Más sobre Eladio García, la epistemología y el minarquismo

Eladio García ha hecho un esfuerzo notable para continuar nuestro debate sobre epistemología y minarquismo. Sólo comento fragmentos sueltos problemáticos.

Existen dos métodos esenciales para entender todas las ciencias, también la sociología.

Los métodos epistémicos, deductivo o inductivo, racional o empírico, no son esencialmente para entender las ciencias: son los que las ciencias usan para entender la realidad. Pero supongo que Eladio quiere decir que esos dos métodos son los que hay que conocer para entender qué es lo que hacen las ciencias y cómo lo hacen (con uno de esos métodos, o con ambos).

El método deductivo es más apropiado para el estudio de la sociedad, y […] el método inductivo lo es para el estudio de la física o la biología.

Primero, la contraposición no es del todo correcta, porque lo austriaco es apriorístico apodíctico deductivo sin noción de cantidad o intensidad y sin apenas observación, mientras que el método científico más comúnmente aceptado, sobre todo en ciencias naturales, es hipotético deductivo con contrastación empírica, con posible uso creativo de la inducción para la generación de hipótesis. Segundo, ¿cómo se ha decidido cuál es más apropiado?

Lo único que yo digo es que la minarquía es relativamente superior al anarquismo (en cualquiera de sus formas) y que ello queda suficientemente demostrado desde el primer momento, cuando aplicamos los axiomas básicos al estudio de la sociedad.

¿Dónde está la demostración suficiente? Tal vez considera que la da en el resto del artículo.

Eladio acepta que no hay que “descartar el papel que juegan los experimentos fácticos como medida de confirmación de las evidencias apodícticas (axiomáticas)”. Pero un purista austriaco sabe que las evidencias apodícticas, por definición, no requieren de ninguna confirmación, y además su refutación es imposible.

Uno de los principios apodícticos que utilizo es el dualismo metodológico.

O sea que hemos pasado de utilizar el término apodíctico como característico del método de las ciencias humanas a considerar que el dualismo metodológico es un principio apodíctico. Esta es una de esas expresiones que digo que hay que revisar con cuidado.

La constatación ontológica de que la realidad está compuesta en cualquier caso por dos tipos de fenómenos: complejos y simples.

Vemos aquí algo con un componente de verdad interesante, pero que no menciona que hay grados de complejidad, y que los fenómenos de la realidad pueden clasificarse de otras maneras, como efímeros y duraderos, grandes y pequeños, blancos y no blancos, etc.

Los presupuestos axiomáticos pueden conducirnos a entender que la minarquía es un correlato lógico de dichos principios, y la forma de gobierno que mejor se ajusta a los mismos.

¿Pueden conducirnos o necesariamente nos conducen? ¿De qué principios estamos hablando?

Tenga el tamaño que tenga, siempre hará falta algún ente general de gobierno para poder atender a todos los aspectos de la realidad, y a los dos tipos de hechos por los que queda constituida la misma. Y como eso es un principio ontológico, que no se puede negar de ninguna de las maneras, como la realidad está compuesta de hechos simples y complejos, y como la minarquía es el único sistema que atiende por igual a ambos dos, consciente de la importancia del orden espontáneo y las necesidades subjetivas (fenómenos complejos y diversos) pero también de esos principios e instituciones generales (fenómenos simples y unívocos) que ponen su atención en todas aquellas cualidades que facilitan las condiciones necesarias para que exista libertad y para que la sociedad se ordene de forma espontánea, como todo eso es así, podemos afirmar sin ninguna duda que la minarquía es la única forma de gobierno que optimiza ese conocimiento y esas capacidades, y que es al fin y al cabo la principal implicación sociológica que podemos deducir de tales principios.

Que sea necesaria la gobernanza (función del gobierno, de la coordinación, del control) no implica necesariamente que deba existir un gobierno: podría haber coordinación espontánea descentralizada.

Parece que para Eladio el gobierno mínimo es el fenómeno simple y unívoco que permite que existan fenómenos complejos y diversos como las preferencias subjetivas y los órdenes espontáneos: ese gobierno sería la condición necesaria de existencia del resto de las cosas; no puede no haber gobierno ni tener varios gobiernos. El problema es que no ha demostrado que la única respuesta posible sea un gobierno central mínimo, simplemente ha afirmado que es así: debería explicar por qué las otras cosas no pueden existir sin gobierno central o con múltiples gobiernos para funciones independientes; tal vez pueda hacerse si estudia por qué esas cosas se autodestruyen (inconsistencia interna) o son destruidas por agentes externos (inconsistencia externa) en ausencia de ese gobierno central (algo parecido estoy intentando hacer al analizar el problema de la defensa común). Para conseguir eso no basta el método deductivo (aunque muchos ingenuos anarcocapitalistas creen que sí, sólo que deducen lo contrario de Eladio, lo que es curioso si se considera que la lógica es universal y ambos lados creen ser perfectamente lógicos). Eladio insiste en que con la deducción basta para demostrar lo que quiere conseguir, pero no concreta cuáles son los problemas reales, quizás porque entonces no le valdría la deducción.

Otro problema es que el gobierno no es simple mientras que las preferencias subjetivas son complejas: lo que es el gobierno es central, común, estable, mientras que las preferencias subjetivas son individuales, particulares y variables.

Aunque ambos métodos valen para estudiar las sociedades […], cada uno de ellos aporta distinta información y nos provee de distintas capacidades intelectuales.

Eladio acepta los dos métodos en el ámbito de las ciencias sociales, con lo que sensatamente se aleja del postulado de que sólo lo deductivo vale para las ciencias sociales. Pero trata a la deducción como lo más importante y la ciencia como algo complementario: primero el pensamiento lógico, luego la observación.

Nadie negará que la epistemología es una materia fundamental, que necesariamente determina todo lo demás.

La epistemología sólo estudia cómo conocemos la realidad, pero no es el conocimiento de la realidad ni determina la realidad (puede haber realidad sin epistemología): no basta con conocer las reglas del juego de la ciencia y la filosofía para saber jugar a la ciencia y a la filosofía.

Ellos también dicen que los axiomas solo sirven en determinados casos, aplicados a la economía, y siempre y cuando tengamos en cuenta que pueden ser refutados en el futuro, si se demostrase que son falsos. Lo que no acaban de entender es que existen algunos principios que apelan a las cualidades más básicas del Ser y que nunca pueden ser refutados, pues ello nos llevaría a negar la propia existencia de todo, y entonces ya no habría nada que replantear o cuestionar. En realidad, están desnaturalizando el propio significado del axioma, y están mezclando ambas metodologías, como si los apriorismos, que son de suyo evidencias irrefutables, pudieran someterse igualmente al escrutinio y el escalpelo del científico.

Yo no digo que los axiomas apodícticos como el de acción humana dejen de valer en algunos casos, sino que son descripciones incompletas e imprecisas de la realidad, lo que ignoran muchos de sus defensores.

Lo de las cualidades básicas del ser es ontología, que es un campo peligroso por lo engañoso que puede ser: igual te dice que dos objetos o cosas no pueden estar en el mismo sitio al mismo tiempo (intuición macro pervertida en axioma) y te niega la existencia del fotón y de todas las partículas con spin entero; igual te dice que la velocidad es proporcional a la fuerza aplicada; igual te niega la mecánica cuántica o la relativista porque no parecen lógicas. Algunas cosas que parecían evidencias irrefutables han resultado no ser evidencias y ser refutables.

El Estado cumple la función de garante máximo de aquellos principios que previamente ha validado la filosofía.

Tal vez la filosofía no los haya validado bien; tal vez no haya acuerdo entre los filósofos sobre cuáles son esos principios; tal vez tal y como está definido el Estado es imposible o innecesario.

El individualismo metodológico apela a un único principio básico, el hecho de que todos los existentes son individuos.

Entonces los grupos no existen, o deben considerarse también individuos; y las sustancias no individualizables, continuas y no discretas, tampoco existen. ¿El individuo es la cuerda, la partícula elemental, el núcleo atómico, el átomo, la molécula, el orgánulo, la célula, el órgano, o qué?

Al hablar de individuo y entorno ya no se está haciendo sólo filosofía, se está haciendo ciencia de sistemas.

El Estado tiene una función importantísima, la de estipular un marco general de regulación, haciendo que todo el colectivo se atenga a las normas que garantizan esos derechos individuales.

¿Y cuáles son esas normas? ¿El Estado garantiza de tal modo que esos derechos nunca se violan? ¿Cuál es la extensión del colectivo correspondiente a cada Estado? ¿Por qué los individuos pertenecen a un colectivo y no a otro?

Igual que en la naturaleza la complejidad de una selva está precedida por un universo mucho más simple, constituido únicamente por cuatro fuerzas físicas elementales, en la sociedad humana la economía y el mercado también deben estar asentados sobre unas leyes esenciales previas, que ofrezcan una garantía general y un marco legislativo común.

Una cosa es la emergencia natural mediante agregación y organización de entes y leyes descriptivas complejas a partir de entes y leyes descriptivas simples, y otra la necesidad social de un marco común de leyes prescriptivas fundamentales como el derecho de propiedad.

La única traducción posible que podemos hacer de estos axiomas en el ámbito de la política es la de describir y ordenar un Estado mínimo que, con carácter previo (inmediato, apriorístico) se encargue de establecer las normas básicas que proveen a la sociedad de estabilidad y progreso.

El fallo es considerar que esto es la única opción posible. Además de que no está claro cómo el Estado hace todo eso: el Estado al final son individuos organizados de algún modo y distintos Estados pueden hacer cosas diferentes.

Nada en este mundo tiene sentido si no existe un contrario con el cual contrastarse y al cual oponerse.

Eladio está constantemente proyectando categorías mentales sobre la realidad y obligándolas a encajar. No basta con poner ejemplos particulares para demostrar algo universal (los contrarios, el día y la noche). Muchas cosas tienen un contrario, pero tal vez algunas no: el contrario de una carga positiva puede ser una carga negativa, pero ¿cuál es el contrario de la masa de inercia?; ¿una masa nula?; ¿una masa negativa?

El individuo solo existe si existe a su vez un entorno que lo niega.

¿Mande? ¿Qué es eso de que el entorno niegue al individuo? ¿Que el entorno no es el individuo? ¿A versus no A?

Yo no estoy afirmando que conozca cual es el límite máximo o mínimo al que hay que llegar cuando reducimos el tamaño del Estado, ni que no haya problemas insolubles que se puedan agravar con el gobierno central. Capella pretende pasar de la cualidad a la cantidad, sin solución de continuidad.

Para saber si un Estado es mínimo o no habrá que cuantificar algo, digo yo. Los atributos o cualidades suelen tener valores que se expresan a menudo mediante cantidades. Parece que estamos defendiendo el Estado mínimo pero no tenemos muy claro qué es eso de “mínimo”. Igual la lógica ahora funciona mediante tanteo, aproximación y más o menos…

Si queremos alcanzar el óptimo de Pareto, esa reducción no podrá ser nunca completa, pues existen algunos hechos y principios tan fundamentales que no pueden quedar al arbitrio de las decisiones evolutivas, y que lo mejor es que sean impuestos con carácter inmediato y de forma unilateral.

¿Cuáles son esos hechos y principios tan fundamentales? ¿Qué es eso de una decisión evolutiva? ¿Lo mejor para quién? ¿Lo de imponer cosas unilateralmente no suena raro y peligroso? ¿Si el Estado está un lado, qué hay en el otro?

Los fenómenos simples y seguros no pueden ser demostrados mediante la ciencia porque no necesitan tales evidencias. Y los fenómenos complejos no pueden ser afirmados a priori de manera categórica porque en su caso requieren siempre una demostración fáctica. Así opera el dualismo metodológico.

¿Es el electrón una entidad simple? ¿No puede haber una ciencia del electrón? ¿Qué es eso de que el fenómeno sea seguro? ¿Quizás que el conocimiento del fenómeno sea seguro? ¿Cómo te aseguras de que el conocimiento es seguro?

Eladio es un típico racionalista (como Descartes) que quiere construir el conocimiento de la realidad a partir de axiomas irrefutables: la ciencia sólo complementa y añade detalles, y participa más sólo si el sistema es complejo y la razón se siente impotente. El problema es que el racionalista puede tener la sensación de estar siendo lógico, de afirmar cosas irrefutables, y no se da cuenta de si ha cometido algún error, o de que lo que dice no está claro porque las palabras tienen significados problemáticos, o de que lo que dice es genérico, abstracto, y le falta concreción para ser útil y contrastable. Está obsesionado por conseguir conocimiento absolutamente cierto sin ver que quizás se trate de afirmaciones poco útiles, y cree que ciertas conclusiones son absolutamente seguras cuando tal vez ha tropezado por el camino.

2 respuestas a Más sobre Eladio García, la epistemología y el minarquismo

  1. Eladio dice:

    Gracias por tus consideraciones, y por dar al debate una vivacidad tan alta. Es muy estimulante todo. Seguiremos pensando. Un saludo Paco.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: