La socialdemocracia populista de Fernando Vallespín

Afirma Fernando Vallespín:

“Así no”, ése es el mensaje que los electores europeos acaban de lanzar a la socialdemocracia de nuestro continente. “¿Entonces cómo?”. Ésta debería ser la pregunta que se han de plantear con urgencia todos los partidos que se reclaman de esta ideología. Lo primero que han de hacer es superar la perplejidad derivada de no entender cómo en momentos de crisis, que afecta particularmente a su electorado natural, y después del espectacular derrumbe de la ideología neoliberal, no están ahí para recoger los frutos.

El “lenguaje” electoral es tan pobre que permite estas desfachateces interpretativas: los electores hablan con la socialdemocracia y le dicen que así no. Los socialdemócratas como Vallespín no sólo son lingüísticamente incompetentes, de modo que entienden lo que les da la gana en inexistentes mensajes. También su análisis intelectual de la realidad es patético, como muestra al mencionar el “espectacular derrumbe de la ideología neoliberal”: ni sabe lo que es el liberalismo, ni entiende que no vivimos en sociedades libres, ni ve que la raíz del problema, el sistema monetario y financiero, es un ejemplo de libro de planificación socialista e intervencionismo masivo.

La gran oportunidad para la socialdemocracia es evitar que después de la crisis todo siga igual. Alguien tendrá que hacer un adecuado balance de lo que ha ocurrido, y promover e impulsar un nuevo contrato social ajustado a los nuevos datos de la realidad. Su gran baza consiste, además, en que es la única ideología política bien vertebrada internacionalmente y que bebe de un patrimonio valorativo que ofrece una magnífica guía para estos tiempos de desconcierto. Después de que todos los valores se hubieran reducido a una fórmula monetaria o a una miríada de particularismos identitarios, ahora en manos de un populismo de nuevo signo, la socialdemocracia tiene al menos un conjunto de ideas fuerza en las que se combina el respeto por la libertad y la iniciativa individual a un proyecto de cohesión y justicia social.

Efectivamente la socialdemocracia probablemente conseguirá que las cosas no sigan igual: irán a peor. No basta con que “alguien” analice lo ocurrido: ese “alguien” necesitará una inteligencia de la que los socialdemócratas carecen por completo. Respecto a los contratos sociales, no estaría mal que se dedicaran a proponerlos, pero lo que suelen hacer es imponerlos: les gusta el colectivismo porque nadie puede escapar de sus garras. Como se consideran seres moralmente superiores se refieren a su “patrimonio valorativo” y tienen la desfachatez de asegurar que respetan la libertad y la iniciativa individual: los que les llevan la contraria sólo piensan en el dinero o en sus identidades particulares y son muy malos, no se quieren cohesionar y no quieren participar en el proyecto de la “justicia social”. Y Vallespín tiene el morro de criticar a otros por populistas.

Su gran desafío consiste en redefinir los espacios que competen, respectivamente, al Estado y al mercado, en reorganizar las finanzas públicas para restañar las heridas abiertas en el grupo de los más desfavorecidos, en conectar las políticas nacionales a un compromiso con fines globales, en buscar alternativas viables al hasta ahora discurso único de la maximización de beneficios, en emancipar a la sociedad de los nuevos temores que tanto favorecen a los discursos populistas.

Redefinamos espacios para incrementar la coacción estatal y disminuir la libertad, la responsabilidad y la tolerancia del mercado: en eso consiste la socialdemocracia, por mucho que pretendan ser bondadosos sanadores de los desfavorecidos. Es obvio que no quieren maximizar beneficios: tienen suerte cuando no maximizan las pérdidas. Eso sí, todo con una sociedad emancipada (como si sin ellos fueran esclavos) y sin temor: papá Estado ya está aquí, niños.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.

A %d blogueros les gusta esto: