Recomendaciones

25/06/2010

Guns Save Lives, by John Stossel

Custer and Public Choice Economics

One reason why humans are special and unique: We masturbate. A lot, by Jesse Bering

Paul Krugman, the Self-Contradicting Economist, by Arvind Kumar

Endeudarse no es crecer, por Juan Ramón Rallo


Basura selecta

25/06/2010

Why the future is theocratic not libertarian, by Bruce Charlton

Societies with a transcendental aim or purpose (i.e. some kind of ‘theocracy’ aiming for the salvation of mankind) will eventually displace secular modern societies based on the primacy of lifestyle freedom and guided by the pursuit of individual gratification.

This will happen (like it or not) because only ‘theocracies’ are potentially (although not necessarily) coherent, large-scale, self-renewing and expansive in aspiration.

Secular modern societies will continue to tear themselves apart with nothing to arrest the process or generate coherence – they will self-weaken until they self-collapse. More likely before this is complete they will taken over by a theocracy.

Secular modern societies very clearly have *for a while* potential capabilities far beyond that of any theocracy past or present; but they are not stable, nor self-renewing. They cannot/ will not (it amounts to the same thing) – over the long term – use these superior capabilities to sustain themselves.

The triumph of secular modernity was therefore only a temporary phase – contingent upon cultural inertia. And once the inertia of religious tradition was overcome, and individual gratification by free lifestyle choice was established as primary; then secular modernity became first weakened, then directionless, and now is actively self-destroying.

Libertarianism is not a viable alternative to liberalism. (I speak as an ex-libertarian, one whose libertarian writings are all over the internet!) Libertarianism replaces the self-loathing, paralysis and ideological group submission of liberalism with a high-minded but actually psychopathic selfishness and a focus on personal, individual gratification. Libertarians escape the enervating psychological trap of liberalism (tender-minded hedonism, wishful-thinking, suicidal guilt and submission), and instead promote a guilt-free, ‘tough-minded’, cynical, worldly, hard-nosed self-gratification.

Since this is socially unacceptable, indeed criminal, libertarian theory (based on a broadly utilitarian ethic) necessarily purports to show how a *process* of competition and evolution will combines numerous instances of short-termist selfish individualism to benefit the long term interests of the group.

But a libertarian society would be self-destroying to the extent it was implemented, since libertarianism positively encourages free-riding. Libertarianism merely hopes-for long-termist utilitarianism, but it guarantees short-termist selfishness.

The libertarian ethic is that the highest value is each individual being maximally free to take the choices which best enable self-gratification. While the libertarian may sincerely *hope* that other people will exercise these choices in a way which promotes the greatest happiness of the greatest number (however that might be measured) it is a more direct route to personal gratification simply to seek gratification for oneself rather than for society. Even in the ‘perfect’ libertarian society it is always possible for an individual to further increase their own gratification at the expense of others – while some choices (e.g. to be the highest status, most desired, most creative) intrinsically entail the deprivation of others.

And if gratification is the goal of human life, because human life is unpredictable then *immediate* gratification – right here, right now – is vastly surer and more dependable than undergoing the risks and uncertainties involved in pursuing long term gratification. A bird in the hand is worth two in the bush.

In other words, social cohesion in a secular libertarian society depends on individuals being long-termist utilitarians rather than selfish short-termist gratification-seekers. Yet libertarianism will self-destroy from free-riding; each zealous libertarian individual rationally seeking to gratify themselves at the present moment – not later – and selfishly at the expense of the gratification of others.

Where are the libertarian saints and martyrs? Libertarians are intrinsically and on principle cowardly and hedonistic loners who will not suffer privation, take risks or undergo personal suffering either for the good of the group or for transcendental goals (unless they subjectively, arbitrarily happen to enjoy doing so!). Instead, libertarians tend to minimize their losses, to cut and run. In sum, libertarian group goals are continually undercut by the selfish-short-termism which is itself the prime directive of libertarianism. Hence libertarianism is unable to generate cohesion beyond the level of a leisure club – not even enough cohesion to run a political party!

This is why so many libertarians are ‘pacifists’ and isolationists, fantasize about emigration and other forms of personal escape, and consider suicide/ euthanasia as an obvious – first-line – solution to suffering. Libertarians have no compelling reason why they themselves should suffer for a larger or longer term cause – indeed libertarians cynically regard heroic self-sacrifice with pity or scorn, as evidence of stupidity or insanity.

The consequence is that libertarianism – a collection of self-interested and self-preserving individuals – will submit (one at a time) to any group that can mobilize relentless heroic self-sacrifice in pursuit of group goals.

The main point I am trying to make here is that a society based-on pursuit of individual happiness through lifestyle liberty is incoherent: at first merely fragmentary and weak but eventually organized in self-destruction (a process led by the intellectual ruling elite, whether liberal or libertarian). Secular modernity will therefore decline to either a ‘Dark Age’ state of segmentary, tribalistic chaos; or (at a higher level of social complexity) a more ‘Medieval’ type of monarchial theocracy comprising large states or empires which will sooner or later displace small-scale chaotic tribalism.

La imprescindible banca pública, de Juan Torres López

Ciencia con conciencia, de Miguel Ángel Quintanilla Fisac, catedrático de Lógica y Teoría de la Ciencia

Autonomías e impuestos a los ricos, de Juan Francisco Martín Seco

Pegarse un tiro, de Juan José Millás

Los mercados -signifique lo que signifique esa abstracción de carácter teológico- han ganado la batalla que hace apenas unos meses fingían haber perdido, cuando el capitalismo -¿recuerdan?-, víctima de sus contradicciones internas, se había ido al carajo para dar paso al socialismo de rostro humano (si quieren más tópicos, dispongo de un saco junto al ordenador). Los mercados tienen hoy comiendo en su mano a todos los Gobiernos de Europa en general y al de España en particular. El Ejército español es el Ejército de los mercados, la Hacienda española es la Hacienda de los mercados, la Cultura española es la Cultura de los mercados, y así de forma sucesiva (Agricultura, Interior, Industria, Igualdad, Fomento…). Ministerio a ministerio, subsecretaría a subsecretaría, toda nuestra organización estatal está a su servicio. Si mañana deciden que hay que suprimir la Biblioteca Nacional, se suprime y punto.

Le gustaría a uno pensar que en el patio de algún instituto, en el campus de alguna universidad, o en el sótano de alguna imprenta, se está organizando el modo de poner en su sitio a los mercados. Pero no será fácil porque sus ayatolás han filtrado hasta el tuétano de los más renuentes la vieja idea de que la alternativa a la injusticia es el caos total. Narcosis absoluta, pues. Hasta el anestesista se ha dormido. Quizá puedan surgir aquí o allá pequeños focos de rebelión, pero o bien estarán financiados por los mercados (para transmitir la idea de que sufren), o bien la Policía, que es ya la policía de los mercados, se encargará de sofocarlos y de llevar a los cabecillas a la Justicia, que es también la justicia de los mercados. Quiere decirse que si desde el punto de vista económico vienen tiempos duros, desde la perspectiva moral, mejor pegarse un tiro (el tiro que no nos atrevemos a pegar a los mercados).


Orden adaptativo del mercado libre y descoordinación estatal

25/06/2010

Artículo en Instituto Juan de Mariana.

Es intelectualmente muy ingenuo tratar a toda la economía como un sistema en equilibrio estático perfectamente ajustado que se ve sometido a perturbaciones pequeñas de naturaleza estocástica (modelo que no explica el origen y la dinámica del orden y según el cual las crisis sistémicas ni deben ni pueden suceder). El paradigma adecuado para la ciencia económica es justo el contrario: estudiar cómo surgen evolutivamente y de forma dinámica órdenes parciales y locales, cómo crecen, se mantienen o desaparecen, cómo se acoplan y desacoplan las diferentes partes de un sistema hipercomplejo mediante las interacciones de múltiples agentes con capacidades limitadas. Ciertos agentes especialmente poderosos, los estados intervencionistas, tienden a descoordinar la sociedad y son causa de crisis económicas recurrentes.

Los seres humanos actúan como agentes económicos intencionales para satisfacer sus deseos según sus capacidades: hacen lo que pueden para conseguir lo que quieren. Las capacidades son siempre limitadas (tanto físicas como cognitivas); las preferencias son en principio ilimitadas (es fácil querer más y mejor), subjetivas y relativas (se prefiere una cosa frente a otras), lo cual implica que toda acción tiene un coste de oportunidad (el valor de aquello a lo que hay que renunciar para alcanzar un objetivo deseado).

En un entorno social libre, las personas no suelen actuar de forma independiente y aislada trabajando y produciendo cada uno solo y solamente para sí mismo, sino que son productores especializados y consumidores generalistas: se dividen el trabajo e intercambian bienes y servicios. Las economías complejas son muy productivas gracias a la especialización y la acumulación de capital; en ellas los participantes se vuelven progresivamente más y más interdependientes: cada uno hace cada vez mejor un número más pequeño de tareas y externaliza el resto, de modo que depende de los demás para más cosas (como productor, sus habilidades podrían volverse innecesarias; como consumidor tal vez necesite bienes o servicios difícilmente sustituibles).

Es esencial que los canales de distribución funcionen bien para facilitar los intercambios, que el dinero sirva de forma efectiva como depósito de valor, medio de intercambio y unidad de cuenta, que los precios funcionen como señales que revelen e integren información dispersa acerca de la oferta y la demanda, y que existan procesos de control de calidad de los productores (libre competencia, posibilidad de acceso de nuevos empresarios y quiebra de los fracasados). Especialmente importantes son los tipos de interés (para la coordinación intertemporal de producción y consumo) y los mecanismos de gestión de la confianza o crédito (para préstamos e intercambios diferidos).

La división del trabajo y la estructura productiva resultante no son resultado de ningún plan centralizado diseñado conscientemente. Para una sociedad mínimamente compleja (mayor cantidad de personas y posibles preferencias, capacidades, acciones e interacciones) es sencillamente imposible juntarse todos y ponerse de acuerdo (la comunicación verbal es un canal lineal de escasa capacidad, y las capacidades humanas de atención, memoria y procesamiento de información son muy pequeñas; tal vez el lenguaje no pueda expresar con claridad y precisión lo que la gente quiere y puede hacer en realidad; siempre son posibles los desacuerdos y las diferencias irreconciliables, la incompatibilidad de los planes personales); tampoco existen los planificadores o coordinadores con los conocimientos y la benevolencia necesarios como para confiar en ellos la dirección centralizada de la actividad económica.

Todo proceso productivo (la preparación de la producción y la producción misma) lleva tiempo: el aspirante a productor debe invertir previamente recursos en alcanzar la capacidad necesaria para realizar su tarea (aprendizaje, adquisición de capital humano, profesionalización); el profesional competente necesita bienes de capital, su propia capacidad laboral y tiempo para poder obtener frutos por su trabajo. Estos procesos de preparación y producción suelen ser tan largos que es posible que las condiciones del mercado sean muy diferentes al final que al principio: los gustos de los compradores pueden cambiar, la competencia puede producir mejor o más barato, o aparecen nuevas tecnologías. La satisfacción de los consumidores con lo ofrecido por un productor no está garantizada de antemano, es posible fracasar, obtener pérdidas y tener que abandonar una línea de producción.

Se produce un acoplamiento exitoso entre productores y consumidores (sean consumidores finales  o productores intermedios necesitados de suministros) cuando los productores hacen lo que los consumidores quieren a precios que los consumidores están dispuestos a pagar y que permiten a los productores obtener beneficios y permanecer en el negocio. El éxito se demuestra mediante los intercambios voluntarios (preferencias demostradas), no mediante declaraciones verbales de satisfacción. Antes de comenzar sus proyectos los productores pueden preguntar a los consumidores qué quieren y a qué precios, pero la obtención y la gestión de esta información es muy problemática  y los consumidores no quedan comprometidos a actuar como han declarado. Cualquier productor debe intentar estimar la demanda futura de sus servicios, la disponibilidad de los suministros que necesita, y la actuación de la competencia.

Para reducir la incertidumbre respecto al éxito de una actividad económica es posible recurrir a contratos mediante los cuales las partes se asocian y se comprometen previamente a proporcionar o adquirir un bien o servicio. Una economía exitosa requiere libertad contractual para poder adaptarse a las distintas condiciones de tiempo y lugar, y un eficiente sistema institucional que garantice el cumplimiento de lo pactado. Una empresa es una red de contratos de cooperación productiva: accionistas, prestamistas, socios, cooperativistas, trabajadores, proveedores e incluso clientes pueden ligarse mediante compromisos que garanticen la coordinación futura en condiciones pactadas de antemano.

El acoplamiento entre productores y consumidores no es perfecto ni estático: surge de forma evolutiva mediante cambios adaptativos progresivos: dada una estructura económica en un instante determinado, cada productor debe decidir empresarialmente qué hacer, si seguir igual, reducir o expandir capacidad productiva, producir lo mismo de otra manera o producir otras cosas. Estas decisiones son especulativas y estratégicas, necesitan basarse en predicciones o estimaciones de cuáles van a ser las preferencias de los consumidores y las actuaciones de los potenciales cooperadores o competidores. La adaptación evolutiva se produce mediante ensayos y comprobaciones: los productores proponen y los consumidores valoran sus propuestas como acertadas o fallidas. Los productores exitosos permanecen en el mercado y pueden incluso aumentar su poder de acción; los productores fracasados ven su poder de acción reducido e incluso quizás tengan que abandonar el mercado. El sistema económico se ajusta constantemente en el límite del caos: no hay un orden total inmutable ni un caos carente de toda regularidad o referencia estable.

Los ajustes son más fáciles si el sistema económico es descentralizado, distribuido y redundante, con agentes interactuantes relativamente pequeños, reemplazables y con un número limitado de conexiones con el sistema, de modo que sus fracasos puedan ser asumidos con facilidad y los recursos liberados reasignados con rapidez. Las asociaciones humanas coordinadas (y sus dirigentes o gobernantes) son agentes sociales y económicos mucho más poderosos que cada individuo por su cuenta. Un agente grande, con mucho poder de acción y muchas conexiones con otros participantes en el sistema, es un elemento crucial de la estructura de producción y consumo: su actuación acertada puede facilitar la coordinación social, pero sus errores pueden implicar graves influencias desestabilizadoras. Una empresa en un mercado libre crece en la medida en que satisface a los consumidores: su tamaño no es una amenaza para la estabilidad del sistema.

Los estados intervencionistas son agentes descoordinadores de alto poder. En general han abandonado los intentos comunistas y socialistas de planificar coactivamente toda la producción, pero continúan usando su poder coactivo para practicar la ingeniería social y económica causante de los ciclos de auge y crisis: distorsionan la institución del derecho mediante la legislación rígida y burocrática; controlan de forma incompetente el dinero y el crédito; privilegian a unos a costa de otros; ofrecen garantías que generan riesgo moral y conductas excesivamente arriesgadas; diluyen el sentido de responsabilidad de los agentes, que no se supervisan mutuamente e intentan traspasar a otros los costes de sus errores; dificultan la empresarialidad, con los ciudadanos acostumbrados a recibir órdenes y deseosos de integrarse en burocracias parasitarias; generan dependencia de sus servicios asistenciales y sus transferencias de riqueza (pensionistas, parados); amplios sectores económicos dependen de la voluntad política (educación, salud, obra pública, medios de comunicación); pretenden obrar en defensa del bien común y como representantes de la voluntad general democrática cuando en realidad se aferran al poder, reparten favores y defienden intereses organizados.

Los fracasos empresariales depuran los errores del sistema, lo reconfiguran y recuerdan a los supervivientes que deben estar alerta. La ausencia de quiebras en un sector económico podría ser señal de buena salud empresarial generalizada, pero también puede ser resultado de protecciones estatales que ocultan los errores y los acumulan gradualmente hasta que son imposibles de contener y se desencadena una crisis catastrófica (como una avalancha destructiva que podría haberse evitado con sucesivas disgregaciones inofensivas). Las etapas de prosperidad engañosa e insostenible y la crisis correctora son asimétricas: la confianza se extiende en exceso gradualmente pero se pierde de repente; en el auge los recursos económicos se redirigen a proyectos existentes aparentemente más rentables que expanden sus operaciones, mientras que en la crisis se destruyen muchas empresas y es preciso reconstituir proyectos sin apenas referencias de éxito. La crisis no se arregla intentando a ciegas que haya más actividad económica: el problema esencial es la dirección inteligente, atributo ajeno a políticos y burócratas.

Los gobiernos causantes de las crisis critican al mercado libre por ser el presunto culpable de las mismas y por no ser capaz de hacer milagros imposibles y resolver rápidamente los problemas de coordinación económica mientras se encuentra maniatado por la coacción estatal. La peor decisión causante de la crisis fue dar más poder al Estado: la crisis podría ser el momento del arrepentimiento y la remoralización de la sociedad, de dejar de intentar vivir a costa de los demás o de exigir garantías donde no puede haberlas.


Basura selecta

25/06/2010

¿Estamos viviendo por encima de nuestras posibilidades?, de Vicenç Navarro

El plan Obama y la cumbre del G-20, de José Carlos Díez, economista jefe de Intermoney

¿Hemos aprendido algo de la crisis? La RSE ayuda, de Juan de la Mota, presidente de la Red Española del Pacto Mundial de Naciones Unidas y miembro del Consejo Mundial

Padre Obama que estas en América, de Jordi Sevilla

Fotovoltaica, coste cero, de José Benito García, director de Operación y Mantenimiento de T-Solar

Las centrales fotovoltaicas puestas en marcha a partir de 2011 producirán energía a un coste que se verá compensado con los ahorros que esta energía genera en el sistema eléctrico. Todo ello sin tener en cuenta el resto de externalidades positivas (entre ellas, la generación de empleo, el cumplimiento de los compromisos de Kioto o la disminución de la dependencia energética del exterior). Sin duda, esto significaría un claro éxito de las políticas de fomento de las energías renovables impulsadas por el Gobierno y promovidas por la Unión Europea.

Entre otras muchas ventajas, la mayor producción española en renovables explica parte de la bajada de precios que el mercado mayorista de la electricidad (el llamado pool) mantiene desde 2009. Este abaratamiento, que se explica por las propias ineficiencias de ese mercado, ni se ha trasladado hasta ahora a la factura de la electricidad ni ha contribuido a reducir el déficit. En los últimos meses, muchas fuentes interesadas intentan demostrar que tanto las subidas necesarias en el recibo eléctrico como el déficit tarifario acumulado se deben principalmente a los costes de las energías renovables, un argumento que de ningún modo refleja la realidad.

La factura eléctrica de cualquier consumidor, particular o industrial, comprende dos conceptos: los costes de acceso, por un lado, y los de energía, por otro. Junto a las de cogeneración, las tarifas a las renovables son una parte de los costes de acceso, y representan en torno al 35% del coste total. En el sistema actual, estas tarifas a las renovables resultan visibles, transparentes y fáciles de calcular, además de necesarias.

Echarle la culpa al único factor visible del sistema resultaría totalmente injusto, e iría en contra del consumidor.

En el sistema eléctrico actual, cualquier energía renovable del régimen especial, incluida la fotovoltaica, contribuye a reducir el precio del pool. De acuerdo a las reglas de fijación de precios del mercado eléctrico, las ofertas de venta de energía se van asignando en orden creciente de precios, de modo que las energías más baratas son las primeras en participar, y la última en entrar es la que fija el llamado precio marginal, con el que se retribuye a todas las tecnologías.

Remunerar a todas las tecnologías por igual, con independencia de cuál sea su coste de generación, es lo que da lugar a los windfall profits, los beneficios caídos del cielo. Equivale a que centrales ya amortizadas y con costes de producción más bajos, fundamentalmente la hidráulica y la nuclear, disfruten de una excesiva rentabilidad, al recibir los mismos ingresos que las centrales con costes de producción más elevados.

Las energías renovables del régimen especial participan en el pool presentando ofertas a precio cero. Se hace así para aprovechar todo el recurso natural (viento o sol) que se pueda, ya que éste no puede almacenarse. La fotovoltaica en particular, al producir energía en los momentos de mayor consumo, cuando los precios del pool son más elevados, es la que contribuye por unidad de potencia de forma más significativa a esa reducción de precios.

Además de ese abaratamiento, la fotovoltaica produce otros ahorros significativos, como la reducción de precios derivada en la energía no negociada en el pool (aunque también va referenciada a él), es decir, contratos bilaterales, subastas, etcétera, o la reducción de pérdidas eléctricas, ya que al producirse muy cerca de los puntos de consumo reduce las pérdidas asociadas al transporte y distribución de energía, que en el sistema eléctrico peninsular rondan el 10%. Asimismo, ahorra derechos de emisión de CO2, e invierte en modernizar las redes de distribución.


Recomendaciones

24/06/2010

The Dead Hand of Exchange Controls, by Steve H. Hanke

Can gold be valued in currency or is itself money?, by Paul Nathan

Property Rights and Modularity, by Dick Langlois

Why less government spending would mean less economic trouble, by Robert Higgs

Una empresa solar envía un paquete a Gabriel Calzada para intimidarle


Recomendaciones

23/06/2010

Dispatches from the Humanity+ Summit, by Ronald Bailey

Some New Data on Income Inequality, by Steve Horwitz

La reforma laboral que necesita España, por Juan Ramón Rallo

Contra Soros, pro Greenspan, por Juan Ramón Rallo

¿Los Amish también tienen que integrarse?, por Albert Esplugas Boter


Recomendaciones

22/06/2010

El doble rasero de Obama, de Juan Ramón Rallo

Teoría austriaca del ciclo y recursos ociosos, de Juan Ramón Rallo

When to Rely on Coercion, by Arnold Kling

Why Be Shy, by Robin Hanson

Auge y crisis en los países bálticos, de Ángel Martín Oro