Tonterías selectas

La Europa imposible: Alemania no hace sus deberes, de S. McCoy

Bankia no era un banco público, de Alejandro Inurrieta

Las mentiras de la reforma fiscal, de Juan Francisco Martín Seco

Al acometer cambios en la legislación fiscal, ningún Gobierno estará dispuesto a aceptar –mal le iría en tal caso en las elecciones– que su finalidad es beneficiar a los ricos y empobrecer a las clases bajas y, sin embargo, la mayoría de las modificaciones tributarias que se han llevado a cabo en todos los países desarrollados desde la época de Reagan y Thatcher han perseguido este objetivo.

Tal como ha escrito Paul Krugman recientemente en el diario El País: “Cuando los mitos económicos persisten, la explicación suele encontrarse en la política (y, en concreto, en los intereses de clase). No hay ni la más mínima prueba de que bajarles los tipos impositivos a quienes tienen mucho dinero estimule la economía, pero no es ningún misterio la razón por la que destacados republicanos como el representante Paul Ryan siguen afirmando que unos impuestos más bajos para los ricos son el secreto del crecimiento”. Tampoco constituye ningún arcano por qué se mantienen tales tesis en España.

… en los momentos actuales para reactivar la economía no basta con incrementar la renta disponible, sino que se transforme en consumo y no en ahorro, por lo que el efecto sobre el crecimiento y el empleo será tanto más grande en cuanto que los fondos vayan destinados, en mayor medida, a los grupos sociales de propensión marginal.

… en principio, toda reducción de impuestos, y sobre todo si estos son progresivos (que implican una mayor rebaja en las clases altas), tiene, en  contra de lo que afirma el Gobierno, un efecto neto negativo sobre el crecimiento y el empleo al desviar fondos de otros destinos en que los colectivos agraciados tienen una propensión mayor al consumo.

En los momentos actuales, el recurso a incentivar el ahorro no tiene demasiada lógica, a no ser que lo que se pretenda sea favorecer a las clases altas. En primer lugar, porque con la libre circulación de capitales no hay ninguna garantía de que el ahorro permanezca en el propio país. Puede ocurrir algo parecido a lo que sucede con los planes Renove sobre el automóvil, que en buena medida lo que se incentivan es la importación de vehículos y, por consiguiente, la industria foránea. En segundo lugar, no hay ninguna garantía de que el ahorro se transforme en inversión. Los empresarios no estarán dispuestos a invertir en ausencia de demanda, por lo que lo que habrá que incentivar prioritariamente será el consumo.

Contrasta la inquina que los liberales y los expertos al servicio de los liberales tienen al impuesto sobre el patrimonio, y la alegría con la que sitúan la propiedad inmobiliaria como diana para la recaudación fiscal, cuando esta última constituye el único patrimonio de las clases medias y bajas.

El barco de los náufragos: por qué el PSOE debe imitar al Partido Demócrata, de Juan Antonio Valor

¡El dinero es endógeno!, de Juan Laborda

El motor de la economía es el gasto en inversión decidido con independencia de las decisiones de ahorro. En realidad es la inversión que deciden las empresas lo que determina la cantidad de ahorro. Para invertir no hace falta ahorro previo o depósitos preexistentes. La Ley de Say en una economía monetaria es falsa.

… la tasa de inflación no puede ser ocasionada por una excesiva tasa de crecimiento del dinero. La causalidad va en sentido inverso, es la tasa de crecimiento de los precios y de la producción lo que va a incidir sobre la tasa de crecimiento de la cantidad de dinero.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: