Basura selecta

El desafío de la economía sostenible, de Fernando Vallespín

A las puertas de la presentación de la Ley de Economía Sostenible después del Consejo de Ministros de hoy, esta iniciativa apenas ha dado lugar a algún comentario que estuviera a la altura de lo que significa. Muchos de ellos, además, y sin conocer su contenido, la descalifican ya a priori como un intento fallido por abordar los problemas estructurales de nuestra economía. Esto no deja de ser sorprendente, porque desde que sobrevino la crisis nadie en este país está en desacuerdo con aquello que se busca alcanzar con ella.

Y a nadie se le escapa que de lo que se trata a la postre es de establecer un pacto público-privado en el que el sector público es quien tira del carro y marca la hoja de ruta, aunque el motor que nos traslade hasta donde deseamos llegar sólo puede ser el sector privado. La política de hoy se ha “horizontalizado”, ya no rige el famoso “ordeno y mando”, la “verticalidad” de la política clásica; estamos ante un caso más de la famosa gobernanza, de cooperación público-privada para conseguir la satisfacción de fines sociales.

Lo importante, al final, es que toda la sociedad se sienta implicada y se responsabilice de este giro imprescindible en nuestro modelo de crecimiento.

Interesada confusión, de José Manuel Freire, profesor de la Escuela Nacional de Sanidad y presidente del Grupo de Expertos en Buen Gobierno de los Sistemas Sanitarios del Consejo de Europa.

Que la financiación-aseguramiento sanitario sea público, y además universal e igual para todos, es indiscutiblemente bueno. De esto no hay duda alguna, y además es lo realmente importante para que la sanidad sea pública.

Lo preocupante es que blandiendo el coco de la “privatización” con ocasión y sin ella, no solo se está contribuyendo a fosilizar la gestión sanitaria pública, sino que se está vacunando a los profesionales sanitarios y a la opinión publica contra la privatización real, depredadora de la sanidad pública y sus valores, que es la que se está dando actualmente en la Comunidad Valenciana y de Madrid con la fórmula de las concesiones administrativas que entregan al sector privado mercantil toda la atención sanitaria de una comarca en régimen de monopolio y con muy poco control público la atención sanitaria. Esta es la gestión privada de la que hay que proteger a la sanidad pública. Y el arma fundamental para ello es el buen gobierno de la sanidad de gestión pública.

Viñeta de El Roto

Salario mínimo, salario máximo, de Vicenç Navarro, catedrático de Ciencias Políticas y Políticas Públicas de la Universidad Pompeu Fabra

Jaime Pozuelo-Monfort y The Monfort Plan

3 Responses to Basura selecta

  1. Mary White dice:

    Paco, se agradecería que comentaras la basura, aunque seas ácido, etc., me gusta. Por ejemplo, podías fiskear los párrafos que obviamente para mi y no sé para el resto, son basura.

    La selección es impecable, eso sí.

    • Francisco Capella dice:

      Sí, pero eso me llevaría más tiempo, ese recurso tan escaso…

      Así yo doy pistas y luego que la gente se estruje un poco las neuronas.

      Obviamente no todo es erróneo en cada artículo.

  2. Marzo dice:

    >el sector público es quien tira del carro y marca la hoja de ruta, aunque el motor que nos traslade hasta donde deseamos llegar sólo puede ser el sector privado

    Si el motor “sólo puede ser” el sector privado, ¿cómo es posible que el secgor público tire del carro? Será más bien que “se pone delante y finge tirar del carro”.

    En lo de que “marque la hoja de ruta” no hay ninguna duda de que sí es sincero, en cambio.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.

A %d blogueros les gusta esto: