ¿En qué sentido lo es? Si casi nadie considera que sea absurdo cuando se trata de una decisión personal, ¿por qué nos parece absurdo cuando se eleva a comportamiento ético generalizable? ¿Es la perpetuación de la especie un “bien superior” al individuo? Esto último parece una concepción moral de tipo colectivista.

        “¿Cómo puede agredirse a alguien que no existe? ¿Es crear a alguien una agresión?”

        No hay agresión previa a la existencia efectiva, pero se agrede al ser al que se da la vida. Crear a alguien es una agresión segura para ese alguien (e indirectamente, para otros individuos en el mundo), puesto que el ser sintiente tiene garantizado el sufrimiento desde el primer instante de su existencia. Obsérvese que el sufrimiento es lo único que está asegurado, por altas que sean las probabilidades de obtener placer compensatorio.

        “Tal vez sea interesante el problema del feto o persona que esté condenado a sufrir mucho por alguna enfermedad: ¿lo dejas malvivir, lo abortas, lo matas por piedad?”

        Ese es uno de los casos a tener en cuenta, ciertamente. Sin embargo, nótese que un antinatalista respetuoso con la vida ya existente no tiene por qué ser partidario del aborto si considera que el feto ya es un ser sintiente al que no se puede agredir.

      • Francisco Capella dice:

        No es que me dé horror moral su propuesta. Es que se trata de una moral inestable, destructiva, absurda por desacertada: desaparece al poco tiempo de aplicarse. Las entidades que no la apliquen tendrán más éxito que aquellas que la apliquen, que simplemente se suicidan poco a poco como grupo o especie. La moral es una herramienta adaptativa para la supervivencia.
        No es que la existencia sea (deseable) buena o no, es que aquellos que no quieren existir y reproducirse dejan de existir, y los que quieren hacerlo los dominan.
        No se existe para disfrutar o sufrir: se disfruta o sufre como mecanismo que contribuye a la supervivencia. Obviamente, lo que no existe ni disfruta ni sufre.
        El dolor es malo, pero está ahí para que hagas algo para evitarlo: quizás Benatar no conoce la tragedia de los individuos que no sufren dolor y cómo se destruyen a sí mismos accidentalmente.
        El placer es bueno, pero debe contribuir a la supervivencia: el placer porque sí, como con las drogas, es peligroso.
        Es una tontería decir que la ausencia de dolor de la nada, de lo que no existe, es buena. Las cosas son buenas o malas para algo o para alguien, no para lo que no existe.
        Con que la ausencia de placer no es mala no están de acuerdo muchos utilitaristas. Y un economista piensa en costes de oportunidad. No tener placer, pudiendo tenerlo, es malo.
        ¿Alguien ha denunciado a sus padres por causarle el dolor de crearlo y así existir y sentir dolor? ¿Reclamaría a sus progenitores que lo maten para así dejar de sentir dolor? ¿O qué compensación se aplica?
        ¿Si la vida es tan mala por qué no hay muchísimos más suicidios? Posible respuesta: el acto de suicidarse también duele; pero es posible suicidarse sin dolor, al menos meramente físico. En realidad la vida, por lo general, no nos parece tan mala, porque nuestras valoraciones han sido adaptadas para que sobrevivamos y no para que mayoritariamente nos suicidemos o dejemos de reproducirnos.
        El dolor de la existencia no es evitable: dolor y existencia viva son inseparables. Para existir es necesario sentir dolor como mecanismo de supervivencia. Claro que si no se existe no hace falta el dolor.
        Si por prudencia no tienes descendencia, tus genes se extinguen y predominan los que no hacen como tú. La moral surge evolutivamente, y la que predomina es la que facilita el éxito vital.
        La vida no es necesaria, simplemente es. Para ser, necesita cosas como el sufrimiento y el placer.
        La filosofía budista está siempre al borde del absurdo de que es mejor no existir, no reencarnarse, no sufrir. Probablemente es una hipersensibilidad al sufrimiento propio y ajeno y un intento de matarlo del todo en lugar de hacer lo necesario para evitarlo pero seguir vivo.
        El sufrimiento no está garantizado en los seres vivos: los hay con una enfermedad que les impide sentir dolor, y que les acaba causando la muerte.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: