Tonterías selectas

26/05/2012

Todos contra Merkel, de Juan Francisco Martín Seco

¿Por qué las políticas de austeridad son profundamente erróneas?, de Vicenç Navarro

La dignidad de los rectores, de Miguel Ángel Quintanilla Fisac

La hora de la sociedad civil, de Rosa Cobo, profesora titular de Sociología de la Universidad de A Coruña

La colegiación como garantía al ciudadano, de Carlos Carnicer Díez, presidente de Unión Profesional


Recomendaciones

25/05/2012

El megaterio desnudo, de Jorge Wagensberg

NY Times Columnist: Glass-Steagall Wouldn’t Have Prevented the JPMorgan Loss or the Financial Crisis, by Matt Welch

Instalados en el pensamiento burbuja, de Juan Ramón Rallo

Michael Sandel: filosofía, salarios, banqueros y enfermeras, de Mario Silar

¿Es la Reserva Federal una entidad privada?, de Juan Ramón Rallo


Tonterías selectas

25/05/2012

Eric Maskin, premio Nobel de Economía en 2007, “Los recortes en España están empeorando la situación”

El Instituto de la Mujer pide la retirada de un anuncio “machista”

Amén, de Juan José Millás

¿Por qué se ha creado la crisis?, de Vicenc Navarro

The Crisis of European Democracy, by Amartya Sen

The cause of reform, no matter how urgent, is not well served by the unilateral imposition of sudden and savage cuts in public services. Such indiscriminate cutting slashes demand — a counterproductive strategy, given huge unemployment and idle productive enterprises that have been decimated by the lack of market demand.

… There are surely lessons here from John Maynard Keynes, who understood that the state and the market are interdependent. But Keynes had little to say about social justice, including the political commitments with which Europe emerged after World War II. These led to the birth of the modern welfare state and national health services — not to support a market economy but to protect human well-being.

… Perhaps the most troubling aspect of Europe’s current malaise is the replacement of democratic commitments by financial dictates — from leaders of the European Union and the European Central Bank, and indirectly from credit-rating agencies, whose judgments have been notoriously unsound.

Participatory public discussion — the “government by discussion” expounded by democratic theorists like John Stuart Mill and Walter Bagehot — could have identified appropriate reforms over a reasonable span of time, without threatening the foundations of Europe’s system of social justice. In contrast, drastic cuts in public services with very little general discussion of their necessity, efficacy or balance have been revolting to a large section of the European population and have played into the hands of extremists on both ends of the political spectrum.


Tonterías selectas

24/05/2012

Los ‘reyes’ de la economía, de Juan Ignacio Palacio Morena, catedrático de Economía Aplicada y miembro de Economistas frente a la crisis

Jean Ziegler: “Especular con los alimentos es un crimen universal”

Esta sí es su reforma, y es ideológica, de Mariano Fernández Enguita es catedrático de Sociología en la Universidad Complutense

Tópicos de la política económica del PSOE, de Jacint Ros Hombravell, catedrático emérito de Política Económica y Economía Aplicada de la Universidad de Barcelona

Por una alianza transatlántica de fuerzas progresistas, de Hannes Swoboda, presidente del Grupo de Socialistas y Demócratas en el Parlamento Europeo

Estrechamente ligada a la política de recuperación económica está la política para corregir la injusta distribución de los ingresos y de la riqueza. La evolución negativa de la distribución de ingresos se traduce en una creciente distancia entre los ricos y los pobres, que es más palpable en Estados Unidos que en Europa. Pero también en muchos países europeos vemos esta tendencia negativa. Recuperar los niveles de distribución de ingresos y de riqueza de hace 20 años ya contribuiría a promover el crecimiento y el empleo, porque los grupos que registran menores ingresos gastarían más y fomentarían el consumo. Las propuestas impositivas de Hollande y Obama, y las relevantes propuestas de socialistas y demócratas van en la misma dirección: reducir la injusta redistribución y recolectar dinero para inversiones.

… Necesitamos una alianza transatlántica de fuerzas progresistas dispuestas a llevar justicia y equidad a nuestras sociedades.


Recomendaciones

23/05/2012

Response: How Morals Crowd Out Markets, by Matt Welch

Response: Giving Economists Their Due, by Herbert Gintis

10 Brainteasers to Test Your Mental Sharpness

Huelga contra los huelguistas, por Santiago Navajas

Premisas iniciales para Juan Impaciente, de Álvaro Guzmán de Lázaro Mateos


Tonterías selectas

22/05/2012

How Markets Crowd Out Morals, by Michael J. Sandel

Apocalipsis en breve, de Paul Krugman

Trabajar menos, trabajar todos

Necesitamos más inflación, de José García Domínguez

Recortes en sanidad: restricción de derechos, de Carlos Barra Galán, médico especialista del sistema nacional de salud

Es incuestionable que uno de los mayores logros que la sociedad española ha conseguido en el periodo democrático, ha sido la creación y consolidación de un sistema nacional de salud de carácter público, con cobertura universal, financiado a cargo de los Presupuestos Generales del Estado y que ha hecho realidad el cumplimiento de un mandato constitucional: el derecho a la protección de la salud, recogido en su artículo 43.

Nuestro sistema público de salud así configurado ha sido un elemento que ha contribuido de manera importante a la consecución de niveles altos de cohesión social y ha establecido la solidaridad, equidad y accesibilidad como valores esenciales de su razón de ser.

En todas las encuestas realizadas en nuestro país, la ciudadanía valora muy positivamente su sistema sanitario, el funcionamiento de sus instituciones y el trabajo de sus profesionales, se ha sentido segura ante sus problemas de salud en la confianza de que iban a ser bien atendidos y ha tenido la garantía de que sea cual fuere su situación en la escala social no iban a ser excluidos. Hoy en el seno del tejido social ha surgido inquietud, incertidumbre e indignación ante el ataque que el real decreto supone para nuestra sanidad pública; ha comenzado ya a movilizarse en defensa de sus derechos y si no hay rectificación desde el Gobierno se producirán con toda seguridad situaciones de crispación y conflicto.

En los hospitales y centros de salud se forman, crecen profesionalmente y desarrollan lo mejor de sus conocimientos la gran mayoría de profesionales de nuestro país, recibiendo un notable reconocimiento por parte de los ciudadanos; profesionales que cada día ven más reducidos los cauces de participación en la planificación y determinación de sus actividades, que sufren también ataques a sus derechos laborales, soportan escandalosas condiciones de precariedad y tienen asimismo enormes dificultades para seguir una adecuada formación continuada. Son actores importantes en el funcionamiento de la sanidad y por ello los recortes que el Gobierno ha planteado, van a afectar a su actividad profesional y les va a obligar a manifestar sus opiniones en relación a la nueva situación.

Nuestro sistema sanitario público, valorado muy bien tanto en nuestro país como fuera de él, necesita mejoras y reformas que lo hagan más eficiente; medidas que por cierto no puso en práctica el Partido Popular allí donde ha gobernado muchos años ( tampoco cuando tuvo anteriormente el Gobierno central). Mejoras y reformas que deben analizarse con rigor, someterlas a un amplio debate social y político y que en ningún caso pueden suponer pérdida y restricción de derechos ya conseguidos ni pérdida de los valores que lo fundamentan.


Recomendaciones

22/05/2012

Austeridad, es decir, crecimiento, de José Carlos Rodríguez

A Judge’s Plea for Pot

Bringing back the peseta won’t solve Spain’s problems, by Juan Ramón Rallo

El estímulo definitivo: un holocausto nuclear, de Juan Ramón Rallo

Mr. Krugman, nuestro incendio no se apaga soplando, de Javier Benegas