Últimas ideas sobre activo y pasivo, dinero y coacción estatal

La moneda fiat actual puede entenderse como un pasivo del banco central (la interpretación ortodoxa, oficial o tradicional) o como un activo (que no es pasivo de nadie) sometido a reglas coactivas especiales. Juan Ramón Rallo acepta ambas interpretaciones como posibles pero cree que sólo una tiene “verdadero sentido” (como pasivo del banco central).

El problema con esta afirmación es que las definiciones no son verdaderas ni falsas, sino útiles o no, consistentes o no, comprensibles o no. Lo mismo pasa con las interpretaciones, los significados, los sentidos. Si una entidad admite dos (o más) interpretaciones consistentes con la realidad, decir que sólo una tiene “verdadero sentido” es descalificar las otras, tachándolas de falsas y abusando del concepto de verdad. Uno puede preferir una interpretación, o estar más acostumbrado a ella, pero eso no la hace más verdadera y de hecho puede causar prejuicios que dificultan la aceptación de las otras alternativas.

La ciencia consiste en generar interpretaciones o teorías sobre la realidad y comprobar su validez o consistencia mediante pruebas lógicas y empíricas. A veces varias teorías están disponibles para representar y explicar la misma realidad; las pruebas científicas no son necesariamente concluyentes, no siempre permiten rechazar una teoría o demostrar que es la única posible. Algunas interpretaciones son complementarias: la luz vista como onda o como partícula. En ocasiones la interpretación más intuitiva resulta ser falsa: la esfera celeste parece girar en torno a la Tierra, pero resulta que es la Tierra la que rota sobre su propio eje (se comprueba, además de saliendo al espacio, mediante la rotación diaria del plano de oscilación de un péndulo). La existencia de varias interpretaciones alternativas posibles puede revelar los límites o problemas explicativos de cada una de ellas.

Un activo es algo que tiene valor económico, de uso o de intercambio, como bien de consumo o bien de producción, como entidad física o intangible, como bien presente o como derecho sobre algún bien presente o futuro (acciones, deuda). En algunos activos peculiares (forzosos o coactivos) el valor procede (al menos en parte) de que sirven para evitar algún daño o castigo por coacción (un carnet de identidad, un pasaporte, un salvoconducto, un certificado de haber pagado impuestos, la entidad utilizada para pagar impuestos).

En el mundo de las finanzas y la contabilidad aparecen los pasivos para indicar las obligaciones de pago de un agente económico, los derechos sobre sus activos y cómo se ha financiado su adquisición, si con fondos propios (pasivo no exigible, acciones, participaciones de los dueños en la propiedad) o con préstamos de fondos ajenos (pasivo exigible, deuda, obligaciones a terceros).

Algunos activos no son pasivos de nadie (no son ni deuda ni acciones), pero todos los pasivos (obligaciones de pago) son activos (derechos de cobro) de alguien. Para que algo exista como un pasivo su correspondiente activo debe valer algo: si vale cero (porque es una deuda incobrable, porque da derecho a algo de valor nulo) deja de tener sentido considerarlo un pasivo. La deuda inconvertible tendría seguramente valor cero en un mercado libre, y por eso sólo puede existir como activo mediante la coacción estatal que la impone como medio de pago (y esa imposición no puede suceder de cualquier manera, requiere un proceso histórico particular previo).

Tanto acciones como deuda están definidas mediante reglas o normas contractuales libre y voluntariamente pactadas y que sólo involucran a los participantes: los accionistas ponen en común recursos, dirigen la sociedad y se reparten beneficios; el deudor debe al acreedor, el acreedor tiene derecho a cobrar del deudor en plazo, condiciones, calidades y cantidades establecidas. Es necesario distinguir estas reglas concretas y locales de otras reglas o leyes generales impuestas que afectan a todos los ciudadanos quieran o no, como por ejemplo las leyes de curso legal forzoso aplicables al dinero fiat estatal, o las obligaciones de pagar impuestos.

Básicamente el activo es lo que se tiene, el pasivo lo que se debe. El activo es riqueza que normalmente permite generar más ingresos de riqueza. El pasivo exigible implica gastos, pérdidas de riqueza. Activo y pasivo aparecen en el balance de una entidad para informar, junto con su cuenta de resultados operativos (ingresos y gastos durante un periodo) y otros datos relevantes, de su posición financiera: su capacidad de cumplir sus obligaciones de pago con sus acreedores (liquidez, disponibilidad de dinero, tesorería, o efectivo para los pagos; solvencia, que los activos sean más valiosos que el pasivo exigible) y la posibilidad de generar beneficios (dividendos) para sus accionistas.

La información financiera se utiliza también para evitar o limitar las pérdidas para los acreedores de una entidad, recapitalizándola, reestructurando la deuda o quebrando y liquidando la entidad en caso necesario. Algunas entidades públicas especiales, como los Estados y sus organismos, tienen el privilegio de poder suspender pagos (por ejemplo, de la deuda pública, o de la convertibilidad en oro o plata de los billetes y depósitos del banco central), es decir incumplir sus obligaciones, sin ser obligadas a vender sus activos y disolverse: hacen las leyes y hacen la trampa discriminándose positivamente a sí mismos.

Conviene ser cuidadoso al analizar e interpretar las obligaciones que los Estados se ponen a sí mismos, porque pueden incumplirlas impunemente. La obligación financiera que es la deuda pública puede impagarse explícitamente o diluirse de forma subrepticia y tramposa mediante la inflación o la devaluación del dinero producido por el propio Estado. Los billetes y depósitos del banco central, inicialmente convertibles en oro o plata por ser esencialmente promesas de entrega a la vista de oro o plata, pueden impagarse y sin embargo continuar funcionando como activo monetario mediante la coacción estatal: leyes de curso legal forzoso, prohibición o desincentivación de dineros alternativos, obligación de su uso para pago de impuestos.

Las obligaciones contables exigibles (pasivos) de las entidades privadas se aceptan por lo general de forma libre y voluntaria, suelen estar bien definidas y su incumplimiento puede implicar su destrucción o disolución si así lo acuerdan sus acreedores. Las obligaciones de las entidades públicas, al poder incumplirse sin repercusiones legales que impliquen su desaparición, parecen más bien declaraciones de intenciones orientativas.

En un auténtico pasivo una entidad se obliga a sí misma a algún pago específico (que normalmente no es una mera compensación de deudas, es decir el pasivo es convertible en algo externo valioso libremente por sí mismo que refuerza su valor como activo), su incumplimiento tiene graves consecuencias legales y no hay terceras partes involucradas (nadie más está obligado respecto a ese pasivo). En un pasivo anómalo, como es el billete fiat del banco central (cuando es considerado como pasivo), la obligación es redundante y por lo tanto menos relevante (las leyes de curso legal forzoso le obligan a lo mismo); su incumplimiento ya ha ocurrido otras veces y puede volver a ocurrir sin que su emisor sea disuelto; el valor del activo asociado al pasivo depende de forma fundamental de la coacción estatal; y el billete debe ser aceptado a la fuerza por terceros para saldar sus deudas.

Lo que los bancos centrales emiten como pasivos indudables son los depósitos. El hecho de que los billetes sean sustituibles por los depósitos no los transforma automáticamente en pasivos: cuando los depósitos eran convertibles en oro, y el oro en depósitos, el oro no era un pasivo de los bancos centrales.

Sobre la naturaleza de “pasivo social” del billete fiat porque éste debe aceptarse por todos, no se trata sólo de interpretarlo (aunque es posible) como una obligación contingente compartida o dividida probabilísticamente entre todos los ciudadanos, sino como una obligación que se multiplicaría en la misma cantidad y de forma determinista para cada ciudadano. Esta paradoja se resuelve fijándose en que los ciudadanos no son los emisores del billete, luego en eso se diferencian del banco central.

En el caso del billete fiat convertible en oro (patrón oro, el banco central se compromete a comprar y vender oro a precio fijo), este obtiene su valor de dos fuentes (potencialmente redundantes): el valor libre y espontáneo del oro como dinero en el mercado, y la obligación de su uso forzoso en pagos entre ciudadanos y al Estado; decir en este caso que el billete es un activo forzoso sólo es parcialmente cierto o es una verdad incompleta y que puede confundir porque podría parecer que todo su valor lo obtiene de la coacción estatal cuando esta en realidad es poco o nada relevante porque no hace más que reflejar lo que hace el mercado libre (el banco central público imita, o al menos se aproxima mucho, lo que haría un banco central privado que concentrara las reservas de oro del sistema bancario). El análisis del billete fiat inconvertible y el del convertible no son equivalentes porque no es lo mismo el hecho de que existan dos normas redundantes (el banco central se obliga a aceptar su billete porque es su pasivo y porque hay leyes de curso legal forzoso), que el hecho de que una norma obligue (de forma redundante) a lo que los agentes libremente ya hacen en el mercado.

Sobre las monedas locales, por lo general no son deuda inconvertible: no son entidades abstractas que se utilizan para conceder préstamos y cancelar deudas, sino que son entidades convertibles en bienes o servicios poco determinados, y además la obligación de esa convertibilidad no está bien definida (el deudor no está identificado, la participación en la comunidad es voluntaria y puede abandonarse en cualquier momento).

Un último apunte para cerrar: la interpretación del billete fiat del banco central como pasivo del banco central me parece perfectamente consistente y creo que es necesario comprenderla para entender el sistema monetario actual; pero al mismo tiempo conviene aclarar (evitando los malentendidos y errores) por qué la otra interpretación (activo forzoso no pasivo de nadie) también es posible (sólo posible, no la única posible) para así percibir lo anómalo que es el sistema monetario y bancario actual.

Anuncios

9 Responses to Últimas ideas sobre activo y pasivo, dinero y coacción estatal

  1. manuelgar dice:

    Entiendo yo que efectivamente no se trata de “verdadero o falso”, sino de estructurar una teoría que explique la realidad de la mejor forma posible, y también de la forma más general y simple posible (cuantas más excepciones, “inferior” es la teoría).

    Aquí he preparado una tabla donde indico porque creo que la interpretación de pasivo es teóricamente superior.

    http://eleconomistaprudente.com/?p=835

  2. […] Últimas ideas sobre activo y pasivo, dinero y coacción estatal (F. Capella) […]

  3. […] Últimas ideas sobre activo y pasivo, dinero y coacción estatal (F. Capella) […]

  4. pablo dice:

    hola paco te hago un comentario. Llegue a estos temas porqe estuve analizando las excess reserve de la fed y su otro pasivo los billetes. Concluyo que segun tu interpretacion el verdadero pasivo es la excess reserve, algo que comparto, y que en caso de una corrida la fed va a impagar (es una posibilidad) o aceptara la inflacion sobreviniente. Ahora tambien vi la version de juan y no me parece malo verlo como un pasivo al dinero fiat, un amigo saco la cuenta de cuanto oro hay en la fed dividido los billetes y te da exactamente la cotizacion del oro ¿es casualidad esto? yo entiendo que, es posible, el mercado de algun modo debe descontar el valor de las reservas de la fed y valuar al dolar del modo correcto. Ahora si lo anterior es cierto el mercado fue lo suficientemente inteligente como para eludir la imposicion estatal de inconvertibilidad y darle al billete el valor exacto que tendria si la moneda fuera convertible por lo cual es que despues de pensarlo llegue a la conclusion de que juan puede que tenga razon y que, le guste ono al banco central, su moneda aunque sea inconvertible es tratada por el mercado como un pasivo y valuada como si fuera convertible. Bueno ahora leo el resto de tus notas sobre el asunto, espero tus comentarios. Un saldo

    • Francisco Capella dice:

      Hola Pablo, no hay mucho que pueda decirte al respecto ya que desconozco los detalles cuantitativos del balance de la Fed. Me parece mucha casualidad, incluso difícil de creer, que la cotización del oro coincida con la fórmula que citas. Además ha oscilado mucho y no creo que los billetes de dólar lo hayan hecho igual. Cuando el dólar era un pasivo convertible su “valor” era fijo porque era una definición de cantidad de oro y no tenía que ver con un simple cociente entre cuántas reservas de oro había en relación con los billetes.

      Saludos

      Paco

      • pablo dice:

        ok paco, la relacion que te comento la calculo un amigo tampoco te puedo decir mucho mas pero me dejo pensando si el mercado descuenta el valor de la fed como el valor del dolar.. entiendo que no tiene porque hacerlo pero puede ser una medida bstante racional. Como sea me parecio una curiosidad interesante ya que, de ultima, el valor del dolar esta respaldado por lo que sea que existe en la fed (esto amen de otras apreciaciones que pueda hacer el mercado claro). Lo que decis de la epoca de convertibilidad no me queda claro pero el cociente que decis fue el que se fue al carajo porque el valor fijo presuponia un limite de emision o un aumento pero condicionado a una mayor cantidad de oro asi que si se trataba de un simple cociente entiendo que no les dio y por eso francia inicio sus retiros ¿como fue sino? no le veo mas complejidad que esa. Bueno un saludo

  5. pablo dice:

    igual paco a lo que iba, mas alla de la cuenta de mi amigo, es a otra cosa: cuanto pesa el balance de la fed para valorizar al oro y en que momentos ¿importa solo en momentos de crisis nada ? ¿en todo momento? o sea entiendo que podria no existir la fed y el dolar seguir teniendo un valor por ser de curso forzoso pero la pregunta basicamente es esa, cuanto afectan las cuentas de la fed a la cotizacion del dolar y esto te lo consulto porque el balance de la fed por lo que dicen esta bastante mal con un apalancamiento de 77 a 1, mucho descalce y en ultia instancia quiero saber si tengo que tener cuidado del dolar, cuanto y que mirar. Algo mas, cuando vi el apalancamiento de la fed lo analice mirando como pasivo al dolar y despues lo mire sin tomarlo como pasivo para ver como me daba y tampoco es muy prometedora la cosa. Bueno te mando un saludo

    • Francisco Capella dice:

      Pablo, me temo que para responderte haría falta un experto en divisas y yo no lo soy en absoluto. El valor del dólar depende del balance de la Fed (no sólo de las reservas de oro sino de todo su activo y pasivo) pero también del estado de la economía USA y mundial. Yo desconozco los detalles concretos de esa dependencia, y además seguro que influyen las expectativas y especulaciones acerca del futuro de forma recursiva (no sólo qué creo yo que va a pasar, sino qué creo que creen los demás).

      Saludos

      • pablo dice:

        gracias paco me respondiste exactamente lo que queria saber que era si el balance de un banco central influye o no (amen de otras cosas claro). Un saludo

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: