Tonterías selectas

Europa se arrodilla ante EEUU en el TTIP, de Alejandro Inurrieta

Vitamin D Helps Fight Cancer, Study Says. Big Pharma Is Outraged, by Gary North

Stiglitz muestra que un impago de la deuda puede beneficiar a un país y a su población, de Éric Toussaint

El desafío fiscal de Madrid, de Javier Fernández Fernández, presidente del Gobierno de Asturias

… además de una acción concertada de deuda y de déficit, Europa necesita herramientas presupuestarias y fiscales que cada país no puede asumir de forma individual.

… el debate fiscal europeo va más allá de la armonización de los impuestos indirectos que, vinculados al mercado interior, siempre formó parte de la acción comunitaria. De lo que se habla es de la imposición europea sobre las transacciones financieras, de la definición de una base imponible común consolidada en el impuesto de sociedades o de la cesión al ámbito supranacional de la tributación de las bases más vulnerables a la competencia fiscal.

Comparto este planteamiento.

… o se avanza hacia la unión fiscal o a la periferia europea, España incluida, no le queda otra alternativa que resignarse a vivir en un estancamiento permanente con el único objetivo de salvar una moneda que, como ya subrayé, es única pero no común.

Decisiones como bonificar al 100% sucesiones y donaciones o eliminar patrimonio —esto es, desfiscalizar la riqueza no ganada— responden a un patrón ideológico difícilmente compatible con el discurso meritocrático sobre el que se asientan las sociedades modernas. Pero, ideologías al margen, también provocan una especie de secesión de la riqueza, una deslocalización patrimonial con efectos muy notables sobre los ingresos tributarios de unas y otras comunidades. Sin cuestionar la capacidad fiscal de los Gobiernos autónomos, ese ejercicio debe modularse hasta un grado admisible de diversidad fiscal.

Lo curioso, porque tampoco ahí terminaron las sorpresas, es que el desafío venga de Madrid o, bien dicho, de su Gobierno. La capital política, administrativa y financiera del país utiliza su enorme potencial, apoyado en los méritos de los madrileños y en las ventajas económicas y logísticas de su múltiple centralidad, para promover la competencia fiscal, favorecer el voto con los pies e incrementar aún más en España la desigualdad territorial. Una capital que, además de doblar en renta a la comunidad autónoma más pobre, impulsa la deslocalización patrimonial, aumenta el desequilibrio territorial y promueve que la desigualdad sea también una cuestión de geografía y no sólo de clase social.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: