Tonterías selectas

26/06/2012

Moral de mercado, de Llátzer Moix

What babysitting can teach the world, by Tim Harford

Reviving Real Estate Requires Collective Action, by Robert Shiller

Un camino sin retorno, de Miquel Roca i Junyent

Europa, es urgente, de Irene Lozano

El fin del Estado-nación ocurrirá en cualquier caso, y tampoco deberíamos tomarlo a la tremenda. Al fin y al cabo, como creación humana, es finita. Todos lo sabemos: dentro de 100 años, quizá algo después, quizá antes dado el veloz paso de la historia, existirá un gobierno mundial con uniones regionales de uno u otro tipo, y quienes no formen parte de alguna de esas unidades de gran tamaño será engullido mientras celebra autosatisfecho folclores y ritos. En un mundo intercomunicado, global y plano, la unión forma parte de la lógica de la historia, además de resultar conveniente desde cualquier punto de vista, como lo fue en la España de los Reyes Católicos unir varios reinos pequeños en uno más grande y fuerte. La diferencia estriba en que ahora no se hace política con matrimonios de conveniencia sino con complejos tratados y largas deliberaciones: por más que nos desespere, es una muestra del avance de la humanidad.

En fin, el gobierno mundial queda lejano y no hay por qué preocuparse de ello todavía, pero me permite llegar a donde quería: aunque el momento histórico del Estado-nación ha pasado, desmantelarlo resultará complicado y aventuro que será ese tipo de actos políticos que se van realizando sin ser anunciados como tales. Hasta ahora la cesión de soberanía a instituciones europeas se llevaba a cabo sobre una presunción: quienes ostentaban legítimamente la soberanía eran los Estados, que la transferían a una institución comunitaria. Sin embargo, para seguir avanzando, hemos de sustituir esa presunción por la contraria: la soberanía está depositada en Europa, desde donde se delegarán competencias a los distintos Estados. Se trata de un cambio radical: ya no serán los Estados los que, a regañadientes o amenazando vetos, vayan consintiendo tales o cuales intromisiones de la legislación comunitaria, sino que las grandes decisiones políticas se tomarán en Europa.


Recomendaciones

25/06/2012

Psychology vs. Public Policy, by Richard Epstein

Surprisingly, two wrongs don’t make a right, by Kevin Grier

Cuestión de crédito, de Carlos Rodríguez Braun

‘A Perfect and Beautiful Machine’: What Darwin’s Theory of Evolution Reveals About Artificial Intelligence, by Daniel Dennett

Spoiled Rotten: Why do kids rule the roost?


Recomendaciones

25/06/2012

Rio’s Unsustainable Nonsense, by Jagdish Bhagwati

Who’s the Boss? There Isn’t One

A Fiscal History Lesson, by David Henderson

La mentira de la responsabilidad compartida, de Javier Benegas

The Manifest Destiny of Artificial Intelligence


Finanzas, banca y ciclos económicos

24/06/2012

Conversación en Libertad con Luis Iglesias.


Tonterías selectas

24/06/2012

Labor’s Paradise Lost, by Robert Skidelsky

‘Ojalá en todos los países hubiera un dictador como los que tenemos en Cuba’

El precio de lo importante, de Félix Ovejero

Manifiesto por la RSE, de Juan José Almagro

Elogio de los PIIGS, de Jordi Soler


Recomendaciones

21/06/2012

Book Review: ‘The Clash of Economic Ideas’, by Alberto Mingardi

Why Smart People Are Stupid, by Jonah Lehrer

Austerity Works, by Michael D. Tanner

Un rescate con más oscuros que claros, de Juan Ramón Rallo

Feel-Good Environmentalism at the U.N., by Bjorn Lomborg


Tonterías selectas

20/06/2012

Viñeta de Ramón

¿Llegaremos a tiempo?, de Juan Ignacio Bartolomé, Jorge Fabra Utray y José Moisés Martín Carretero, economistas y miembros de Ecomistas Frente a la Crisis

In Praise of Leisure, by Robert Skidelsky and Edward Skidelsky

Tasa financiera para el desarrollo sostenible, de José Manuel Durão Barroso, presidente de la Comisión Europea

Cebrián y la papisa Merkel, de José García Domínguez