Tonterías selectas

Una huelga para la Democracia, de David Bollero

No hay nada que tema más un neoliberal que a un ciudadano formado y Podemos es una prueba de ello. Se comulgue o no con sus postulados, lo cierto es que Podemos es la formación que mejor plasma cómo un grupo de jóvenes excelentemente preparados ha conseguido poner contra las cuerdas nada menos que al bipartidismo, sin necesidad del impulso del Ibex 35. Y eso, a los partidos tradicionales, a los empresarios, les asusta, como les aterra pensar que surjan más jovenes críticos, más Podemos potenciales o, lo que todavía sería aún peor a su parecer y que ya está sucediendo en Izquierda Unida, que la nueva hornada de políticos cambie los partidos ya existentes.

Así que, estudiantes, salid, salid hoy a la calle, gritad, protestad, rebelaos, no dejéis que las élites os corten el paso, que destruyan vuestro presente y fulminen vuestro futuro, huid de esa mercantilización y de esa suerte de factoría de neoliberales en que quieren convertir a la Universidad. En esa lucha, somos muchos los que os apoyamos y haremos cuanto esté en nuestra mano para vencer: nos va la misma Democracia en ello.

La agricultura en un nuevo modelo productivo, de Paloma López Bermejo, eurodiputada de Izquierda Unida, y Miguel Ángel de Porras, economista

Recuperar los derechos de los trabajadores, de Toni Ferrer, secretario de Acción Sindical confederal de UGT

¿Todo inocente es un hijo de perra?, de Eliane Brum

Socialdemocracia o liberalismo, de Manuel Moreno y Pablo Moreno

Tras más de cuatro décadas de un sesgo liberal hace falta un cambio de timón y recuperar una orientación socialdemócrata adaptada a la nueva realidad de una economía globalizada y del conocimiento. Llevar a cabo este cambio requiere una reconsideración de valores y del modelo económico que permita sustentarlos.

… Es necesario reducir desigualdades recuperando la igualdad entendida como distribución equitativa del producto social. Más aún debe enfatizarse el concepto de solidaridad, como garantía de unas condiciones mínimas que permitan mantener la autonomía del individuo cuando ocurren riesgos sociales. Cualquiera puede verse en situación de exclusión en unos mercados caracterizados por la volatilidad y la menor esperanza de vida de las empresas.

… La crisis financiera está dando paso a un nuevo paradigma, el de la escuela nuevo keynesiana desarrollada en los años noventa, que explica mucho mejor la naturaleza de la crisis y que asume como los neoclásicos las expectativas racionales. Como ha insistido Paul Krugman en numerosas ocasiones, se trata de una crisis de deflación de deuda en la que el sector privado no tira de la economía, bien porque tiene que reducir su excesivo apalancamiento, bien por la incertidumbre sobre la recuperación. La única opción es la expansión macroeconómica por parte del sector público. Es el tipo de política que se está aplicando en la práctica con las inyecciones monetarias masivas y la expansión fiscal, incluida Europa con la relajación de los plazos de ajuste en el pacto de estabilidad.

El marco nuevo keynesiano aporta el sustrato teórico para políticas de reactivación económica que en último término deben permitir avanzar hacia los objetivos de reducción de la desigualdad y la inclusión social, en un contexto de globalización económica. Para ello, debe desmitificarse el crecimiento económico como un objetivo suficiente, porque el denominado efecto goteo consistente en crecer primero para distribuir después ha resultado una peligrosa trampa, que ha profundizado y perpetúa la desigualdad. El crecimiento es necesario, pero debe reconducirse por una senda socialdemócrata en la que la inclusión social (solidaridad) y un adecuado reparto del producto social (equidad) sean objetivos explícitos.

Donde el liberalismo considera que la expansión macroeconómica ha sido excesiva y es tiempo de retroceder porque se está poniendo en peligro la estabilidad monetaria, fiscal y financiera; la socialdemocracia reconoce estos riesgos, hay que vigilarlos y anticiparse a ellos, pero se estiran los márgenes de la expansión bajo el prisma del objetivo primero de la inclusión social. La socialdemocracia implica continuar con el proceso de construcción del “más Europa”, superando el esquema de la responsabilidad individual de los países, avanzando hacia una mayor unión fiscal y desarrollando políticas más próximas a los ciudadanos, además del rescate de países y sistemas financieros.

La socialdemocracia significa también mayor presión fiscal con una fiscalidad progresiva que permita sustentar una solida red de protección social, mayor transparencia y control en el gasto público, mayor vigilancia de los mercados desde instituciones independientes, menor pudor para regular y corregir ineficiencias o para incentivar determinados comportamientos socialmente deseables (calidad laboral, género, medioambiente, o protección de los agentes pequeños). En general, una defensa de lo público, con un sistema educativo que no genere abandonos (¿o habría que decir “abandonados”?) en las fases tempranas del ciclo escolar, una sanidad pública de calidad y una apuesta decidida por la innovación porque como bien ha ilustrado Mariana Mazzucato, detrás de las grandes empresas privadas punteras en las telecomunicaciones, la energía o la biotecnología, están grandes proyectos de inversión financiados con recursos públicos. Se trata de corregir el mercado, no de sustituirlo. No está de más recordar que la socialdemocracia nace como una escisión del marxismo y que abraza el mercado, la propiedad privada y las libertades individuales.

El reto no es fácil. Los liderazgos y equilibrios políticos importan mucho, sobre todo en Europa, pero recordando a Keynes: “Los economistas tendrían una tarea demasiado fácil e inservible si en tiempos de tempestad, solo pudieran decirnos que mucho después de que la tormenta se haya ido, volverá la calma al océano”. Llevamos casi una década de tempestad, no se puede simplemente esperar a que llegue la calma.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: