Basura selecta

IU y la refundación de la izquierda, de Enrique Santiago Romero, secretario federal de Refundación y de Relaciones Políticas y Sociales de IU

La hegemonía política, económica e ideológica del capitalismo como sistema regulador de las sociedades en el siglo XXI es una de las mayores paradojas de la historia. Se trata de un sistema económico que condena a los países del Sur, pese a ser los mayores poseedores de riquezas naturales, a depender de los países ricos. Un sistema que necesita para sobrevivir que más de mil millones de personas subsistan con menos de dos dólares al día y que en los países más ricos no sólo se renuncie al pleno empleo, sino que se fundamente la inmensa acumulación de riqueza por unos pocos en elevadas tasas de desempleo (hoy casi un 20% y al alza en España) y en la generalización del trabajo precario e infrapagado para jóvenes, mujeres, trabajadores no especializados y profesionales de clases medias.

La capacidad de hegemonía ideológica del sistema –gracias a su poderoso oligopolio de ideas y medios de comunicación– es tal que hoy día la opinión pública lo asume de forma mayoritaria como el único posible, sin que los ciudadanos seamos capaces de creer en la viabilidad de un sistema social alternativo.

10 años después de Seattle, de Jordi Calvo Rufanges

La amenaza fantasma, de Paul Krugman

Comienzo de una nueva era mundial, de Paul Samuelson, profesor emérito de Economía en el Massachusetts Institute of Technology (MIT) y Premio Nobel de Economía en 1970.

Las idioteces del egoísmo de libre albedrío de Friedman-Hayek han desaparecido para siempre, o eso espero.

En la época en que empecé mis estudios de economía, cuando tenía 16 años, Carlyle estaba en lo cierto al llamar a la economía la Ciencia Deprimente. Gracias a la ciencia moderna y a un mejor conocimiento, esta maldición maltusiana ha sido vencida. La buena economía moderna hace que la economía sea la Ciencia de la Esperanza.

Entrevista a Joaquín Lorente, publicista

Lo que crea estabilidad en un país es la clase media y la paz social. Y eso se logra por el consumo. Si no hay consumo, no hay clase media. Sólo hay gente muy rica y gente muy pobre, pero el consumo logra que la gente se incorpore a una cadena de producción, de consumos y de pago de impuestos.

Yo creo que estamos entrando en una época en la que va a renacer el cooperativismo. ¿Cree que esa gente que se ha formado, conoce idiomas, ha viajado y se ha esforzado va a seguir en trabajos precarios? Yo creo que esta gente se agrupará y en vez de decir: “Voy a ser el rey de las croquetas en España”, dirá: “Haré las mejores croquetas, con el mejor embalaje y el mejor diseño”. Vamos a socializar el capitalismo. Siempre se ha hecho un cántico y alabanza a la gran empresa, y a la gente joven tan preparada les hemos preparado para la selva y pasan de esta selva.

One Response to Basura selecta

  1. Lucas dice:

    Señor Capella,

    Yo creo que lo de recoger basura se le da muy bien. Me alegro de que haya descubierto la vocación de su vida.

    Lucas

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios .

A %d blogueros les gusta esto: