Tonterías selectas

Moral de mercado, de Llátzer Moix

What babysitting can teach the world, by Tim Harford

Reviving Real Estate Requires Collective Action, by Robert Shiller

Un camino sin retorno, de Miquel Roca i Junyent

Europa, es urgente, de Irene Lozano

El fin del Estado-nación ocurrirá en cualquier caso, y tampoco deberíamos tomarlo a la tremenda. Al fin y al cabo, como creación humana, es finita. Todos lo sabemos: dentro de 100 años, quizá algo después, quizá antes dado el veloz paso de la historia, existirá un gobierno mundial con uniones regionales de uno u otro tipo, y quienes no formen parte de alguna de esas unidades de gran tamaño será engullido mientras celebra autosatisfecho folclores y ritos. En un mundo intercomunicado, global y plano, la unión forma parte de la lógica de la historia, además de resultar conveniente desde cualquier punto de vista, como lo fue en la España de los Reyes Católicos unir varios reinos pequeños en uno más grande y fuerte. La diferencia estriba en que ahora no se hace política con matrimonios de conveniencia sino con complejos tratados y largas deliberaciones: por más que nos desespere, es una muestra del avance de la humanidad.

En fin, el gobierno mundial queda lejano y no hay por qué preocuparse de ello todavía, pero me permite llegar a donde quería: aunque el momento histórico del Estado-nación ha pasado, desmantelarlo resultará complicado y aventuro que será ese tipo de actos políticos que se van realizando sin ser anunciados como tales. Hasta ahora la cesión de soberanía a instituciones europeas se llevaba a cabo sobre una presunción: quienes ostentaban legítimamente la soberanía eran los Estados, que la transferían a una institución comunitaria. Sin embargo, para seguir avanzando, hemos de sustituir esa presunción por la contraria: la soberanía está depositada en Europa, desde donde se delegarán competencias a los distintos Estados. Se trata de un cambio radical: ya no serán los Estados los que, a regañadientes o amenazando vetos, vayan consintiendo tales o cuales intromisiones de la legislación comunitaria, sino que las grandes decisiones políticas se tomarán en Europa.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.

A %d blogueros les gusta esto: