Jaume Sanllorente, emprendedor social

Borja Vilaseca, periodista de El País, afirma que “La humanidad está integrada por dos tipos de personas: las que forman parte del problema y las que trabajan en pos de su solución.” ¿Es que no hay nadie ajeno a ese problema, que ni contribuye a él ni a su solución? Según él “Algunos expertos aseguran que en los próximos tres años la crisis devorará a miles de compañías que hoy no están aportando ningún valor añadido real para la sociedad”. Es problemática la parte de “para la sociedad”: ¿tiene que ser para toda la sociedad o puede ser para algunas personas?

Su entrevistado Jaume Sanllorente, fundador y director de la ONG Sonrisas de Bombay, quiere reflexionar en voz alta sobre “lo que de verdad importa”: ¿es que hay cosas que importan de mentira? Habla “del poder que todos tenemos para convertirnos en lo que hemos venido a ser, haciendo algo que tenga verdadero sentido”. ¿Lo que hemos venido a ser? ¿Estábamos antes en algún otro sitio y hemos venido aquí con algún objetivo que debemos alcanzar mediante la transformación personal? ¿Hay cosas que se hacen que tienen un sentido falso? Mucha gente se empeña en asegurar que algo es verdaderamente importante cuando lo que quieren decir es que para ellos es muy importante.

En Bombay empecé a ver a toda persona como lo que realmente es: una extensión de nosotros mismos. La vida me regaló la sonrisa de unos cuantos niños a los que intentaba ayudar, y fue entonces cuando descubrí que el amor es lo que nos transforma y lo que transforma el mundo.

El amor transforma, pero no es lo único que transforma: también lo hace el odio, o en otro plano el conocimiento. Es normal sentirse conectado emocionalmente con aquellos a quienes se ayuda, pero de allí a considerarlos extensiones de uno mismo hay un amplio trecho.

Muchos trabajadores, por no decir la mayoría, no creen ni en sus empresas ni en lo que hacen, con lo que poco valor añadido van a poder y querer aportar. De ahí que no se motiven a dar lo mejor de sí mismos, y que no pongan su energía, creatividad y entusiasmo al servicio de su profesión. Por eso las cosas están como están. La falta de sentido es la causa de que el trabajo se viva como una forma de esclavitud. Y cuando desaparece la ilusión de las personas muere la empresa. Es una simple cuestión de tiempo.

Tal vez el problema no es solamente o fundamentalmente la falta de ilusión sino el marco institucional inadecuado, la falta de incentivos a la creación de valor y la falta de controles contra el parasitismo.

Ante la comparación de su ONG con una empresa, responde que “somos y funcionamos como tal, pero siendo muy conscientes de que tenemos alma y de que nuestra finalidad es servir a la humanidad. Nuestro objetivo es crear riqueza que cree riqueza. Para no perder de vista lo esencial, aplicamos la gestión del sentido común. Tenemos muy clara nuestra misión, nuestra visión y nuestros valores. Desde el primer día nos auditamos. Todas las decisiones que tomamos están encaminadas a mejorar las condiciones de vida de las familias de nuestros beneficiarios, intentando expandir nuestros recursos y nuestra ayuda año tras año.”

“Nuestra finalidad es servir a la humanidad” es una frase muy bonita pero grandilocuente y poco precisa; lo que realmente hacen es “mejorar las condiciones de vida de las familias de nuestros beneficiarios”, lo cual es hermoso pero de una escala más humilde y realista.

Insiste en el lenguaje holista al asegurar que “la única organización sostenible es la que beneficia a la humanidad”. Y cree que cada ser humano tiene una “verdadera finalidad”,  “entregarse a los demás”. La realidad es que los seres humanos no son finalidad de nadie (ningún creador), sino que tienen cada uno sus propios objetivos; y entregarse a los demás puede ser un medio para ayudarles y ser feliz, pero no es un fin en sí mismo.

“No hay mayor felicidad que hacer feliz al prójimo” puede ser cierto, el problema es que hacer feliz al prójimo no es tan fácil como podría parecer. Algunas personas consiguen mucha felicidad al ayudar a los demás en determinados ámbitos (y su alegría puede ser contagiosa y muy bienvenida por los demás), pero la sociedad, y en particular su estructura de producción económica de bienes y servicios, no es homologable a una organización caritativa de ayuda a los muy necesitados.

La gente está hambrienta de cambios. Se trata de hacernos las preguntas adecuadas y tener el coraje de ser coherentes con las respuestas que encontramos. ¿Eres feliz? ¿Vibras con tu trabajo? ¿Te levantas con ilusión? ¿Tu empresa beneficia de alguna manera a la humanidad? ¿Tu vida beneficia a otro ser humano? Nos han vendido la idea de que la felicidad consiste en saciar nuestros deseos, pero es mentira. Cada uno de nosotros es un medio, no un fin. La felicidad inunda nuestro corazón cuando nos dedicamos a ayudar a los demás. Y esto es algo que no está reñido con nuestra actividad profesional. Todo lo contrario: la crisis actual ha surgido como respuesta a otra pregunta: ¿Qué es lo que le falta al mundo hoy?

Algunas personas querrán cambios, otras no, dependerá de los ámbitos y las circunstancias de cada cual: todo en la vida es acción y la acción puede ser para cambiar las cosas pero también para mantener las que nos gustan pero no se sostienen solas. Y puede haber conflictos cuando se pretenden cambios en sentidos opuestos (más libertad o más colectivismo).

Respecto a la ilusión, es difícil estar todos los días muy entusiasmados; y algunas personas son poco constantes, cambian a menudo de intereses y no llegar a completar proyectos porque se cansan con facilidad y buscan más la sensación de ilusión que la consecución de resultados.

De nuevo, beneficiar a la humanidad no es lo mismo que beneficiar a otro ser humano. Toda relación libre y voluntaria beneficia a ambas partes pero no pretende beneficiar a toda la humanidad.

¿Quién vende la idea de que “la felicidad consiste en saciar nuestros deseos”? Es una crítica que se repite mucho pero que no suele concretarse en nada sólido.

“Cada uno de nosotros es un medio, no un fin.” El disparate de Kant dado la vuelta también es un disparate. Tal vez él se sienta un medio de alguien superior, pero podría no pretender lo mismo de todos los demás.

Enhorabuena por su labor de ayuda a algunos necesitados.

3 Responses to Jaume Sanllorente, emprendedor social

  1. Angel M dice:

    Buena exposición de las falacias del tipico discurso sentimentaloide e ‘izquierdista’.
    Pero debe de ser monótono hacer la crítica de estos artículos, ¿no? Siempre caen en las mismas tonterías.

    Una buena frase para analizar es la de ZP de hoy: “Sólo a través de la educación puede asegurarse un futuro de ciudadanos libres, autónomos, responsables y solidarios, generar riqueza y extender la igualdad”

    Vaya tela

    • Francisco Capella dice:

      Sí que se repiten mucho, sí. Los memes son así, no paran de replicarse.

      La educación es importante, sí, y por eso tratan de controlarla, y quieran o no la están destrozando.

  2. Alex dice:

    Estimado Francisco,

    Espero que estés muy bien. No entiendo muy bien la finalidad de deconstrucción de esta entrevista. Me pica la curiosidad: ¿Qué te movió a hacerlo? ¿Cuál es tu objetivo? Y, una vez hecho, ¿qué crees haber conseguido?

    Si de verdad crees en la Inteligencia y la Libertad, te animo a que leas cómo funciona el ego y de qué manera nos manipula inconscientemente cuando estamos fuertemente identificados con nuestro yo, es decir, con nuestro egocentrismo. Te recomiendo especialmente investigar, profundizar y, sobre todo, experimentar con la herramienta del Eneagrama.

    Un saludo,

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios .

A %d blogueros les gusta esto: