Necedades de Antonio Ruiz de Elvira

Antonio Ruiz de Elvira es catedrático de Física Aplicada por la Universidad de Alcalá y activista en favor de las políticas más radicales contra el cambio climático. Escribe frecuentemente en su blog de El Mundo (Este otro parece inactivo). Como el caudal de sus necedades parece no tener fin, merece una recopilación.

Ya escribí sobre él aquí.

Aquí afirma:

¿En qué país vivimos? El Sr. fiscal (sea quien sea) del caso archiva el caso de El Algarrobico porque han pasado 10 años. Basta con dejar pasar el tiempo, en nuestro maravilloso país, para que los delitos no castigados queden impunes. Fiscales y jueces pueden decir lo que quieran. Como a las 12 del mediodía es de día, ese pedazo de construcción es esencialmente ilegal. No se puede construir sobre el mar.

Sí, la prescripción de los delitos al cabo de cierto tiempo es algo discutible, pero no es una rareza española como parece insinuar. Dados sus apabullantes conocimientos jurídicos y su inapelable sentencia de ilegalidad, se espera que fiscales y jueces peregrinen a su presencia, se flagelen y le pidan perdón. Lo de que no se puede construir sobre el mar no queda claro: ¿quiere decir que es imposible? Seguramente no, se pueden poner pilares hasta el fondo del mar o usar mecanismos flotantes; seguramente se refiere a que no está permitido, pero ¿qué tiene eso que ver con ese hotel cuyos cimientos claramente están sobre tierra firme?

Aquí, en California, con gente inmensamente rica, los edificios más cercanos al mar están a 100 metros de la playa.

¿De verdad? ¿Conoce Malibú, o Venice Beach? ¿Miente o es que su capacidad de observación es escasa e induce de forma muy arriesgada y chapucera?

Los bienes comunales, la única riqueza real de cada uno de los seres humanos, porque es la única que cada uno de nosotros no podemos destruir a nuestro antojo, debe conservarse por encima de cualquier capricho de cualquier logrero, que sin esfuerzo alguno, sólo por una recalificación arbitraria, pasa, sin trabajar, de pobre a rico.

Ya lo saben, todos esos bienes privados que ustedes poseen no son riqueza, o son riqueza falsa. Por cierto, si no han destruido ustedes a su antojo riqueza hoy, ¿a qué esperan? O quizás Ruiz de Elvira no entiende que las personas tienden a cuidar lo que poseen, y a transformarlo para generar más valor. Quizás no conozca el asunto de la tragedia de los bienes comunes, ese que dice que los bienes comunales tienden a deteriorarse. Atentos, que cuando dice “debe conservarse” (aparte de la falta de concordancia con el sujeto) les está dando una orden o se está sacando de su chistera un particular deber: todo lo que sea común es intocable: las calles, que vuelvan a su estado original; los parques, arrasemos todo lo artificial para que parezcan ser ámbitos realmente naturales. Efectivamente los trapicheos de las recalificaciones son muy feos: pero él pretende que no se pueda recalificar nada y otros pretendemos que los propietarios sean soberanos en su propiedad y no necesiten pedir permiso al poder político.

Las empresas de energías renovables no saben a que atenerse con respecto a leyes movedizas, similares a las leyes que avanzan y retroceden las distancias a las arenas de las playas de los hoteles y edificios que han destrozado, mediante hipotecas, a cambio de una crisis de 4 millones de parados, el litoral español, uno de nuestros bienes comunales convertido en bien privado de unos cuantos.

Qué mal usan algunos el “qué” y el “que”. Efectivamente los marcos normativos estables son buen derecho. El problema es que él pretende subvenciones para siempre (o hasta cuando haga falta según su particular criterio) y otros rechazamos todas las subvenciones. El litoral español sólo es bien comunal porque lo dice la ley, como podría decir lo contrario. No tiene ninguna de las características económicas que lo convertirían en bien público. El litoral ha sido transformado, unos opinan que para peor (y entonces aseguran con gran descaro que hay sido destruido), para otros será para mejor (porque ahora hay edificios donde vivir o pasar las vacaciones). La crisis económica actual poco tiene que ver con la transformación del litoral. De hecho, la crisis inmobiliaria es más grave donde las restricciones urbanísticas son mayores.

Necesitamos la convicción de que hay que cambiar de rumbo. Que hay que generar empleo y producción, no subsidios ni pelotazos. Que hay que eliminar los pelotazos, la riqueza fácil, los sueldos de millones a cambio de nada. Necesitamos una fuerza de trabajo que, desde hoy, día a día, cambie radicalmente esta España de columpio que no acaba de decidirse a entrar en el siglo XXI.

El problema es cuál va a ser el nuevo rumbo, y él no parece un capitán competente. Generar empleo no es obligatorio, normalmente la actividad económica eficiente es la que se hace de forma muy productiva (usando tan pocos recursos, incluido el laboral, como sea posible). Y respecto a los subsidios, Ruiz de Elvira no es muy coherente, ya que defiende los que le interesan, a las energías renovables.

Aquí hay más.

La ciencia actual (y las religiones dominantes) han inducido a los seres humanos a un error de bulto: A pensar que cada cachito del universo es algo independiente de los demás. La ciencia, desde hace 400 años, aísla los fenómenos, separa los entes. Sólo desde hace muy pocos años la física de los sistemas complejos, y la ecología, han traído la ciencia a la realidad.

Lo actual es lo de ahora, así que parece que Ruiz de Elvira se hace un pequeño lío temporal. Su representación de la ciencia más tradicional como de reduccionismo en partes independientes es profundamente errónea: lo que hacía era reducir y linealizar las interacciones (no había capacidad matemática y de cómputo para más). Hoy se tienen modelos más ricos y complejos con relaciones no lineales; pero sigue siendo muy impreciso aquello de que “todo está relacionado con todo”, porque no todas las interacciones son igualmente importantes o intensas.

La realidad es que todo está relacionado con todo en el universo. Los problemas de los caracoles marinos en las aguas acidificadas repercutirán en la salud humana dentro de algún tiempo. Y la retirada de los glaciares es un síntoma de que la ciudad de Cádiz desaparecerá debajo de las aguas o vivirá tras enormes diques La realidad es que todo está relacionado con todo en el universo. Los problemas de los caracoles marinos en las aguas acidificadas repercutirán en la salud humana dentro de algún tiempo. Y la retirada de los glaciares es un síntoma de que la ciudad de Cádiz desaparecerá debajo de las aguas o vivirá tras enormes diques de aquí a unos años. .

Holismo barato y con ejemplos como lo de los caracoles completamente arbitrarios y sin explicación. Ese “de aquí a unos años” ¿no podría ser un poco más preciso? Porque si es pasado mañana quizás merezca la pena hacer algo al respecto, pero si es dentro de mucho tiempo tal vez no (pista: preferencia temporal). Por otro lado ¿es muy malo usar diques? Media Holanda está protegida por ellos (se llaman Países Bajos por algo), y no les va tan mal.

Podemos arreglarlo. Pero las soluciones que dan los gobiernos, el americano y el español, son pacatas, dudosas. Las subvenciones no sirven. Necesitamos, para la crisis climática y para la crisis económica, un trabajo tipo proyecto Manhattan: Un esquema empresarial, con objetivos claros, metas semanales, chequeos diarios sobre el avance del esquema. En la crisis económica: ¿Cuántas empresas nuevas se montan cada día, cuántos empleos se crean de semana en semana? En la crisis climática: ¿Cuántos coches de petróleo han sido sustituidos por híbridos, cómo ha bajado el consumo de carbón y de gas semana a semana en las centrales, cuántos kilovatios renovables están entrando día a día en la red? ¿Cuántos árboles se han plantado esta semana? ¿Cuántas casas solares se han iniciado?

Tal vez podamos arreglarlo, pero parece no importarle el coste. Ese pequeño inconveniente que suelen ignoran los necios en economía. Quizás las dudas tienen sentido, más vale no estar seguro de una acción errónea. Lo absurdo de su “pensamiento” es que mezcla la empresarialidad (especular y arriesgarse en proyectos en un mercado libre que satisfagan los deseos futuros de los consumidores) con la planificación de un proyecto estatal como fue el proyecto Manhattan de la bomba atómica (y aquello era una guerra, pero respecto a la crisis económica cualquier tontería keynesiana cuela). Como Bastiat quizás no le suena sólo se fija en lo que se ve (y quiere contarlo, lo cual a veces es difícil) y olvida cuidadosamente lo que no se ve: todo eso ¿cuánto ha costado?, ¿qué es lo que no tenemos que podríamos haber tenido en lugar de esto que vemos?

Esforzarse contra el cambio climático es crear empleo, porque las tecnologías nuevas exigen mucha mano de obra. Pero las noticias no son esperanzadoras. Se pretende relanzar la industria del automóvil de petróleo, se pretende reducir el apoyo a la industria solar. La visita del Sr. Sarkozy hace un par de semanas, ¿no sería para vendernos centrales nucleares francesas? Inglaterra se pronunció por la nuclear unas semanas después de la visita del Sr. Sarkozy a aquel estado. La tecnología nuclear exige una enorme inversión, no crea empleo y es extranjera el revés que la tecnología solar en todas sus vertientes, que es española.

Vaya, vaya. Resulta que este estudio del Instituto Juan de Mariana demuestra que las subvenciones a las energías renovables están destruyendo empleo neto (crean algunos pero destruyen más de los que crean). Que algo requiera mucha mano de obra no lo hace fantástico: si no es así, construyamos pirámides, o hagamos las obras públicas sin herramientas (como mucho con cucharas para remover la tierra). Respecto al comercio entre diversas naciones, quizás Ruiz de Elvira no sabe aquello de las ventajas comparativas, y olvida que en España hay aún algo de tecnología nuclear. Pero le sale la vena patriótica, el “lo nuestro” mejor que “lo de otros”: profunda sabiduría económica.

No podemos estar a verlas venir. A ver si se arregla. Tenemos que trabajar de verdad, con objetivos, plazos, equipos. Es de la única manera en que se realiza un proyecto y se consiguen resultados. Tenemos que convertir España en un país solar, con pleno empleo. Necesitamos una fuerza de trabajo que lo consiga. Ya.

Tras tanta cháchara grandilocuente, y al final nos obliga, nos exige (no hay alternativa) a ser un país solar, y ¡con pleno empleo! Y ya. A sus órdenes… mi cabo (es que para más mando no le llega la categoría intelectual, y eso que es catedrático funcionario de universidad pública). Este individuo tiene una obsesión patológica a favor de la energía solar; eso, o algún interés oscuro (sólo es una hipótesis, seguro que no es eso).

One Response to Necedades de Antonio Ruiz de Elvira

  1. Lookfar dice:

    Hola!

    Me ha parecido un poco extrano todo lo que este catedratico dice el mundo. Tambien he encontrado en internet que tiene 24 publicaciones cientificas, pero mirando en la base de datos no he encontrado ninguna. Su pagina web tampoco contiene ningun link a publicaciones. Alguien sabe en que revistas cientificas ha publicado y si eran “peer review”? cual es su indice de impacto?
    Es decir, cuan importante es este senor en su campo?
    A priori y sin saber como se publica en fisica 24 publicaciones no me parece mucho. Pero es posible que en su campo si sea mucho. El catedratico con el que yo trabajo tiene unas 400, pero no es de la misma area. Alguien me pueda aclarar el dilema?

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.

A %d blogueros les gusta esto: