Tonterías selectas

Los dueños del harén, de Juan Manuel de Prada

Una íntima unidad, de Juan Manuel de Prada

Economía basura, de Juan Manuel de Prada

Humanizar y dignificar el trabajo, de Julio Salazar Moreno, secretario general de la Unión Sindical Obrera (USO)

La riqueza no se distribuye sola, de Alejandro Inurrieta

El Mundo Feliz de Huxley en el que vivían los gestores de la esencia neoclásica les hacía presagiar que era fácil llegar al pleno empleo, crecimiento robusto y equilibrios presupuestarios sin que fuese necesaria la intervención pública. El mercado libre y los estabilizadores automáticos eran suficientes para restablecer el mantra de Hayek. Los ciudadanos tendrían todos las mismas posibilidades de acceso a bienes y servicios, esto por decreto natural, y el que no alcanzase la gloria es simplemente porque no lo desea o es un vago. El mercado y la globalización, por supuesto, se encargarían de corregir cualquier discriminación por razón de sexo, raza o condición física o psíquica, por lo que los discapacitados, mujeres o negros o personas pobres no deberían temer nada en el mundo LET.

… a pesar del dogmatismo del mundo LET, la desigualdad lastra el crecimiento y mina toda la confianza en este sistema de acumulación que se ha demostrado inútil para albergar en su seno a todas las criaturas con los mismos derechos.

… Los análisis más sensatos nos indican que nada será igual a partir de ahora, por lo que las huestes más ortodoxas pueden empezar a reconvertirse y hacerse fan del igualitarismo o no podrán seguir vendiendo humo y libros de texto tan obsoletos, como dañinos para el sentido común de los nuevos valientes que se acerquen a las Facultades de Económicas. Si uno mira con distancia, por ejemplo, el legado de Obama en EEUU observa cómo deja una sociedad más pobre, más desigual, con menos crecimiento, menor crecimiento de la productividad, menos participación en el mercado laboral y con un salario incapaz de satisfacer las mínimas condiciones de vida dignas. Y estas frías cifras se engarzan con una supuesta política de corte socialdemócrata que ahora partidos zombis como el PSOE persisten en reivindicar para diferenciarse del otro partido socialdemócrata en España, como es el PP.

… La conclusión de todo esto es que, por fin, el mundo LET que dirigía el FMI ha reconocido en sede parlamentaria que la riqueza no se distribuye sola, que hay muchos colectivos desfavorecidos, que no son vagos, sino en algunos casos discapacitados, por ejemplo, y que se necesita una acción pública para corregir esta disfunción.

… por un nuevo contrato social que reconozca que la desigualdad social existe, que la pobreza es un lastre y que el mercado ya no es el mejor instrumento para equilibrar y distribuir la riqueza entre diferentes.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: