Recomendaciones

22/04/2014

Salas VIP, spas, clubes de golf: los “abusos” del Ejército destapados por un joven militar en activo

La defensa liberal de los trabajadores, de María Blanco

La invisible mordida tributaria, de Juan Ramón Rallo

Why I am not persuaded by Thomas Piketty’s argument, by Tyler Cowen

The Most Important Book Ever Is All Wrong, by Clive Crook

Why I am not persuaded by Thomas Piketty’s argument – See more at: http://marginalrevolution.com/#sthash.DyebyV9R.dpuf
Why I am not persuaded by Thomas Piketty’s argument – See more at: http://marginalrevolution.com/#sthash.DyebyV9R.dpuf

Tonterías selectas

22/04/2014

Telepizza, ¿el secreto está en la masa?, de Esther Vivas

Más fácil entrar en Harvard que lograr trabajo en un Walmart, de Pablo Pardo

Tres milisegundos muy caros, de Paul Krugman

Cómo reformar el equilibrio entre el Estado y el mercado en China, de Joseph Stiglitz

… el nivel de vida chino podría y aumentaría si se asignan más recursos para corregir grandes deficiencias en los ámbitos de la educación y la atención de la salud. En estos ámbitos, el Gobierno debería desempeñar un papel de liderazgo, y los Gobiernos verdaderamente sí lo hacen en la mayoría de las economías de mercado por buenas razones.

El sistema de salud de Estados Unidos que se basa en servicios privados es costoso, ineficiente y logra resultados mucho peores que los sistemas de los países europeos, que gastan mucho menos. Un sistema que se basa más en el mercado no es el camino por el que China debería desplazarse.

… Cerciorarse de que las ciudades sean habitables y sostenibles medioambientalmente requerirá de fuertes medidas del Gobierno para prestar suficientes servicios de transporte público, escuelas públicas, hospitales públicos y parques, como también de una zonificación efectiva, entre otros bienes públicos.Una lección importante que se debería haber aprendido de la crisis económica mundial posterior al año 2008 es que los mercados no se autorregulan. Son propensos a la formación de burbujas de activos y de crédito, que inevitablemente colapsan —a menudo, cuando los flujos de capitales transfronterizos abruptamente revierten la dirección en la que fluyen— imponiendo costes sociales enormes.

El enamoramiento estadounidense con la desregulación fue la causa de la crisis. El problema no solamente consiste en la determinación del ritmo y la secuencia de la liberalización, como algunos sugieren; el resultado final también es importante. La liberalización de las tasas de depósito condujo, en la década de 1980, a la crisis de ahorro y préstamo estadounidense. La liberalización de las tasas de préstamo alentó a un comportamiento depredador que explotaba a los consumidores pobres. La desregulación bancaria no condujo hacia un mayor crecimiento, sino que simplemente condujo hacia un mayor riesgo.

Entrevista a Boots Riley, del grupo de hip-hop The Coup

Aquí se culpa de la pobreza a quien la sufre. En realidad, la pobreza no es un defecto, sino una necesidad del capitalismo para funcionar. Lo curioso es que yo estoy de acuerdo con las élites en una cosa: la pobreza es culpa de lo pobres. No porque seamos idiotas, sino porque deberíamos recurrir a la huelga más a menudo. Así no podrían intimidarnos hasta el extremo de aceptar esos sucedáneos de sueldo que nos pagan.

El desempleo es la gasolina del capitalismo. Lo que permite mantener los sueldos bajos. A la clase dirigente le asusta que florezca el mercado negro, ya que es otra forma de crear comunidad para los de abajo. Si los italianos participan en el mercado negro, les dedican esas películas épicas sobre la mafia, donde todo está romantizado. Se les presenta como héroes inteligentes.

Si el mercado negro lo organizan latinos o afroamericanos, el enfoque es bien distinto, como si fuéramos una especie de bestias salvajes incapaces de controlarnos. Las élites quieren que percibamos a los pobres como alguien distinto de nosotros. El racismo es una herramienta política para mantenernos separados. La única salida posible es una revolución multicolor en la que nos sacudamos la opresión de las élites.

… En realidad, la mayoría de la humanidad ya está convencida. Apenas hay personas que crean en el capitalismo. Casi todo el mundo sabe que el sistema nos explota miserablemente. El problema es que una amplia mayoría social piensa que no se puede hacer nada al respecto. Luego están los que creen que sí se puede, pero no tienen claro cómo empezar. No es un asunto sencillo. La tarea de los disidentes es convencer al resto de que la batalla se puede ganar.

¿Por qué no lo hemos conseguido? Nos centramos demasiado en explicar asuntos macroeconómicos y dedicamos poco tiempo a destapar los mecanismos de explotación. La mayor contradicción del capitalismo es la explotación de la fuerza de trabajo. Deberíamos dedicar más tiempo a explicar por qué la mayoría sufre para pagar su alquiler. La vida de todos sería mucho más sencilla con otro sistema social. ¿Qué alternativa política proponemos? Una en la que los trabajadores tengan mayor acceso a la riqueza que generan.

… cuando sube el paro, siempre empeoran las condiciones de vida de los pobres. Elegir una marioneta digna para la Casa Blanca, por ejemplo Barack Obama, no supone mucha ayuda. El poder no es del presidente, sino de las élites económicas. Los políticos son sirvientes y facilitadores. Hay pequeñas diferencias entre presidentes de EE.UU, pero son las mismas que puedes encontrar en cualquier comisaría entre el que hace de “poli bueno” y el que hace de “poli malo”.


Recomendaciones

22/04/2014

Social Desirability Bias: How Psych Can Salvage Econo-Cynicism, by Bryan Caplan

Trying Not to Try: How to Cultivate the Paradoxical Art of Spontaneity, by Maria Popova

The Case for Voluntary Private Cooperation, by Michael Munger

When Will Schools Space, Interleave, and Vary Practice?, by Robin Hanson

El Partido de la Libertad Individual también juega, de Luis I. Gómez


Recomendaciones

21/04/2014

Liberalism Unrelinquished

Mentiras contra las vacunas

William Jennings Bryan and the Founding of the Fed, by George Selgin

El capitalismo aumenta el desarrollo y el bienestar humano, de Diego Sánchez de la Cruz

“Cuando entro por la puerta del cuartel vuelvo al siglo XX”


Tonterías selectas

20/04/2014

Deuda pública = PIB, de Joaquín Estefanía

Ser de izquierdas según… Juan Carlos Monedero

La mayor engañifa de la historia, de Gonzalo López Alba

Diego Isabel La Moneda y Yo Soy Tú

Sacrifice is at the heart of Easter – and of human experience, by Madeleine Bunting

We are living in an age of sacrifice on a near apocalyptic scale: a great extinction is under way with hundreds of species being eliminated as their habitats are destroyed. Looking at another dimension of this age of sacrifice, we have developed a global economy in which people’s wellbeing and communities are routinely sacrificed for the sake of economic growth and efficiency – strange gods built on fantasies that allege rationality.

This is the ugly sacrifice that consumer capitalism attempts to conceal with its glamorous illusions and ideology of desire and entitlement, of self-fulfilment and self-expression. Capitalism offers speed, convenience and choice, but behind all of these lies sacrifice, from the poor working conditions of an exhausted workforce to the water-stressed cotton fields.


Financial intermediation vs. maturity and risk transformation

19/04/2014

Arnold Kling gets financial intermediation wrong.

Financial intermediation is not the same as maturity and risk transformation. A financial intermediary obtains funds from savers, lends them to borrowers (consumers or investors), and charges an intemediation fee or margin. A financial intermediary does not have to perform maturity and risk mismatch. A prudent financial intermediary does not perform maturity or risk mismatch or does it minimally.

Maturity and risk mismatch (or transformation) happens when the assets of an entity, usually a bank or similar, are longer term and riskier than its liabilities: it borrows short and riskless and lends long and riskier. It is the fundamental cause of financial crises. Some financial intermediaries perform maturity and risk mismatch because shorter less risky debt has a lower interest rate than longer riskier debt. Economics is about tradeoffs: an agent cannot perform maturity and risk mismatch and earn higher benefits without becoming more fragile.

Some banks and shadow banks tend to perform maturity and risk mismatch because of cheap central bank refinancing, clumsy regulation and supervision, implicit or explicit guarantees (systemic risk, too big to fail), and deposit insurance (depositors don’t control the banks).

Economic agents prefer to issue long term and risky debt, and hold riskless, short-term assets. This is a particular case of sellers wanting to give low quality at high price and buyers wanting to receive high quality at low price. If sellers sell at high prices and buyers buy at low prices, quality is probably compromised without at least one of the parties knowing it. But the true quality of the product (in this case credit) will show itself with time.

Banks are not only financial intermediaries: they are also payment managers that issue their own liabilities as monetary substitutes; this is the reason why banks can be very leveraged. Maturity and risk matching is performed by prudent fractional reserve banks. It makes no sense for 100% banks.


Recomendaciones

19/04/2014

Global Warming’s Upside-Down Narrative, by Bjorn Lomborg

The robots of the future won’t look anything like the Terminator

Desigualdad, pobreza e ideología, de Daniel Lacalle

Tom Sargent’s 12 lessons from economics for public policy

Quotation of the Day by Edmund Phelps via Don Boudreaux


Seguir

Recibe cada nueva publicación en tu buzón de correo electrónico.

Únete a otros 26 seguidores