Tonterías selectas

Perlas del PP sobre el matrimonio homosexual

Desahucios, armas humeantes, de Odalys Padrón, primera secretaria de Alternativa Socialista

A vueltas con la reestructuración de la deuda, de Juan Laborda

¿Por qué paralizar ahora la Tasa Robin Hood?, de Vanessa López, directora de @Saludporderecho

Hipocresía, cinismo o tomarnos por tontos, de Juan A. Gimerno, de Economistas sin Fronteras

Soy de los que piensan que el juego libre del mercado tiene indudables ventajas. El problema es que los hechos demuestran una y otra vez que, si dejamos que funcione sin ningún tipo de contrapesos, su tendencia natural es hacia la concentración de poder monopolístico y la desigualdad creciente.

…  Se nos viene vendiendo desde hace décadas que bajar impuestos hace crecer la economía y aumentar la recaudación. Fue en la época del presidente Reagan cuando se comenzó a extender esa idea “lafferiana” y a aplicar la política coherente con tal creencia. El resultado de aquello fue, por un lado, que las reducciones de impuestos afectaban fundamentalmente a las rentas altas y al capital financiero. Por otro, que se generó uno de los déficits más altos de la historia de Estados Unidos.

A pesar del fracaso, los liberales siguen repitiendo la idea y las políticas. Si la realidad no confirma las teorías, peor para la realidad.

Las medidas de austeridad recetadas para solventar la presente crisis van en la misma línea. Reduzcamos el peso del sector público y veremos cómo crece la economía, se recauda más y se soluciona el problema del déficit y la deuda.

Los resultados ya los conocemos en Grecia, en España… La reducción del sector público supone de hecho la venta al sector privado (y no precisamente en condiciones de transparencia y competencia), a precios de saldo, de activos y actividades presuntamente ruinosas, con sospechosas plusvalías en plazos inmediatos. ¿Recuerdan, por ejemplo, el caso de la funeraria madrileña? ¿O las privatizaciones de la gestión de servicios públicos?

Supone también la reducción de los programas de gasto social, pero no de los dedicados a sostener a la banca o a salvar a las empresas que quiebran. Y, mientras, las cifras de paro se mantienen en niveles récord, las desigualdades aumentan, el déficit apenas se reduce y la deuda sigue creciendo.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: