Recomendaciones

24/01/2015

Lethal autonomous weapon systems might be more moral than human soldiers, by Ronald Bailey

Should a Bank in Difficulties Receive Assistance?, by Kevin Dowd

Peter Thiel’s Contrarian Manifesto, by Aaron Tao

Why you keep dreaming about being naked

A.I. Has Grown Up and Left Home


Tonterías selectas

24/01/2015

Entrevista a Pilar Ramírez, responsable de Comunicación de Médicos del Mundo en España

Salvar la sanidad pública, de Victoria Camps y Adela Cortina

Grecia y Syriza frente a una Europa en evidencia, de Juan Torres López

Podemos: ¿ni de izquierdas ni de derechas?, de Augusto Klappenbach

Mario cruza el Rubicón, de José Carlos Díez

… la mutualización de la deuda y de la unión fiscal […] es condición necesaria para resolver la crisis del euro.

La compra de bonos ayudará a mitigar la deflación pero no sacará a Europa del estancamiento secular en el que se encuentra. Además de una mutualización de las deudas es necesario un plan de estímulo fiscal. El plan Juncker es un buen inicio, pero debe ser financiado con eurobonos que ya pueden ser comprados por el BCE.

Hay que valorar positivamente los cambios producidos en el BCE y la llegada de Moscovici a la Comisión Europea. Ahora faltan indicios de vida inteligente en el Consejo Europeo. España es clave, con Francia e Italia, para contrarrestar a Alemania.


Recomendaciones

23/01/2015

Are Falling Prices a Bad Thing?, by Randall Holcombe

La última huida hacia delante de Mario Draghi, de Juan Ramón Rallo

If Groceries Were Supplied Like K-12 Education…, by Don Boudreaux

Is Technology Making Us Vulnerable?

Remember Not to Trust Your Memory, by Shane Parrish


Conferencia sobre economía del comportamiento o psicología y economía (behavioral economics) (video)

22/01/2015

Entrevista y conferencia en Instituto Juan de Mariana.


Recomendaciones

22/01/2015

Getting Better All the Time, by Sally Satel (book review of The Moral Arc by Michael Shermer)

BPA Safe: Yet Another Scientifically Unfounded Environmentalist Scare Bites the Dust, by Ronald Bailey

Why can’t the world’s greatest minds solve the mystery of consciousness?, by Oliver Burkeman

Monedero, contra la confiscación tributaria, de Juan Ramón Rallo

Power Corrupts AND Attracts the Corruptible, by David Henderson


Tonterías selectas

22/01/2015

Entrevista a Yanis Varoufakis

Quién crea el dinero… y para qué, de Marcel Coderch Collell

La pólvora mojada de Draghi, de José García Domínguez

Insuficiencias de los indicadores económicos para medir el bienestar popular: el caso de EE.UU y España, de Vicenç Navarro

El único realismo democrático, de Paolo Flores d’Arcais


Recomendaciones

21/01/2015

Oxfam se equivoca: el mundo es hoy mucho más rico y menos desigual, de Diego Sánchez de la Cruz

Central bank prophet fears QE warfare pushing world financial system out of control, by Ambrose Evans-Pritchard

Frederick W. Taylor: Time Management Skills, by Shane Parrish

Sniping and “Fair Fights”, by Jason Brennan

El mundo nunca ha sido un lugar mejor, de Juan Ramón Rallo


Tonterías selectas

21/01/2015

Compaginar maternidad y empleo, asignatura pendiente de la Igualdad

Entrevista a Éric Toussaint sobre la suspensión del pago de la deuda

Los médicos alertan de que el precio abusivo de los fármacos puede colapsar el sistema

The Politics of Economic Stupidity, by Joseph Stiglitz

En Carrefour, tú no cuentas, de Esther Vivas


Recomendaciones

20/01/2015

GM crops: the scientific argument’s over, by Matt Ridley

My life as a climate lukewarmer, by Matt Ridley

We are all born with synaesthesia

La propiedad de lo sagrado, de María Blanco

Las diez vergüenzas de Grecia que nunca le contarán Syriza ni Podemos, de Manuel Llamas


Tonterías selectas

20/01/2015

La vida tenía un precio (y si no puedes pagarlo, estás muerto), de Javier Gallego

“¿Qué fue antes, el huevo o la gallina?”, Por Antonio Gil-Terrón Puchades

Impuestos contra la deflación, de César Molinas

… la deflación y la caída de los precios no tienen mucho que ver.

Una sociedad está en deflación cuando tiene una TDI cercana a cero o negativa. Eso equivale a decir que los acontecimientos del futuro tienen tanto o incluso más valor que los del presente.

En una sociedad deflacionaria se posponen las decisiones de consumo y también las de inversión. Hay una gran aversión al riesgo. Se ahorra en exceso y se consume poco. Se exportan capitales y los superávits por cuenta corriente se hacen crónicos. Los precios al consumo pueden caer por falta de demanda pero esa caída es síntoma, no causa de la deflación.

¿Puede existir una sociedad con una TDI negativa? Sí, sí puede.

En toda sociedad conviven personas con TDI positivas y negativas. Los jóvenes tienden a endeudarse para hacer frente a gastos, como la compra de vivienda, para los que su ahorro es insuficiente. Esto denota preferencia por el presente respecto al futuro y una TDI positiva. Los ancianos, aunque sea contraintuitivo, ahorran, y mucho. Una razón puede ser el deseo de dejar una herencia lo que, a su vez, puede estar motivado por el deseo de no perder el control de la riqueza y de mantener el poder. Otra razón es la incertidumbre sobre cuánto va a durar la propia vida en una sociedad en la que la longevidad sigue creciendo con mucha rapidez. Es razonable suponer que la TDI de los ancianos es negativa e, incluso, muy negativa.

La sociedad ha entrado en deflación. La caída en deflación de una sociedad es un proceso no lineal que va mucho más deprisa que el cambio demográfico que lo desencadena. En otras palabras, la deflación entra en una sociedad sin anunciarse, de manera subrepticia. La sociedad puede envejecer lentamente, pero puede caer en deflación con mucha rapidez. El proceso puede hacerse todavía más rápido si, como ocurre en muchos países, la riqueza está concentrada en la población más anciana.

… la caída de la TDI provoca un aumento de la aversión al riesgo en el conjunto de la sociedad: la preservación del capital se torna el principio rector de la asignación de recursos en detrimento de la inversión productiva, que es la que crea empresas y empleo.

… Para corregir esta situación parece mucho más eficaz el sistema tributario que la política monetaria. Una combinación de un impuesto de sucesiones muy severo —que, en cualquier caso, debería existir por razones de equidad— y un impuesto de donaciones intervivos mucho más suave podría incentivar una transferencia intergeneracional de riqueza hacia personas con una TDI más alta, con menor aversión al riesgo y con mayor capacidad de liderar una sociedad más dinámica. Se trataría de llevar la lucha contra la deflación al seno de cada familia, que es donde hay posibilidades de victoria.

Un 1% de la población tendrá más dinero que el 99% restante en 2016

El olvido del alma, de Ignacio Sánchez Cámara, catedrático de Filosofía del Derecho

Una sociedad que olvida o prescinde del alma es una sociedad desalmada. El centro de la vida de una sociedad es la educación. Una sociedad vale, en gran medida, lo que vale su hombre medio, es decir, su educación.

La educación, al menos desde Platón, consiste en el cuidado del alma. Aquí reside también el ser de Europa, según, entre otros, el filósofo polaco Jan Patôcka. Todo debate sobre la educación es estéril si se omite la referencia al alma y su cuidado.

Ningún problema técnico es relevante –desde la financiación a la calidad, desde la polémica entre la escuela pública o la privada…– si se omite la referencia al alma. Por cierto, en realidad toda educación es pública.

… No hay educación sin finalidad, sin teleología, sin la representación de un ideal hacia el que se debe encauzar el camino del alma.

… el alma es razón que desea y es también amor. La clave se encuentra en ese incesante deseo de amar y ser amado. Si se niega el alma, se niega la condición de la posibilidad de la educación.

La filosofía, según Platón, aspira al conocimiento de lo verdadero. Pero esto no es posible a través de los sentidos. Lo sensible es siempre opinable. Sólo el alma puede captar lo verdadero, pero para ello necesita abandonar la dirección y guía de los sentidos. La verdad es asunto del alma. Por eso la filosofía consiste en la purificación del cuerpo para alcanzar el pensamiento puro. Pero la separación del alma y el cuerpo es la muerte. En este sentido, la filosofía no puede ser sino tendencia hacia la muerte. La filosofía consiste para Platón también en una asimilación a lo divino, en proceso de perfeccionamiento que nos acerque a la Divinidad. Entonces, toda verdadera educación es religiosa.

Y todo pedagogo que niegue el alma o es un ignorante o un impostor.

… lo más importante en la educación es siempre algo intensamente inútil. Precisamente porque no es un medio para obtener nada, sino un fin en sí.

Las sociedades no pueden vivir sin minorías ejemplares que ejerzan la autoridad espiritual.

La preparación para la profesión es muy importante, pero más aún lo es la preparación para la vida. Y esta preparación consiste en el cuidado del alma. El olvido del alma es la destrucción de la educación. Una educación desalmada sólo puede conducir a una sociedad desalmada.