Basura selecta

The Four Horsemen of the Teapocalypse, by Brad DeLong

Terapia Magnética

Un casino sobre el Titanic, de Alfonso Palomares

What’s wrong with our food system: Birke Baehr on TED.com

Turbulencias y sobresaltos, de Miren Etxezarreta

Las razones de fondo realmente responden a los intereses dominantes de la economía mundial, como disminuir las remuneraciones y estabilidad de los empleos, subordinar a los trabajadores a las estrategias de las empresas, debilitar el Estado del bienestar y los derechos sociales. En una palabra, consolidar unas condiciones estructurales extremadamente propicias para los capitales y muy desfavorables a las clases populares justificándolas con las necesidades de salida de la crisis.

El proteccionismo vuelve a ser discutido abiertamente. Nunca ha dejado de existir, especialmente en los países más poderosos, siempre capaces de disimularlo con distintos ropajes. Ahora renuevan antiguas fórmulas como la política monetaria para devaluar la divisa (Estados Unidos) o la presión sobre los salarios (Alemania), para seguir compitiendo en mercados cada vez más agresivos. ¿No sería mucho más eficiente que este proteccionismo vergonzante, aparentemente denostado pero siempre practicado, fuese aceptado como lo que es, es decir, una medida de política económica a la que recurren todos los países que pueden hacerlo (siendo estos quienes más exigen a los demás que abran sus fronteras) y que los conflictos se dirimieran abiertamente? Las tan ensalzadas virtudes del libre comercio se están demostrando bien fútiles y habrían de dar paso a considerar las ventajas de un comercio mundial más regulado. Es curioso que se acepta, al menos retóricamente, una cierta regulación de los flujos de capitales globales, pero es tabú siquiera la mención de esa misma regulación para el comercio de mercancías.

Finalmente, la inestabilidad e inseguridad de la economía global. La más mínima alteración envía sacudidas de temor a todo lo largo y ancho del capitalismo mundial.

Si esto es todo lo que el capitalismo del siglo XXI puede ofrecer a la salida de la crisis, más vale que empecemos rápido a buscar alternativas.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.

A %d blogueros les gusta esto: