Tonterías selectas

La responsabilidad del BCE en la creación de desempleo, de Vicenç Navarro

Herencias recibidas, de Joaquín Estefanía

Patxi López: “La izquierda ha abandonado su responsabilidad ante el neoliberalismo”

La salida de la depresión, de José Carlos Díez

Roosevelt llegó a la Casa Blanca en 1933 y siguió la recomendación de Keynes de sacar al dólar del patrón oro y devaluar el tipo de cambio. Los técnicos del Tesoro afirmaban que la medida era imposible, pero Roosevelt, que por fortuna era un político y no un burócrata, decidió no hacer caso a los técnicos y les ordenó lo siguiente: “Hagamos una nueva ley y eliminemos esa cláusula”. A continuación, inyectó capital en sus bancos, creó un banco malo que compró un millón de créditos hipotecarios, paró los desahucios, creó un fondo de garantía de depósitos y un seguro de prestación por desempleo para proteger a las familias norteamericanas de la pobreza extrema. Y de este modo puso fin a la Gran Depresión.

En todas las crisis de deuda se repite la misma dinámica: primero se asusta al país diciéndole que la devaluación es el apocalipsis, pero la devaluación y la quita estabilizan la deuda y permiten finalizar el ajuste fiscal. Tras la devaluación basta con que el país congele los salarios, el gasto público y la inflación se encargan del resto. La devaluación posibilita un empobrecimiento ordenado e inconsciente de la sociedad, que vuelve a consumir. Milton Friedman usaba un ejemplo muy ilustrativo: “Si todos nos levantáramos una hora antes en otoño, no sería necesario cambiar los relojes, pero cambiar los relojes es más sencillo”.

… Ya lo decía Einstein: “Solo hay dos cosas que tienden a infinito: el universo y la estupidez humana, y de la primera no estoy seguro”.

Probablemente, no, de Paul Krugman

… no hay ningún motivo para creer que nos enfrentamos a ningún problema extendido de burbujas, por no hablar de si preocuparse por burbujas hipotéticas debería tener prioridad sobre la tarea de conseguir que los estadounidenses vuelvan a trabajar. Bernanke debería hacer caso omiso del parloteo de los barones del burbujismo y seguir haciendo su trabajo.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.

A %d blogueros les gusta esto: