Tonterías selectas

La recuperación de la caridad, de Suso de Toro

¿Por qué crecen las desigualdades de renta?, de Vicenç Navarro

¿Le salen las cuentas a Podemos?, de Francisco Moreno, Ramiro Obedman y Juan Carlos Barba, miembros del Círculo de Economía, Ecología y Energía de Podemos

Exorcismo, del cine a la psiquiatría, de Juan A. Herrero Brasas, doctor en Estudios de Religión y Ética Social y profesor de Antropología filosófica en la Universidad San Pablo Ceu de Madrid

La educación, ¿un valor al alza?, de Gloria González, de Economistas sin Fronteras

… según este nuevo escenario, las empresas pasarían a tener un nuevo negocio objetivo, que sería el de la educación, en el que la impartición de contenidos y la transmisión de valores quedarían en un segundo lugar, con el riesgo añadido de pasar, en palabras de Jesús Sánchez-Camacho, profesor de educación primaria, de un “sistema educativo” a un “sistema de adoctrinamiento”, ya no sólo ideológico, sino también empresarial.

… el posible contexto en el que podremos estar viviendo en 2030, estará colmado de efectos “secundarios”, tales como el deterioro de la calidad de vida, alcanzado por un desarrollo ineficiente del Estado del Bienestar; empobrecimiento familiar; control empresarial sobre el sistema de educación; pérdida de valores educativos; creación de escuelas bajo un modelo empresarial; empeoramiento de la salud originado por la precariedad laboral, el estrés y la jornada laboral múltiple…

… quisiera recordar que una de las formas de ejercer violencia institucional es la carencia de desarrollo de políticas que favorezcan la igualdad de oportunidades, en este caso, en lo relativo a la educación.

… sería incongruente y nada responsable que, ante la falta de eficiencia del Sector Público en la educación, ésta se privatizara, quedando en manos de políticas corporativas que no son elegidas en urnas, sino en el seno de la propia corporación; y desde luego, lejos queda de la justicia, que sea sobre las familias sobre quienes se deposite la carga de la financiación de un servicio que, por la propia definición de bienestar social, ha de ser público. Quizás la pregunta clave sea qué entienden los gobiernos por un sistema justo, igualitario y solidario, y a partir de ahí, podremos sacar nuestras propias conclusiones.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: